Reforma Educativa o Reforma Laboral Disfrazada

Comparte esta nota

Más de una semana tiene que el ala disidente del magisterio nacional agrupado en la CNTE ha colapsado el zócalo de la capital de la república y también el corazón de las capitales estatales de por lo menos Chiapas, Guerrero, Oaxaca; Veracruz, Puebla y Tabasco; aunque se han sumado de manera incipiente protestas del magisterio de Ciudad Juárez, Cancún, Córdova entre otras ciudades.

Lo que buscan con sus movilizaciones es cancelar la llamada reforma educativa porque consideran que atenta contra la educación gratuita y también porque las reformas no respetan la garantía laboral de todos los trabajadores del país.

Pero no solo han tomado las plazas principales de varias ciudades, también bloquean carreteras, autopistas, instalaciones de gobierno; incluso tomaron por algunas horas las dos televisoras nacionales, las cámaras de nuestros representantes populares y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En Chiapas estas protestas magisteriales se han sumado a las movilizaciones de varios sectores sociales y productivos que han mostrado su descontento.

Ya sea por la corrupción del sexenio pasado, por los funcionarios heredados (entre ellos el actual secretario de educación), por la impunidad que estos gozan, por la falta de apoyo productivo, por la parálisis de la administración estatal actual y un sinfín de razones que no tienen contento a ningún chiapaneco, cuya rabia tiene su expresión en la plaza central y en los bloqueos carreteros.

Curiosamente la génesis del movimiento magisterial es el norte del estado, específicamente la zona petrolera donde a finales de la década de los 70´s nació la disidencia magisterial como una respuesta al encarecimiento de la vida; desde los municipios petroleros el ala rebelde magisterial llegó a la plaza central de Tuxtla Gutiérrez y después a permear con mucha fuerza entre profesores de Oaxaca, Guerrero y Michoacán.

Nada del otro mundo. Protestas por el encarecimiento de la vida en los estados más pobres del país debería de ser lo más normal en este país y en cualquiera.

Lo que si es necesario hacer notar es que 34 años después de las primeras movilizaciones magisteriales, la demanda original prácticamente quedó en el olvido. Además que la táctica de lucha sigue siendo la misma: plantones, marchas y bloqueos. La resistencia en su estilo más purista.

Pero lo más importante: la CNTE al igual que su némesis el SNTE se convirtieron en uno más de los poderes fácticos del país.

Si tomamos en cuenta que México es un país al que en muchos sentidos lo mueven poderes no visibles o que actúan al margen de la ley o a la par de esta; la SNTE y la coordinadora pronto lo comprendieron, por eso pasaron a ejercer presión para el cumplimiento de sus demandas con marchas, plantones etc., es decir como un poder fáctico.

El problema es que los poderes facticos mexicanos identificados; como lo son las televisoras, el sector telecomunicaciones y otros más no son bien vistos en México porque frenan la competencia y la productividad lo que en los hechos se traduce en monopolios.

Si los monopolios económicos causan malestar por el control de las actividades económicas y por su cercanía con el poder económico, el magisterio también lo crea puesto que -aunque el caso de la coordinadora se antepone a la cohabitación con el poder político- su método de lucha provoca el mismo efecto a otra escala.

De manera que si los poderes fácticos políticos y económicos inciden sobre el aspecto global de la economía. El método de lucha magisterial lo hace sobre las actividades microeconómicas y lo resienten los transportistas, los restauranteros, los pequeños comerciantes, la burocracia entre otros.

Y aún más; se le acusa de los efectos de su método de lucha sobre la calidad de la educación en el país.

Por eso y para terminar con ese poder fáctico –por lo menos en apariencia- otro poder, en este caso el legal, utilizó todo a su alcance primero al fincarle responsabilidades penales a su líder vitalicia y después empujando una reforma educativa que de concretarse seguramente cambiará el mapa político de los poderes fácticos. (ver gráfica 1).

 

Gráfica Reforma Educativa

Es seguro que dos fueron los factores prácticos que hicieron que el ejecutivo federal tomara esa decisión: terminar con un poder fáctico y razones de tipo económico, ya que los recursos de la educación son casi todos para la nómina de los maestros.

En ese sentido, existe una debilidad institucional en el poco margen de maniobra que tiene el gobierno para utilizar el presupuesto educativo como factor del desarrollo.

Precisamente, ese debería de haber sido el problema a resolver: el gigantesco gasto corriente en el sector educativo que poco deja al desarrollo de infraestructura y para sentar las bases de la calidad que requiere la educación nacional.

La reforma educativa como está propuesta solo se refiere a resolver cuestiones que deberían ser puramente administrativas.

El problema es que prácticamente con la reforma no busca transformar completamente la educación nacional.

A lo que llegó -o está por llegar- fue a una reforma laboral que eso sí; impactará en todo un gremio que tal vez con la reforma llegue a dejar de ser un poder fáctico.

Eso sí; el riesgo de estallido social está latente porque con una economía que redujo sus expectativas de crecimiento, con marchas, bloqueos y plantones en la capital nacional y en los estados más pobres, nadie está contento.

Necesitamos una reforma educativa en donde desde la educación básica hasta la superior se nos enseñe a los mexicanos lo que requerimos para resolver nuestra vida en un contexto global competitivo y cambiante. Y que además tome en cuenta lo que requiere el mercado laboral (ver gráfica 2).

Gráfica Carreras

Si este gobierno no comienza a dar los pasos necesarios en este sentido, la famosa reforma educativa solo quedará en una reforma laboral disfrazada y tendremos una tremenda falta de talento profesional que tarde o temprano le pasará la factura al desarrollo nacional.

Otro camino es que los poderes legales avancen en realizar otras reformas que ponga fin de manera urgente a los demás poderes fácticos que son un cuello de botella para el desarrollo de este país.

,

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
Diseño Web por Juventino Sánchez/Tifón Estudio