Marzo: violencia imparable aun con el pánico al coronavirus

Marzo: violencia imparable aun con el pánico al coronavirus

El Covid-19 mata a una persona en Guerrero; el virus de la violencia a 94. Destacan en este mes las víctimas civiles por las disputas de grupos criminales

Texto: Marlén Castro de Amapola

Foto: José Luis de la Cruz

En enero y febrero de este año, parecía que se ganaba la lucha contra la violencia, pero en marzo, con todo y el pánico por el coronavirus, los homicidios aumentaron.

Marzo cerró con 94 asesinatos, 11 homicidios más que en febrero, de acuerdo con el registro de Amapola. Periodismo transgresor. En enero documentó 83 homicidios. Las disputas territoriales de dos grupos criminales en la sierra de Guerrero fueron una de las causas del repunte de la violencia en marzo. Estos dos meses del año han ocurrido 177 asesinatos.

Desde febrero de este año, Amapola. Periodismo transgresor comenzó a hacer un registro de homicidios en Guerrero. El registro del periódico El Sur que ya lleva algunos años indica que entre enero y febrero de este año habrían ocurrido 184 homicidios, 88 menos del año pasado, que se registraron 272.

Sinaí Castillo Gutiérrez, de 28 años, originaria de Tlacotepec, es una de las víctimas civiles de esta disputa. En la zona serrana en la que nació y creció Sinaí, directora de un Telebachillerato en Puerto del Varal, municipio de Heliodoro Castillo, dos grupos criminales se disputan el control de un territorio rico en recursos maderables, en oro y las ganancias que deja la siembra, cosecha y venta de la goma de opio.

 

Sinaí, la maestra asesinada rumbo a su escuela

Marzo: violencia imparable aun con el pánico al coronavirus

Sinaí Castillo Gutiérrez, de 28 años, era una maestra responsable. La tarde del domingo 8 de marzo, aun con los riesgos por el asesinato de cinco integrantes del Frente Unido de Policías Comunitarios del Estado de Guerrero (FUPCEG) en la mañana, en Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo,  y un ataque a civiles que se trasladaban en un carro particular, tomó la unidad del transporte público para llegar a Puerto del Varal, en donde se desempeñaba como directora del telebachillerato.

La unidad de pasajeros en la que venía, la que abordó en Tlacotepec, de donde era originaria, fue atacada por civiles armados entre los pueblos de Tres Cruces y Mirabal. Sinaí recibió un disparo en la cabeza.

Ese domingo, personas que por cuestiones de trabajo se trasladan de Tlacotepec a la capital, no hicieron el viaje por los riesgos que implicaba. A mediodía, entre la gente de los pueblos pertenecientes al municipio de Heliodoro Castillo y de Leonardo Bravo, corrió el rumor de que las esposas de los policías del FUPCEG asesinados saldrían de la zona en las urvans del transporte público. Varios habitantes prefirieron no correr riesgos. Sinaí tomó la decisión de llegar a su trabajo aun con el peligro.

Los policías del FUPCEG fueron asesinados en Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, paso obligado para quienes vienen de Tlacotepec, cabecera de Heliodoro Castillo.

Alrededor de las cuatro de la madrugada, hombres que dijeron ser del Ejército, tocaron en la comandancia del FUPCEG en Filo de Caballos. Los hombres que se asumían como policías comunitarios salieron a abrir a los supuestos integrantes del Ejército, quienes los encañonaron y se llevaron a seis. A unos cien metros, dispararon contra ellos. Cinco murieron y uno quedó herido.

Un par de horas después, una familia compuesta por un matrimonio y un anciano, fueron atacados. El hombre de más edad resultó gravemente herido. Unas 12 horas después del primer ataque, civiles armados del mismo grupo criminal atacaron la urvan en la que viajaba Sinaí.

El FUPCEG adjudicó los atentados a integrantes del grupo criminal conocido como El Cartel del Sur, una célula encabezada por Isaac Navarrete Celis, apodado El señor de la I, con quienes disputan el territorio.

La joven maestra fue atendida en la Hospital General Raymundo Abarca Alarcón y estuvo ahí varios días inconsciente. Falleció el 13 de marzo. La tarde del 14 de marzo la sepultaron en Tlacotepec. Dejó huérfana una niña de ocho años.

El hombre de edad falleció desde el 9 de marzo, de acuerdo con la versión del FUPCEG, lo que no fue corroborado por ninguna autoridad ministerial.

En total, por el control territorial del corredor que conforman tres municipios con comunidades a las que se les llama Sierra por la altitud en la que se ubican, durante marzo murieron asesinadas 10 personas, cinco policías del FUPCEG, la maestra del telebachillerato, el hombre de la tercera edad, y tres integrantes del grupo criminal que le disputa el control al FUPCEG, en dos enfrentamientos que protagonizaron ambos grupos. La zona es liderada por Onésimo Marquina Chapa, conocido en los pueblos de la Sierra como El Patrón.

Este grupo encabezado por Marquina Chapa no figura en el mapa delictivo de la Fiscalía General del Estado (FGE) aunque se trata de un conjunto que domina un territorio vasto, compuesto por las comunidades enclavadas en las zonas altas de tres municipios: Eduardo Neri, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo.

Este nuevo brote de violencia desplazó de sus comunidades a unas 800 personas que salieron de El Balsamar, Chautipa y Tepozonalco, de donde se conoce es originario Navarrete Celis.

 

En un solo día 12 homicidios

El tercer mes del 2020 arrancó con una jornada violenta. Ese domingo 1 de marzo se registraron 12 homicidios, entre ellos, el de una menor de 17 años, crimen que ocurrió en la capital guerrerense.

Ese día, los capitalinos amanecieron en una ciudad con crímenes de varias personas a las que asesinaron durante la madrugada. Desde la noche del sábado 29 de febrero se escucharon persecuciones y detonaciones por varios puntos de la ciudad.

Al otro día, se conocieron los resultados de las balaceras. La primera víctima fue la menor de 17 años. Alrededor de las cuatro de la madrugada se escucharon varias detonaciones por el área del bulevar Vicente Guerrero. A la joven la arrojaron de un vehículo en movimiento en el carril Norte-Sur de la Autopista del Sol.

Un par de horas después, asesinaron a otra joven de 20 años, ésta en la colonia Pensadores. También se escucharon las detonaciones, luego el ulular de la ambulancia.

Después, con otra hora de diferencia, un hombre de 30 años fue acribillado en su auto en la colonia Zapata y otro de 40 recibió varios disparos cuando caminaba sobre la lateral del bulevar, en la dirección norte-sur,a otro varón de 60 lo asesinaron en la calle principal de la colonia PRD y otro de 35 años en la colonia Renacimiento. Esa misma tarde hirieron a otro joven de 25 años en la colonia El Mirador, quien falleció un par de días después. En total, Chilpancingo recibió el mes de marzo con siete homicidios.

En otro punto pero en la misma fecha, en la comunidad conocida como Tijuanita, municipio de Cocula, hallaron a un hombre con signos de que lo torturaron y con una cartulina en la que se le acusaba de matar mujeres.

El mismo domingo 1 de marzo, en Acapulco, asesinaron a cinco personas, una de estas víctimas fue un turista de vacaciones en el puerto. De acuerdo con la versión oficial, una familia a bordo de una camioneta Durango fue interceptada por unos civiles armados que los perseguían para robarles la unidad.

Los agresores les cerraron el paso, los hicieron bajarse y enojados por la persecución les dispararon a la mujer y al hombre, frente a sus hijos. El señor murió en el lugar de los hechos, la señora sobrevivió.

Dos horas antes, dos hombres que arreglaban un automóvil fuera de su casa en la avenida Ejido, colonia Bellavista, fueron asesinados a balazos. Y un hombre asesinado con arma blanca fue hallado flotando en La Quebrada. Cuando lo sacaron se dieron cuenta de que tenía las manos atadas a la espalda y fue acuchillado. Lo arrojaron al mar desde una lancha, de acuerdo con las primeras investigaciones.

El gobierno del estado emitió un comunicado por la violencia. El gobernador Héctor Astudillo consideró que era un hecho atípico en la historia del estado de Guerrero. Pero 2011 y 2017, dos de los años de mayor violencia en el país, se registraron jornadas de hasta 17 homicidios por día en Guerrero.

 

El virus de la violencia

El repliegue en las casas por el riesgo de contraer coronavirus generó más violencia contra las mujeres, alertaron colectivas feministas. Sin embargo, el mayor registro de agresiones contra mujeres ocurrió en febrero, mes en el que fueron asesinadas 12 mujeres de entre 15 a 58 años, de acuerdo con el registro de Amapola. Periodismo transgresor.

Este mes de marzo, continuó la violencia contra las mujeres pero no creció. El 24 de marzo, en la comunidad El Quizá, municipio de Cuajinicuilapa, una mujer fue asesinada por su esposo, quien la golpeó y ahorcó hasta dejarla sin vida. Días antes María Guadalupe dejó a César pero él fue por ella hasta la casa de sus padres y la sacó a golpes. El responsable se dio a la fuga.

El 26 de marzo, Claudia, de 18 años, quien estaba desaparecida desde el lunes 23, fue hallada dentro de una cueva violada y asesinada entre los parajes barrio del Llano y Agua Potable en Taxco. La familia denunció su desaparición y se activó el protocolo Alba.

El 27 de marzo, una madre y su hija, de 37 y 13 años, fueron asesinadas a puñaladas al interior de su domicilio en Acapulco. Se cree que el doble asesinato lo cometió la pareja sentimental de la madre, Norma Erika, un policía municipal del puerto.

El 29 de marzo, al mes del pánico que se generó cuando se detectó el primer caso de coronavirus en México, el 28 de febrero, se registró el primer deceso en Guerrero por el Covid-19, fecha en la que el virus de la violencia ya había asesinado a 85 personas. En sólo dos días, el 30 y 31, asesinaron a otras nueve personas, por lo que el mes cerrócon 94 homicidios.

De los 94 asesinatos en el mes de marzo, 87 fueron hombres y siete mujeres

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.