Disparando a los pies

Unknown-1

Mareros y violentos: el problema del origen

La política de repatriaciones emprendida por la administración Trump, desde su toma de posesión, ha vuelto a poner a las Maras, y sus miembros, en la opinión pública como temor a su regreso a zonas donde la violencia sigue siendo cotidiana.

Robos a casas habitación o intentos de secuestro han sido denunciados por los habitantes del fraccionamiento Los Laureles de la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, para reclamar a las autoridades municipales y estatales su desatención a esas situaciones de indefensión ciudadana.

La ciudad enjaulada: el caso de Los Laureles

Robos a casas habitación o intentos de secuestro han sido denunciados por los habitantes del fraccionamiento Los Laureles de la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez, para reclamar a las autoridades municipales y estatales su desatención a esas situaciones de indefensión ciudadana.

Diversos medios de comunicación han reflejado en sus páginas la creación de autodefensas en Chiapas, o los desmentidos correspondientes de ciertos grupos respecto a su participación.

Ahora autodefensas

Diversos medios de comunicación han reflejado en sus páginas la creación de autodefensas en Chiapas, o los desmentidos correspondientes de ciertos grupos respecto a su participación.

Desde hace un par de años, hoteleros y actores sociales relacionados con la oferta turística en Chiapas llevan exigiendo al gobierno de Manuel Velasco que resuelva el clima de inseguridad que vive el estado.

Chiapasionate con la irrealidad

Desde hace un par de años, hoteleros y actores sociales relacionados con la oferta turística en Chiapas llevan exigiendo al gobierno de Manuel Velasco que resuelva el clima de inseguridad que vive el estado.

En Chiapas ya nos estamos acostumbrando a marchas, saqueos y tomas de vías públicas, consecuencia o situación paralela a los gobiernos más desacertados, por decirlo con suavidad, que el estado ha tenido en su historia federal.

El desgasolinazo tuxtleco

En Chiapas ya nos estamos acostumbrando a marchas, saqueos y tomas de vías públicas, consecuencia o situación paralela a los gobiernos más desacertados, por decirlo con suavidad, que el estado ha tenido en su historia federal.