Ejecutan a Edgar Tamayo mediante inyección letal

PRESO TEXAS

Otro mexicano fue ejecutado por el sistema judicial estadounidense: a las 21:22 horas, 17 minutos después de recibir la inyección letal, falleció el morelense Edgar Tamayo Arias.

Le fue aplicada la inyección letal en la prisión de Huntsville, y pese a años de lucha en el terreno legal, al final dijo sentirse resignado a morir. Apenas unas horas antes, un recurso legal de último momento presentado por sus abogados logró aplazar la ejecución que estaba programada para las 18:00.

Un recurso ante la Suprema Corte puso en suspenso la ejecución, pero cuando ésta anunció que rechazaba la apelación las autoridades texanas procedieron a ejecutar la pena capital.
Primero, una jeringa suministró tiopenal sódico sobre su brazo: le tranquilizó y durmió una parte de su cuerpo. Después, le aplicaron bromuro de pancuronio: le comenzó a provocar dificultades para respirar. Lo último sustancia fue cloruro de potasio: fue la droga definitiva.
Se detuvo su corazón.
Pese a que su defensa y decenas de comités de derechos humanos conservaron esperanzas de que La Junta de Perdones y Libertades Condicionales aplazara la ejecución, finalmente éste se negó a presionar al gobernador de Texas, Rick Perry, la detención de la pena. La Corte de Distrito del Condado de Harris también se negó a intervenir en el caso.
Leer nota completa en Revolución tres punto cero

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.