Investigadores de la UNAM alertan a Chiapas por la inminente reducción de la población del Jaguar.

Photo by Rick Wood/RWOOD@JOURNALSENTINEL.COM

* En México se ha perdido más del 40 por ciento de la distribución de la Panthera onca en el territorio nacional.

Voz: Gerardo Ceballos, Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Mediante un estudio a nivel continental los investigadores del Instituto de Ecología (IE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Rodrigo Medellin y Gerardo Ceballos alertaron que en nuestro país se vive una drástica reducción de ejemplares de Jaguar (panthera onca) por lo que resulta una “moneda al aire” su conservación.

En la actualidad, la especie enfrenta amenazas como la pérdida y fragmentación de su hábitat, la agricultura y ganadería, la cacería, la disminución de sus presas (mamíferos, aves, reptiles y peces) y la expansión de los asentamientos humanos.

“Por ejemplo, de las más de 22 millones de hectáreas de selvas altas que se extendían desde Veracruz hasta Chiapas, hoy quedan menos de un millón, dispersas y con poca continuidad”

El estudio del IE determinó, por primera vez, que hay alrededor de 64 mil especímenes en el continente americano y 34 subpoblaciones; 33 en peligro o peligro crítico de extinción. En México, según esta estimación, hay menos de cuatro mil.

Del total de especímenes, 90 por ciento (57 mil) se ubica en una sola subpoblación: la de la Amazonía (abarca regiones de Brasil, Perú, Ecuador y Colombia); se trata de la única que, por su tamaño, no está considerada en riesgo. Las restantes subpoblaciones contienen a sólo 10 por ciento de los ejemplares, es decir, alrededor de siete mil jaguares. En México, según esta estimación, hay menos de cuatro mil.

En México se ha perdido más del 40 por ciento de la distribución de la Panthera onca en el territorio nacional, limitándose a las áreas más aisladas y de difícil acceso en las costas del Pacífico y del Golfo de México, las sierras madre Occidental y Oriental, y el sur-sureste.

Las poblaciones mejor conservadas, refirió Ceballos, se encuentran en la península de Yucatán, Oaxaca y Chiapas, con alrededor de mil 800 ejemplares. En Sonora y Sinaloa podría haber alrededor de 400; en la costa media del Pacífico, en Nayarit, Jalisco y Colima, aproximadamente 300; y de Michoacán a Chiapas, 650.

La permanencia del jaguar en nuestro territorio es una moneda en el aire, y “va a caer en los próximos 10 o 15 años; si en ese tiempo no tenemos una política de conservación sólida y establecida, y las poblaciones no tienen seguridad, podríamos perderlos”, consideró Medellín.

Voz: Dr. Rodrigo Medellin, Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Siendo un ícono de nuestro pueblo sería una vergüenza para los mexicanos –incluida la población que no coexiste con el majestuoso animal– que así ocurriera, porque todos tenemos algo que hacer. Si se extingue, remarcó, la responsabilidad será de todos, recalcó.

Los resultados del trabajo conjunto de los laboratorios de ecología y conservación de Vertebrados Terrestres, y de Fauna Silvestre del IE, a cargo de Rodrigo Medellín y Gerardo Ceballos, respectivamente, fueron publicados en el número más reciente de la revista Oryx. The International Journal of Conservation, artículo que coincide con la publicación del libro “El jaguar en el siglo XXI: la perspectiva continental”, también coordinado por los científicos y sus colegas, en el que participaron 50 autores de 12 países.

Datos retomados de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM.

 

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.