Fernando Castellanos, la continuidad del “Verde”

Fernando Castellanos Cal y Mayor apareció tarde en la contienda electoral. El 25 de Mayo del 2018 el aspirante, propuesto por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Partido Mover a Chiapas (PMCH) y Partido Chiapas Unidos (PCHU),  recibió su constancia como candidato por parte del Consejo General del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC).

Su campaña se ha centrado en su origen como chiapaneco y garantizar la continuidad del gobierno de Manuel Velasco Coello.

En sus mítines políticos y comunicados oficiales, el candidato ha señalado que continuará con “el trabajo de este gobierno”. Ha manifestado que seguirá con los programas asistencialistas para las mujeres y personas de la tercera edad y que en su administración, de llegar a la gubernatura, se concretarán obras que “por el tiempo” no se lograron concluir en la gestión de Manuel Velasco.

Hasta en esa fijación por preferir bailar en los mítines políticos que ofrecer discursos que den a conocer sus políticas de gobierno, el candidato trata de emular al actual gobernador a quien le debe toda su trayectoria política.

En ningún lugar se encuentra el proyecto de gobierno de Fernando Castellanos y no es de sorprenderse, el candidato no estaba preparado para aparecer en la boleta electoral a gobernador. Llegó ahí de la misma forma “azarosa” y cuestionable en la que se hizo un espacio en el Verde.

Una carrera de controversias y escándalos

Fernando Castellano “ganó” su lugar en el PVEM en el 2009, justo el día de la jornada electoral, cuando fue detenido en el aeropuerto Ángel Albino Corzo con un maletín con un millón 100 mil pesos. Junto con él viajaba el entonces senador y líder del Verde, Arturo Escobar, quien se desmarcó del maletín y Castellanos asumió toda la responsabilidad del dinero, que dijo era producto de la venta de una casa. Ese día empezó su presencia en la política. “Su sacrificio” le fue recompensado.

A Manuel Velasco lo conoció cuando aún era estudiante de derecho en una universidad privada del estado. El entonces diputado federal lo hizo parte de su grupo cercano y de ahí no se ha movido

En el 2012, Castellanos asumió una diputación plurinominal en el Congreso del Estado. En el 2015 llegó a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado. A ambos cargos arribó en medio de la controversia.

Para que Fernando Castellanos asumiera la diputación local, tuvieron que renunciar a ese puesto su mamá y su esposa, quienes le “cedieron” su lugar. El Código de Elecciones y Participación Ciudadana señala que la lista de plurinominales debe de ser encabezada por mujeres en cada circunscripción con la finalidad de impulsar la participación política de este sector. El PVEM postuló en una de estas circunscripciones como candidata y suplente, respectivamente, la mamá y esposa de Fernando Castellanos, después ellas renunciaron y subió al cargo el ahora candidato a gobernador.

Como diputado fue presidente tanto de la Junta de Coordinación Política como la Mesa Directiva. Lo más mencionado cuando estuvo en la Junta fue el robo a su casa, que él mismo definió como “un atentado”.

Su llegada a la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez fue aún más controversial. El día de la jornada electoral hubo robo de urnas en lugares que han sido bastiones panistas –el puntero en las elecciones era de ese partido-. Lo cerrado de la contienda y las anomalías en el proceso hizo que la ciudadanía realizara marchas en defensa del voto y en contra de la llegada del aspirante del Verde a la presidencia municipal. Su puesto en el Ayuntamiento de la ciudad como ahora su candidatura a gobernador se terminó definiendo en los tribunales.

Algunas de sus acciones más criticadas como alcalde fue que no logró concretar su principal propuesta de campaña, la construcción de una calle al día. El pago excesivo a publicidad en los medios de comunicación, que en diferentes sesiones de Cabildo le reclamaron las regidoras. No lograr regularizar el contrato con Proactiva, que se encarga de la recolección de la basura en la ciudad.

Durante su gobierno, de acuerdo con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública el índice de la mayoría de  delitos de alto impacto crecieron en la ciudad así también el número de feminicidios.

En su curriculum oficial, destaca que durante su administración en la alcaldía se logró: “haber liberado el centro del ambulantaje; reconstruir espacios públicos emblemáticos como el parque Joyyo Mayu y la Calzada de los Hombres Ilustres; y lograr atraer la mayor cantidad de inversiones en la historia de la capital del estado”.

Su llegada a la contienda

La llegada de Fernando Castellanos Cal y Mayor a la contienda electoral para la gubernatura del estado estuvo marcada de la misma forma que su corta carrera política: llena de atajos, controversias, resoluciones en los tribunales y el cuestionamiento público.

Desde que iniciaron las negociaciones entre el PRI y PVEM para la candidatura común era claro que el gobernador, Manuel Velasco no quería que Roberto Albores la encabezara, prefería que alguien hecho a su modo y semejanza fuera su sucesor. El elegido no fue en primera instancia Fernando Castellanos, sino Eduardo Ramírez Aguilar.

En el camino de las negociaciones se concretó la candidatura de Roberto Albores por la alianza PRI, Nueva Alianza, PVEM, Mover a Chiapas y Chiapas Unido. Eduardo Ramírez se fue como candidato a senador por Morena y Fernando Castellanos Cal y Mayor, quien estaba fuera de la jugada, porque aparecía en la lista de plurinominales a una diputación federal. La candidatura a gobernador le quedaba lejos y por ello ni siquiera pensó en renunciar a su cargo como presidente municipal, aunque luego terminó asegurando que sí lo hizo.

Ya en campaña, la alianza entre el PRI y el Verde se rompió. El Verde junto con los partidos locales postularon a Fernando Castellanos Cal y Mayor como su candidato.

Originalmente, el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) había rechazado el registro de Castellanos Cal y Mayor por no cumplir con el requisito de 120 días antes de la jornada electoral del 1 de julio próximo, para separarse del cargo de alcalde de Tuxtla Gutiérrez, es decir, que debió pedir licencia y separarse del puesto desde antes del 27 de febrero del 2018 y no el 27 de marzo como públicamente lo hizo. Pero, la Sala Superior terminó aceptando su candidatura.

Fernando Castellanos Cal y Mayor es el candidato más joven de los contendientes, no rebasa los 35 años,  y es el más cercano al gobernador del estado. Su candidatura, igual de cuestionable que toda su trayectoria política, le asegura continuidad al gobierno “Verde”.

Un comentario en “Fernando Castellanos, la continuidad del “Verde””

  1. luis garcia hernandez lopez
    26 junio, 2018 at 7:01 #

    TODAVIA FALTA COMO DEJO TUXTLA COMO MANOS DE INTESTINOS CALLES DESTRUIDAS DRENAGUES COLAPSADAS SIN LAMPARAS EN COLONIAS Y CENTRO NO PASA RECGER BASURA LOS DE PROACTIVA Y TIENE DE COORDINADOR A ENOC HERNADEZ QUE ES UNA FICHITA COLOCANDO A FAMILIARES DENTRO DE PUESTOS DE DEPENDENCIAS Y ROBANDO A MANOS LLENAS COMO LO HIZO DENTRO DEL ICATECH CON SU CUNCA JURIDICO ISEL PEREZ JIMENEZ(INCREIBLE QUE SIGA ESTE RATERO COMO JURIDICO QUE LE HACE LA BARBA AL DIRECTOR VICTOR HUGO DOMINGUEZ HERNANDEZ) Y QUE ISEL PEREZ FUE EL SOLVENTO TODO LO ROBADO POR EL ENOC HERNANDEZ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.