Estampas de un «fam trip» entrañable

Ángel Independencia en el Distrito Federal.

Ángel Independencia en el Distrito Federal.

Despierto. Son las 4:00 a.m. No he dormido más que una hora. Y cómo no hacerlo, entre la emoción, el cansancio del día, las secuelas de la enfermedad y las prisas de preparar el viaje. No importa, me digo, mientras apago la alarma y de las pocas veces, salgo de la cama ante el primer aviso.

El Aeropuerto Internacional de Tuxtla Gutiérrez es un imán de viajeros. Me pregunto quiénes viajan por placer, quiénes por trabajo, por citas médicas, quiénes como yo por un sueño no anunciado. Mientras espero el aviso de abordaje,  desfilan en la pantalla de mi celular los mensajes del grupo de whatsapp de los periodistas que acudiremos a un fam trip, invitados por el Fondo Mixto de Promoción Turística del Distrito Federal.

Al llegar al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, mi nombre es una hoja de papel. Me avisa que estoy delante de quién será una de nuestras anfitrionas. Es como si la conociera de siempre. Tanta familiaridad me hace sentir más cómoda de lo que pensaba. Y ahí en uno de los restaurantes, de ese mar de destinos, me encuentro con el resto del grupo con quien compartiré cuatro días de recorrido en la Capital Seductora.

Día 1

Fonoteca Nacional o dónde el amor es el eco del paisaje citadino

El esplendor del Jardín Sonoro de la Casa Alvarado me dice que el amor es el eco del paisaje citadino. Un jardín generoso con bocinas instaladas a menor altura de los majestuosos árboles, son de donde “brota” música de concierto, piezas de arte sonoro e incluso obras poéticas. El sensor de movimientos las acciona para escoltar los pasos de los románticos que pueden convencer a su acompañante para dar un “sí”, está comprobado que un estado de relajación contribuye a respuestas positivas.

El espacio donde se puede consultar más de medio millón de acervo sonoro, contiene, entre otras, las voces de Diego Rivera, Porfirio Díaz y Octavio Paz, éste último vivió en la Casa Alvarado cuatro meses hasta su muerte en abril de 1998. Logramos escuchar las voces de personajes que colorearon una época. El tiempo se detiene cuando intentamos asimilar sus personalidades con sus voces. El tiempo es etéreo, registrar su paisaje sonoro es delinear su estampa.

JARDÍN UNO

 

Museo Casa de la Bola o las artes decorativas suspendidas en el tiempo

Quienes hayan leído “Aura” pueden sentir en alguno de los 13 salones, la sensación de estar en la casa donde confluye la historia de Carlos Fuentes. En vez de ser Donceles 815 es el Parque Lira 136 de la colonia Tacubaya, la que alberga el museo de las artes decorativas, propiedad del descendiente de alemanes Antonio Haghenbeck y de la Lama.

Propio para celebrar bodas entre semana, el domingo es el único día abierto al público en general. Lo impecable del mobiliario me hace pensar en el cuidado exhaustivo de cada pieza que puede ser de los siglos XV al XX. El recorrido por los salones es de manera circular, cada uno está comunicado por puertas de doble hoja y sus colores determinan para quienes está decorado, por ejemplo, el rosa, para mujeres o el verde para fiestas.

Observo una fuente de sirena de mármol en el exuberante jardín, me pregunto a cuántos enamorados no habrá hechizado desde su mudo hábitat. Esta espléndida vegetación puede observarse desde la señorial terraza, de grandes ventanales, realizada con material de demolición procedente de la casa de los padres de Haghenbeck y de la Lama, ubicada en el Centro Histórico de la CDMX.

Cada rincón de la casa a usanza de hace dos siglos cuenta una historia: se cree que había un ornamento en forma de bola en la parte superior de la misma o que debido a que ahí se organizó una revuelta se le llama así Casa de la Bola.

Aunque pocos la conocen, hallarla en la Col. de Tacubaya es respirar amores de antaño, como los del abuelo de Antonio que contrajo segundas nupcias con su cuñada al quedar viudo, ambas mujeres virtuosas pintoras, como lo atestiguan sus cuadros en algunos de los salones.

Museo Soumaya o el recinto plateado que resguarda pasiones volumétricas

Museo Soumaya.

Museo Soumaya.

El color blanco predomina al interior, el color plata ha quedado atrás, recubre la estructura asimétrica que anuncia la majestuosidad de las colecciones. Tengo la sensación de estar en medio de la nieve por el exceso de resplandor, pero no es así, la obra múltiple de Rodín me recuerda que estoy en un “templo” donde confluyen los siglos XIX y XX para revelar la fuerza y sensibilidad artística de Auguste Rodín, Salvador Dalí, Tintoretto, Vincent Van Gog, entre otros.

Nuestra guía habla con soltura, pareciera que estuvo en el proceso de creación de cada obra que nos detalla. La pasión desbordada puede sentirse en el piso seis del Museo Soumaya. De pronto, creo estar en el estudio de Rodín y observo el amor tormentoso entre él y su alumna Camille Claudel. El beso es una obra múltiple del febril artista, que jamás reconoció la genialidad de su discípula. La figura volumétrica nos obliga a rodearla y observar que jamás se consume ese beso, el espacio entre ambos es mínimo, al contrario del extenso tiempo -30 años- que pasó Camille encerrada en un manicomio, a petición de la madre de ésta, después de alejarse de Rodín y buscar el reconocimiento como artista, el cual nunca llegó.

Foro Shakespeare o el teatro es lo que redima nuestra realidad

Lo que nació como una librería especializada en artes escénicas se ha convertido desde el 2003, en un espacio independiente que rompe el molde del teatro tradicional, gracias a la certera intervención de Itari Marta y Bruno Bichir.

Cuando entro a la sala, siento un vuelco en mi estómago, es la misma sensación que me acompaña cuando voy al teatro. De golpe, puedo oler las horas de ensayos, la repetición constante, la improvisación, el nervio, el gozo. Es un licuado que se toma de un sólo trago y una entiende que ésta es una parada obligatoria, que impregna los sentidos.

H, el gordito quiere ser cineasta es una farsa que permite la carcajada al ver las diversas emociones que sufren dos estudiantes de cine, al desear ganar un concurso en un festival en Río de Janeiro. La descarnada historia es un desfile de acciones hacia un mismo fin que va develando la verdadera personalidad de cada uno, provocándonos sorpresas desgarradoras. La adaptación de una obra española es del grupo Complot/Escena, interpretada por Omar Medina y José Luis Saldaña, que estará todos los jueves hasta el 24 de septiembre en el Foro Shakespeare.Día 2

El Ángel de la Independencia o la Victoria Alada, como casi nadie lo conoce

El mirador que se ubica al final de los 200 escalones metálicos al interior del monumento a la Independencia, puede ser un buen lugar para una declaración de amor. Quince minutos pueden bastar para que el momento no se haga aún más eterno y así después de tan exhaustiva subida, un beso puede segregar la suficiente saliva para intentar el retorno. A los pies de la Victoria Alada, nombre verdadero del Ángel de la Independencia, se observa el Paseo de la Reforma.

 Museo Mucho, Mundo Chocolate o cuando los sentidos se extasían

Una de las visitas más esperadas por todos. Sólo de pensar en los chocolates la emoción se acrecentaba en la camioneta, que sirvió de transporte durante los cuatro días. El mural expansivo de Raymundo Sesma nos dio la bienvenida en el patio de la casa porfiriana de 1909, así también la escultura de un perro xoloitzcuintle, Xico, aunque no era de chocolate, parecía pedir un mordisco.

Todos mis sentidos reclamaban probar los productos derivados del cacao. Afrodisiaco para nuestros ancestros, Moctezuma consumía un litro, al día, de este líquido vigoroso, bueno, no es una cualidad del líquido pero sí se la daba a quien lo tomaba, porque se dice que Moctezuma tenía ¡veinte esposas! También en la época revolucionaria los caudillos llevaban sus cantimploras llenas, aunque claro, ellos para otro tipo de combates.

La hora de la catación llegó y el maestro chocolatero nos hizo salivar con una meditación guiada. El placer culposo se derretía entre nuestros dedos. Ahora que escribo esto, salivo de nuevo. Probar desde el grano del cacao hasta diversos tipos del mismo, con un 80 por ciento de contenido, hace sentirme aún más orgullosa de mi estado, que es uno de los principales proveedores de este grano.

Está de más decir los efectos que puede causar la visita a los enamorados. La Capital Seductora se yergue majestuosa.

Palacio de Bellas Artes o la belleza se inmortaliza

El Palacio de Bellas Artes.

El Palacio de Bellas Artes.

Aunque parecía que iba a llover, esa tarde de final de julio nos animó con un apacible aire. Caminar en el centro de la CDMX es un placer donde la vista renace en cada edificio antiguo, por ejemplo el Palacio Postal, que puede ser cómplice de los amantes, al recibir sus cartas escritas a puño y letra. Quién no guarda entre sus recuerdos el olor de éstas.

Pero la escalinata al interior del Palacio de Bellas Artes nos condujo hacia una de las mayores pruebas de amor de todos los tiempos: perpetuar lo amado a través de la eternidad. Las recomendaciones de la gente de seguridad no esperan. La principal y más dolorosa: Se prohíbe fotografiar. Seré sincera, he dejado de prestar atención a las demás. Me imagino será como la mayoría de los museos: No tocar, no pasar de la línea, etcétera.

En la exposición ­­Miguel Ángel Buonarroti, Un artista entre dos mundos, las distintas obras de pintores que fueron alumnos del florentino nos dieron la bienvenida por un pequeño pasillo. La simetría de los rostros, los marcos dorados nos hablaban de la majestuosa época que teníamos la dicha de presenciar, reunidas en una de las colecciones más esperadas y visitadas. Cada uno de esos retratos nos avisaba lo que nuestros ojos contemplarían en breves instantes el Cristo Portacroce, que puede observarse por vez primera fuera de Italia. El cuerpo humano en su máximo esplendor, esculpido por un maestro que traspasa el tiempo  y como característica de una escultura original de Buonarorroti, una grieta en el rostro. El artista se distinguía porque sus esculturas siempre tenían un detalle sin terminar y que a la vez impedía se convirtiera en una obra múltiple.

Un pasillo con paredes oscuras fue el nexo para llegar a Leonardo da Vinci y la idea de la belleza. La perfección de su autorretrato fue el que nos dio la bienvenida en una pantalla luminosa. Una sala un poco más amplía fue mostrándonos bocetos que nos permitieron admirar, por vez primera, el Códice sobre el vuelo de las aves, dibujos que entrelazan la belleza y la naturaleza.

Todo cansancio vale  la pena sólo por un instante de estar ahí.

 Volopapilio o el amor viaja en helicóptero alrededor de fuegos artificiales

Nuestro último lugar antes de llegar a pernoctar al hotel boutique Pug Seal, ubicado también en Coyoacán, fue Volopapilio, una mansión romántica por excelencia: antorchas alumbraban el camino hacia el área de restaurante. Viandas de quesos, uvas, patata española nos esperaban en un ambiente tenue en donde su dueño Joaquín Enrique Zepeda mantuvo una charla tan exquisita como lo ofrecido en la mesa.

¿Quiénes acuden a Volopapilio? “los enamorados de todo el mundo con mucho dinero”, pero yo agregaría con sensibilidad. Tienen 10 productoras que se encargan de preparar el ambiente idóneo para que una pareja pase momentos inolvidables, que van desde un viaje en helicóptero mientras observan juegos artificiales alrededor o hasta viajar en globo. Nada es imposible para el equipo de Volopapilio, que significa Mariposa en Libertad. La leyenda cuenta, según la cosmovisión de los Pápagos, para que un deseo se te cumpla debes decírselo a una mariposa y dejarla en libertad, es el único ser silencioso que se comunica con Dios, en agradecimiento volará al cielo y  le confiará tu deseo, quien te lo  cumplirá. La mayoría de las actividades de Volopapilio comprende este ritual.

La mansión cuenta con alberca techada, amplios jardines y una cava tan generosa que no salimos de ahí hasta después de la una y media de la madrugada. La cata fue acompañada de la música de un saxofonista que imprimió un ambiente sensual y de elevado gusto. Todos coincidimos que ese viernes fue un día lleno de perfección.

Día 3

Jardín Botánico de la UNAM o la seducción de los caminos libres

JARDIN DOS

Largos sederos son una invitación constante a maravillarse con la generosidad de las especies vegetales que observamos alrededor. Enormes magueyes nos hacen recordar la letra de la canción “grabé en la penca de un maguey tu nombre” o imaginarme al jimador sesgándola para elaborar el tequila, bebida tan auténtica y mexicana.

A pesar de un ligero dolor de cabeza, trato de embelesarme con los olores, cada tonalidad del verde que me habla de la historia ahí acumulada. En el invernadero Manuel Ruiz Oronoz hallará un estanque con una pequeña cueva, la temperatura fresca que inunda el lugar le hará desear pasar la tarde ahí, el sonido de aves serán también su grata compañía.

Plaza San Jacinto-San Ángel o la artesanía mexicana enamora

En el centro de la Delegación Álvaro Obregón se erige esta plaza. Artistas visuales exponen sus creaciones, haciendo de éste espacio un jardín pero del arte, hecho por el hombre. La construcción data del siglo XVII, perteneciente a los condes de Oplaca.

El amor por nuestros paisajes y mundo interior se convierte en textiles, cerámica, joyas, talla en madera y diversos materiales, que plasman la riqueza de la cosmovisión mexicana. A donde voltee descubro un guiño genuino de creatividad, es dulzura para la mirada y también orgullo para el corazón de raíces prehispánicas.

Bellini o el amor gira a 360 grados sobre 45 pisos en la cuarta dimensión

El World Trade Center nos recibe con su magnificencia. El amplísimo elevador hace que me olvide un poco de mi claustrofobia, recorremos 42 pisos primero, salimos y nos dirigimos a otro más pequeño para ascender los 3 pisos restantes.

Los colores ocres y bronce sobresalen. Me han dicho que es el único restaurante giratorio de toda la República, empiezo a imaginarme que estamos dando vueltas pero aún no estoy en la pista de mesas giratorias. Leo: Bellini el quinto restaurante giratorio más grande del mundo.

El lienzo negro de la ciudad con luces verticales, horizontales y multiformes me recuerdan  la canción Coincidir “tanto espacio, tanto mundo y coincidir”. No hay paredes al exterior sólo gigantescos ventanales, mudos espectadores de cenas románticas, entregas de anillos de compromisos o celebraciones especiales. También, como nos narra el capitán de meseros, de pláticas entre aquellos que trabajan cerca y acuden al Bellini a tomar una copa mientras esperan que el tránsito sea más leve para volver a casa.

Contemplar la ciudad desde esa pista giratoria, que tarda 1 hora con 45 minutos para volver al mismo sitio, es disponer de la cuarta dimensión –el tiempo- en la arquitectura, a nuestro favor, para volver los encuentros en inolvidables estampas.

Día 4

El efecto Leopi o amar en tiempos de Tinder

El último día del Fam Trip llegó. Y para dejar a la Capital Seductora palpitando, nos encontramos con Leopi, seductor mexicano que al estilo Hitch, convierte los sueños amorosos en historias que sí, aunque usted no lo crea, llegan al matrimonio.

“Ser feo, chaparro y sin dinero”, tal y como él se define, lo convierte en una autoridad en la materia. Con viajes constantes al extranjero, ocho consultas diarias e innumerables mensajes por las redes sociales hacen que sea el coach de la atracción.

Leopi se encuentra en twitter, Facebook, blog, libros “El efecto Leopi” y “El efecto Leopi para ellas” de la editorial Alfa Omega.

Su técnica se basa en la Programación Neurolingüística, incluso su co-creador Richard Bandler fue quien lo animó a dar charlas, inseguro al principio, superó la prueba de fuego y ahora puede afirmar que exactamente como él lo hace no hay otro igual.

Centro Cultural Casa Lamm o alas de libertad para la cultura

CASA LAMM

Antes de dirigirnos al Aeropuerto, de regreso a nuestros respectivos estados, caminamos un poco el Corredor Cultural Roma Condesa (CCRC), hicimos una parada indispensable en el Centro Cultural Casa Lamm, debíamos admirar su arquitectura y jardín escultórico donde se encuentran las piezas de Jorge Marín. Sirvió de marco para nuestros videos testimoniales del viaje. De hacernos la promesa de mantener el contacto y sentir como todo el recorrido nos condujo a disfrutar de la CDMX como una seducción constante.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.