Violencia en julio: se cruzan los dos virus que tienen en contingencia a Guerrero

En julio, la disputa territorial entre dos grupos del crimen organizados en la zona serrana de Guerrero llegó a la capital, podría ser el móvil del asesinato del tesorero del ayuntamiento de Leonardo Bravo en Chilpancingo al inicio de este mes.

Asesinan a una doctora al frente de la batalla contra el coronavirus

Texto: Vania Pigeonutt de Amapola

Fotografía: José Luis de la Cruz

3 de julio del 2020

El 24 de julio la doctora Mélida Honorato Gabriel fue asesinada por dos hombres armados en la cabecera municipal de Huamuxtitlán, en la región Montaña, considerada zona de la Cañada.

Beatriz Vélez Núñez, secretaria general de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA), aseguró que su asesinato pudo deberse a una represalia por la muerte de un paciente con Covid-19. La doctora dirigía el Hospital Básico Comunitario de Huamuxtitlán.

Luis Honorato, su padre, exige justicia. “Mélida era una mujer sensible y entregada a su trabajo”, la describe Luis. Salió del hospital a comer con su hermana a un restaurante para después dirigirse a su domicilio.

De camino a su casa, dos sujetos con armas de grueso calibre que descendieron de una camioneta se atravesaron y abrieron fuego directo contra ella.

La doctora murió enseguida frente a la hermana, que resultó ilesa. Su familia exigió justicia y denunció que los asesinos de la doctora se coludieron con integrantes de la Policía Estatal para quitarle la vida.

Este 2020, el movimiento organizado contra los homicidios y secuestros que surgió en Huamuxtitlán a finales del 2012, retomó varias acciones como hacer un frente contra las corporaciones policiacas estatal y municipal, señaladas de vínculos con el crimen organizado. ¿Es este un nuevo episodio de violencia en la zona de la Cañada?

El movimiento que intentó expulsar a los policías estatales hace unas semanas acusa a los uniformados de múltiples abusos. Luis Espinoza, líder del movimiento, se unió junto a más pobladores en el zócalo de Huamuxtitlán para exigir a la Guardia Nacional, más operativos para detener a los responsables del homicidio de la doctora y los otros ocurridos en mayo y junio.

Les expusieron que el 24 de mayo, policías municipales liderados por el oficial José Armando Ayala, quien dirigía la Policía Estatal en ese municipio, secuestraron a Ricardo Cantú Rosas, un joven a quien encontraron asesinado con heridas de bala. Este policía está bajo proceso judicial acusado de homicidio.

En otro hecho, el 13 de junio ocurrió la desaparición de Jesús Vargas Téllez y Ormuzd Godoy Rodríguez, a quienes hallaron muertos en un basurero al día siguiente. Esto movilizó a la población que tomó la carretera federal Tlapa-Puebla durante varios días. Por esta presión ciudadana llegó la nueva corporación federal a encargarse de la seguridad del municipio.

Este repunte de violencia que vive la Cañada trajo un nuevo revuelo organizativo, ya en junio de 2012 más de 120 integrantes de la Policía Ciudadana y Popular y del Frente Ciudadano de Huamuxtitlán se integraron a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC), ante el aumento de secuestros, extorsiones y homicidios.

Ese año, un grupo de hombres armados se llevó a 17 personas originarias de Jilotepec, una comunidad de Huamuxtitlán, de la cabecera municipal, de Tlapa y el municipio de Xochihuehuetlán, entre ellos Abelardo Acevedo, ex alcalde de Haumuxtitlán.

En este nuevo contexto, en Huamuxtitlán se condensaron las dos violencias más simbólicas de estos tiempos en Guerrero: el asesinato de una integrante al frente de la batalla por la pandemia de Covid-19 que al mismo tiempo es mujer.

El delito de feminicidio aumentó en Guerrero y está instalado como fenómeno, de acuerdo con organizaciones como la Alianza Feminista y la Asociación Guerrero contra la Violencia hacia las Mujeres. Guerrero forma parte del 53 por ciento del territorio nacional donde la violencia feminicida permea.

Desde 2017 hay Alerta de Violencia de Género (AVG) en Guerrero. En junio de este año, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) declaró la segunda.

Julio: el mes con menos homicidios hasta el momento

En julio, de acuerdo con un recuento mensual de este medio basado en notas periodísticas y partes informativos de la Secretaría de Seguridad Pública, hubo 53 asesinatos. De estos homicidios cuatro fueron mujeres, una en Chilapa, quien fue asesinada el 31 de julio, en un sitio de taxis de Chilapa hacia Tlapa, dos en Acapulco y la doctora en Huamuxtitlán.

Los homicidios se concentraron la mayoría en Acapulco, donde hubo 26; seguido de Iguala, con seis, Coyuca de Benítez con cinco; Chilpancingo, tres; Chilapa, tres; Ometepec, tres; Zihuatanejo, dos; Huitzuco, Atoyac de Álvarez; Benito Juárez, Eduardo Neri y Huamuxtitlán con un homicidio cada municipio. La violencia homicida se extendió en las siete regiones que tiene Guerrero. Ninguna estuvo exenta de hechos de violencia en julio.

Aunque el número de homicidios fue el más bajo que ha registrado el estado durante 2020, hay un aumento en número de municipios y extensión de la violencia en las regiones; por ejemplo, la Montaña y la Costa Chica, que presentan históricamente el menor registro en número de homicidios.

Ocurrieron otros hechos de violencia como el hallazgo de restos humanos sobre la carretera Taxco-Cuernavaca, dos cuerpos encontrados en descomposición en La Unión, Costa Grande; la policía encontró tres cuerpos en fosas clandestinas con cuerpos en la colonia Miramar de Acapulco, un hombre en estado de descomposición dentro de una camioneta en ese municipio donde también fue baleada una mujer embarazada y un hombre en Acapulco.

Además, el ataque a balazos en las oficinas de sitios de taxis en Chilpancingo, luego del asesinato de un taxista y la protesta de 16 comunidades nahuas de Chilapa para exigir la salida del grupo armado Por la Paz y la Justicia, a quien los pobladores vinculan con el grupo delictivo Los Ardillos, principales responsables, acusaron, del exterminio y desplazamiento de pobladores en esa zona indígena.

En la nueva normalidad, durante la reapertura de una pozolería en Chilpancingo atacaron a balazos a un hombre.

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF) exigió a la Guardia Nacional, el Ejército y la Policía Estatal retire al grupo armado sin éxito. Hasta el 1 de agosto, según compartieron a Amapola los pobladores inconformes, estos hombres armados mantienen campamentos en la comunidad de Tula, Chilapa.

Las edades de los asesinados de julio varían, también las ocupaciones. Destaca un checador de urvan, un empleado de una pollería, choferes, un taxista, saqueadores de huevos de tortuga, campesinos y jóvenes.

En el mismo periodo del 2019 se registraron 71 homicidios en Acapulco, de acuerdo con registros periodísticos.

En total, hasta junio, la Segob reportó 742 homicidios en el estado, que lo coloca en el noveno sitio en tasa de homicidios, muy por debajo de Colima y Guanajuato, que lideran la lista.

El mes anterior, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), que depende de la Secretaría de Gobernación (Segob), reportó 101 casos de homicidios dolosos.

En junio fueron asesinadas 91 personas en diferentes hechos violentos, entre estos hay seis mujeres, dos de ellas, del municipio de Acapulco, una en Taxco, otra en Ometepec, así como en Buenavista de Cuéllar e Igualapa. Mayo había sido el mes con menos asesinatos en Guerrero. De acuerdo con el registro de Amapola. Periodismo transgresor, basado en reportes policiacos y publicaciones periodísticos, en ese mes hubo 59 asesinatos, lo cual superó este julio con los 53 casos. En abril se registraron 105, en marzo 94 y en enero y febrero 83 cada mes.

El lunes 20 de julio, el secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo, dijo que Guerrero ocupa el noveno lugar nacional en homicidios dolosos. Celebró la disminución de ese índice en un 19.4 por ciento de enero a junio en comparación con el mismo periodo del anterior. Con esto el estado se coloca en el lugar 23 en casos de feminicidios y lugar 24 en robo de vehículos, entre otros.

La información fue compartida a la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, que encabeza el gobernador Héctor Astudillo.

El gobierno del estado informó a los integrantes de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz que Acapulco presentan una disminución en comparación entre los años 2019 y 2020 en todos los delitos de alto impacto con una tendencia a la baja en cuanto a homicidios dolosos, secuestro, robo de vehículos por cada 100 mil habitantes en comparación con el año 2018.

El secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca, celebró en ese contexto del 20 de julio, que en las últimas 24 horas no se registraron homicidios en Guerrero y estimó que julio cerraría como el mes más bajo en lo que va del año respecto a homicidios dolosos. Así fue.

Sin embargo, la crueldad en formas de matar y el número de muertos no es proporcional al número de casos resueltos. Además, siguen los enfrentamientos entre hombres armados y corporaciones policiacas, como el ocurrido contra policías estatales en el poblado La Sabana, Acapulco.

La pandemia de la violencia, en cifras, es rebasada por la de Covid-19 que hasta ayer sumó mil 422 víctimas mortales, pero los fenómenos como el feminicidio, el desplazamiento forzado interno, la colusión de policías con miembros del crimen organizado y el acecho de la delincuencia a los pueblos originarios se mantiene.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: