Movimiento anti-minería se extiende por el país. “No a la mina, sí a la vida”

Manifestación en puebla contra la industria extractiva. Foto: LadoB

Manifestación en puebla contra la industria extractiva. Foto: LadoB

Por Rosa Zamalín (Puebla)

-¿Por qué todavía no salimos?–, preguntamos.

-Es que estamos esperando a los demás compañeros que vienen de la Sierra. No nomás vienen de Tetela, vienen de otros lados también–, responde la mujer que sostiene un letrero en las manos. La cartulina tiene una leyenda contra la mina a cielo abierto que quieren hacer en La Cañada, en el municipio de Tetela de Ocampo, en la Sierra Norte del estado de Puebla.

Tan sólo en la región de la Sierra Norte (de Puebla) hay ya 90 concesiones otorgadas a proyectos de exploración y explotación minera y para ocho presas hidroeléctricas. En Ixtacamaxtitlán la concesión que se entregó a la minera canadiense Almaden es de poco más de 11 mil hectáreas. La minería amenaza el medio ambiente por tener que ocupar grandes cantidades de cianuro, toneladas diariamente, para separar los metales de la roca. En el caso particular de la exploración a cielo abierto, se tiene que dinamitar el cerro después de retirar toda la capa vegetal, para llegar a los yacimientos.

En la ciudad de Puebla la semana inició con una marcha pacífica, con una manifestación donde decenas de personas que viajaron más de tres horas desde diferentes lugares de la Sierra Norte y Nororiental de Puebla –Tetela de Ocampo, Zoquiapan y Cuetzalan– salieron de “El Gallito” (Paseo Bravo) casi a mediodía rumbo a Casa Aguayo, cruzando todo el Centro, buscando finalmente tener un diálogo con el gobernador Rafael Moreno Valle y los titulares de las distintas Secretarías involucradas en la entrega de las concesiones.

En su paso por el zócalo, el contingente se detuvo unos minutos, invitando a todos los poblanos a conocer lo que está pasando en otros lugares del estado, a sumarse a la lucha por la defensa de la vida, del derecho a la salud, del territorio.

Al llegar a Casa Aguayo, ya pasada la una de la tarde, no fueron recibidos por ninguna autoridad. Quien primero tomó el micrófono en el mitin afuera del edificio gubernamental fue Germán Romero, presidente de la A. C. Tetela Hacia el Futuro, iniciadora del movimiento en defensa de la tierra y de oposición al proyecto minero que en ese caso particular es de Grupo Frisco, la compañía perteneciente a Carlos Slim.

Romero dijo que desde abril de 2012 han buscado constantemente tener una audiencia con el gobernador Rafael Moreno Valle, pero siempre les han dado largas, o terminan siendo atendidos por secretarios y nunca por los titulares. La marcha y la movilización es pacífica, dijo, impulsada por defender la vida y cuidar el lugar donde vivirán las futuras generaciones.

Un grupo de granaderos custodiaba el lugar, y Romero se dirigió a ellos diciéndoles que también son poblanos, que también tienen hijos y que pienses en qué van a dejarles. El mitin duró más de media hora, tiempo en el que ninguna autoridad salió a recibirlos ni darles respuesta. Pero los serranos continuarán su lucha, dando a conocer los cientos de proyectos que, denuncian, quieren acabar con Puebla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.