Pasión Kristal, máscara contra cabellera

Pasión Kristal. Foto: LadoB

Pasión Kristal. Foto: LadoB

Por Víctor Ulín

 

En 40 minutos saldrá al ring. Es el fin de la temporada de este año y protagonizará la función estelar.

Un año de rivalidad con La Diva Salvaje culminará esta noche en la disputa de su cabellera a una sola caída sin límite de tiempo.

El salón amplio del Palacio de los Deportes de Villahermosa ha sido improvisado como vestidor y dividido en dos por una lona blanca de plástico.

Solo en esta ocasión se sienta al fondo del vestidor, aislado de sus compañeros, para que lo observemos. Los luchadores que participan en las funciones habitualmente están juntos, preparados para subir al cuadrilátero a defender su hombría y su fama.

Abre la maleta gris que ha colocado en el suelo y que utiliza en sus viajes por el país. Radica en el Distrito Federal desde hace siete años que se sumó al cartel de la Triple A y emigró de Tabasco al que viene con frecuencia para  organizar luchas a cargo de la empresa que fundó, y a estar con su madre Georgina y sus hermanos Héctor y José.

De una bolsa amarilla de plástico que saca de su equipaje extrae su maquillaje. Maquillarse es uno de los momentos que más disfruta antes de subir al cuadrilátero despojado de su nombre de pila y de su papel de promotor luchístico.

-Disfruto mucho al personaje y lo que soy.

La maleta contiene su segunda piel. La que en 20 minutos cubrirá la primera y visibilizará la que más ama: La pantimedia pintará de café sus piernas largas. Es cómoda. Las rodilleras negras, -con otras de tela blanca sobrepuestas-, lo protegerán de las lesiones.

En otra circunstancia habría escrito que maquilla a su otro yo. Pero esta vez no. Ya no sigue atrapado en la máscara de Némesis 2000 y nadie le regatea el respeto fuera o en el ring. Camina con la mirada al frente entre los aficionados en las gradas o de la gente que en cualquier parte de la ciudad le solicita una  foto y le da la mano.

La base del maquillaje prepara el arribo de un rubor también café que afinará su rostro. Frente, nariz, mejillas, pómulos, barbilla. No queda ni un centímetro sin cubrirse.

Continuar leyendo en LadoB

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.