Hoy jueves se presentan Los cuadernos perdidos de Joaquín Vázquez Aguilar en la Librería del Fondo

Documentos recuperados de Joaquín Vásquez Aguilar

 

Decir lo que me afecta. Los cuadernos perdidos de Joaquín Vásquez Aguilar se presentará al público hoy jueves 21 de abril, a las 19:00, en la Sala de Ex rectores de la Librería José Emilio Pacheco del Fondo de Cultura Económica. El evento estará a cargo de Antonio Durán y José Martínez Torres. El libro incluye las carpetas resguardadas por Guadalupe Vásquez Aguilar, cerca de veinte años, así como el Pequeño paraíso perdido, que a su vez recuperó Heberto, también hermano de Joaquín. Con la mención del subtítulo podrá verse que la pérdida ha adquirido el estatus de símbolo y representación de la obra del poeta de Cabeza de Toro, que se pierde en el alcohol pero se recupera al escribir, una dialéctica de tipo moral a la que parece aludir este dístico que se lee al comienzo de uno de los poemas de la primera carpeta:

 

Dios falló al conferirme el corazón

y el diablo al marginarme de sus huestes

Libro presentacion

Los documentos recuperados componen el volumen recién editado por Afínita Editorial y el Centro de Estudios para el Arte y la Cultura de la Universidad Autónoma de Chiapas; lleva el título que ideó el autor en la primera carpeta, al que se le añadió un subtítulo que hace referencia a la situación de extravío y recuperación azarosa de esos materiales.

Joaquín sufrió el estigma de la marginación pero encontró su salvación en la literatura; se formó intelectualmente en el estudio de César Vallejo, cuyas formas vanguardistas y cierto sentimiento trágico de la vida lo llevaron a definir sus ideas sobre la poesía. Las formas empleadas por Vallejo le permitieron referir la playa, las gaviotas, las olas y las garzas, así como el doloroso alejamiento de la vida marítima al que se vio obligado; con ello, pudo construir sus personajes: los abuelos fundadores del pueblo; la madre entrañable que vende dulces de coco y la sobrina en pleno despertar adolescente; el viejo pescador Emeterio Vásquez y su camarada Chico Robles.

Por lo demás, ha habido quienes deploran la escasa formación académica de Joaquín. La razón de este error es muy sencilla: el escritor de talento se procura la formación que le exige la obra que está fraguando, que no siempre requiere de una sobreabundancia de libros, épocas e idiomas aprendidos, sino de unos cuantos temas, formas y autores estudiados con la minuciosidad con la que este autor leyó, digamos, al mencionado César Vallejo y a Juan Rulfo.

Aquí se presentan algunas páginas que hasta la fecha no se conocían; contiene cuarenta y cuatro poemas: algunos inéditos y otros ya incluidos en diferentes libros. La reincorporación de estos últimos hace suponer en su autor el propósito de conformar una antología personal, cuyo contenido se encuentra signado por la pérdida y el rencuentro, tal como lo confirma la reiteración en el corpus del apartado “Del cuaderno perdido”.

Esta vez se trata de ofrecer el volumen que planeaba reunir el autor con las dos carpetas En algunos casos son versiones amplificadas o con ligeras pero significativas variaciones de poemas ya publicados. Releer estas versiones favorecidas por el poeta permite trazar una ruta metodológica para posteriores estudios en la empresa de rescate de un escritor de su importancia.

El Pequeño paraíso perdido que se publicó en 1996 fue una coedición del Colegio de Bachilleres y la Universidad Autónoma de Chiapas; no era el libro que preparaba Vásquez Aguilar sino una selección de poemas elaborada por el profesor Luis Alaminos y Rafael Araujo. Un libro distinto, es decir la libreta personal del poeta que tenía el mismo título, apareció como parte del volumen Poesía reunida, de Arturo Guichard en 2010, año en que también salió a la luz, de manera casi simultánea, En el pico de la garza más blanca.

En la presente edición, la cantidad y disposición de los poemas se ciñe a la voluntad original de Joaquín. La carpeta recobrada no sólo completa las versiones de 1996 y de En el pico de la garza más blanca; también se deslinda de las omisiones y correcciones de Poesía reunida, la cual destina varios de estos poemas a sus apéndices.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: