Desplazados de Puebla, Chenalhó anuncian retorno

Desplazados del ejido Puebla en Chenalhó, no han podido retornar por la violencia que se vive en la comunidad. Foto: Frayba

Desplazados del ejido Puebla en Chenalhó, no han podido retornar por la violencia que se vive en la comunidad. Foto: Frayba

 

Acompañados por organizaciones y personas solidarias, entre ellas el obispo Felipe Arizmendi Esquivel, el próximo 14 de abril retornaran a sus hogares en el ejido Puebla los desplazados que están  refugiados en la comunidad de Acteal, ambas del municipio de Chenalhó.

En conferencia de prensa, los representantes de las 17 familias que abandonaron Puebla en agosto del año pasado, luego de la violencia generada por la disputa del predio de la ermita católica con grupos evangélicos, aclararon  retornan  a pesar de que hay riesgo para su seguridad. Necesitan trabajar sus tierras.

“Regresamos –explican- no porque los problemas en nuestra comunidad ya estén resueltos, ni porque las autoridades nos hayan ofrecido plenas garantías de que los problemas no se volverán a repetir, sino porque la vida en un campamento de desplazados es muy dura y porque queremos trabajar en nuestras milpas y en nuestros cafetales para poder sostener a nuestras familias”.

“Pero nuestro retorno es un retorno sin justicia –agregan-,, así como lo fue nuestro retorno en el año 2001 después de la masacre de Acteal, cuando dijimos que si no había justicia, esos acontecimientos trágicos podían volver a repetirse, como de hecho se repitieron en parte con las agresiones que sufrimos el año pasado, por parte de los mismos que nos agredieron en 1997, y que nos obligaron a desplazarnos una vez más”.

Aunque dicen que temen  “retornamos asumiendo ese riesgo y con nuestra fe puesta, no en las autoridades, sino en las personas y organizaciones solidarias que nos han apoyado y sobre todo con nuestra fe en Dios que nunca olvida a sus hijos”.

Reconocieron que las autoridades si resolvieron  la posesión del predio para los  católicos  y también que se encuentran diálogo con las autoridades estatales para que les indemnicen por los daños causados al templo que construían y a sus viviendas y patrimonio, pero, “lo que no ha avanzado es el tema de la justicia. Continúa la impunidad  los agresores no han recibido ningún castigo”

Recordaron que habían planeado el retorno el pasado 14 de marzo, pero quemaron la vivienda de su compañero Macario Arias Gómez y trataron de quemar el salòn de catequistas, incidentes que los obligaron a posponer el retorno.

Afirmaron que las autoridades dicen que ya hicieron justicia porque  detuvieron y consignaron a dos personas al CERESO 5 como culpables de la quema de la casa de Macario, pero “nosotros de ninguna manera estamos satisfechos con esta supuesta justicia, pues no creemos que estas personas sean los verdaderos responsables. Es importante hacer notar que ninguno de los miembros de la comunidad católica que dieron su testimonio ante el ministerio público señaló a estas personas como presuntos culpables”.

Demandaron avances en los casos de la destrucción de la ermita y el de la privación ilegal de libertad de nuestro párroco el padre Manuel Pérez Gómez, de la falsa acusación de envenenamiento del agua, entre otras agresiones que sufrieron.

Para el retorno se ha convocado a medios de comunicación y a organismos de la sociedad civil para que acompañen el retorno saliendo de la parroquia de Yabteclum, el 14 de abril a partir de las 9 de la mañana.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: