“Este es un gobierno que lo único que hace es levantar cadáveres”

crimenes de odio

 

Por Josue Cantorán

 

El cuerpo de Dayana Mendoza estaba partido a la mitad y cada lado envuelto en una bolsa de basura. Según lo documentó Reversible en su momento, había salido a buscar a dónde ir de fiesta en una noche de ley seca, pues al día siguiente, el 7 de julio, se llevarían a cabo las elecciones locales en Puebla. Nunca volvió a casa, donde su madre la esperaba.

Por la forma en que se perpetró el homicidio y en la que se encontró el cuerpo, el de Dayana es uno de los crímenes de odio por homofobia o transfobia más crueles de los que se tenga memoria en la entidad. Pero está lejos de ser el único. Tan sólo en 2011, organizaciones de la sociedad civil contaron 4, y para 2012 la cifra se estaría duplicando hasta llegar a 9.

Ese mismo número, de acuerdo con una revisión hemerográfica realizada por Reversible, es el que se repitió en 2013: nueve crímenes presuntamente motivados por la aversión, la discriminación, el odio hacia las personas lesbianas, gays, travestis, trans, bisexuales o intersexuales.

Si bien el Congreso del estado aprobó en junio de 2012, poco después del asesinato de la activista trans Agnes Torres, incluir las agravantes de odio y discriminación a los delitos de homicidio y lesiones, esto no ha servido, como lo demuestran las cifras, para brindar mayor seguridad a la población LGBTI.

De hecho, durante la Marcha del Orgullo, la Dignidad y la Diversidad Sexual de 2013, se leyó un pronunciamiento de las organizaciones convocantes en el que se dijo: “No le importan a este gobierno nuestras vidas, no hay un solo peso invertido en combate contra la discriminación, este es un gobierno que lo único que hace es levantar cadáveres”.

Desconocido #6, 6 de febrero, Santa Isabel Cholula

El cuerpo de un joven de aproximadamente 22 años de edad, que vestía algunas prendas femeninas, fue hallado en un camino rural de Santa Isabel Cholula por un grupo de campesinos. El cadáver presentaba evidencias de tortura, por lo que activistas locales consideraron que se trataba del primer crimen de odio del año.

“Lo preocupante, además del crimen, es que quede impune, pues sería un mensaje muy desalentador para la sociedad y más para la comunidad de la diversidad sexual, ya que se demuestra que los avances legislativos no sirven de nada si no vienen con políticas públicas de sensibilización”, comentó en su momento a Lado B Onán Vázquez, de la organización Vida Plena.

Más tarde, el procurador general de Justicia del estado, Víctor Carrancá Bourget, confirmó que se abriría una línea de investigación para considerar este delito como uno motivado por el odio.

Seguir leyendo la nota en Lado B

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.