“México no es sin sus mujeres”, emprendedoras sufren desigualdad laboral y económico

Como en la mayoría de las culturas, gracias al trabajo de las mujeres se han logrado preservar varios platillos tradicionales. Foto: Sandra de los Santos/ Chiapas PARALELO.

*La cifra de 11 asesinatos a mujeres todos los días se mantiene.


La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) realizó un análisis para reconocer las desigualdades que enfrentan las emprendedoras y quienes quieren serlo, desde lo económico y laboral, con el fin de promover acciones que desarrollen la equidad e inclusión.

El análisis dio a conocer que solo el 42% de las mujeres en edad de trabajar lo hacen, a diferencia de un 74% de los hombres en el mismo rango, es decir, aunque la mayoría de la población la conforman mujeres, hay casi 12 millones de varones en el mercado laboral.

Agregaron que, es uno de los niveles más bajos de América Latina, en Perú la tasa de mujeres en edad de trabajar y que lo hacen es superior al 70 por ciento.

Del 42% que labora lo hace en condiciones de desigualdad, de estas el 30% gana un salario mínimo mientras que, solo el 18 por ciento de los hombres se encuentran en este rango salarial, en la formalidad, ellas ganan en promedio 935 pesos menos que ellos al mes.

En el ámbito empresarial, la brecha es más amplia según la jerarquía, solo ocupan el 16% de posiciones directivas en las empresas mexicanas, las mujeres encabezan solo el 8.7 por ciento de asientos en Consejos de Administración en alguna organización.

Mujeres de las comunidades trabajando en el taller. Cortesía: Taller Leñateros

Coparmex señaló que las mujeres han sufrido las peores consecuencias por el COVID-19, debido al desempleo. Durante 2020, más de 1.1 millones de esta población dejaron o perdieron su trabajo, lo que significó una disminución del 5.2% en la cifra de mujeres ocupadas, el doble de la urbe masculina.

Asimismo, laboran en los sectores más afectados, ya que, un 78 lo hace en el comercio y servicios. Enfatizaron que en el turismo hay una pérdida de 1 de 4 empleos, dentro de la sección de alojamiento temporal y restaurantes un 61 por ciento lo ocupan ellas.

Señalaron que, al tener hijos estudiando a distancia ha dificultado que ellas retornen al mercado laboral, pues el 74% (22.8 del PIB) de trabajo doméstico y de cuidados no remunerados que se realizan en los hogares es producto de las mujeres.

No podemos dejar de hablar del contexto de violencia, debe ser visibilizado para combatirlo. Por desgracia, la violencia que experimentan aumentó en el confinamiento ya que en muchos casos los hogares no son espacios seguros, expuso Coparmex.

Con base a lo anterior, hubo un reporte sobre el aumento en las llamadas de denuncia de violencia contra las mujeres y en la incidencia delictiva en el entorno familiar, en el 2020 alcanzó el máximo histórico de 220 mil, 5% más que en el 2019.

Las mujeres propietarias del 37% de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) en México, pero casi todos son micro negocios, por lo que solo emplean al 25% del personal y generan 15 por ciento del valor agregado de la MiPyMEs.

Procesos de producción de los jabones, hecha por las mujeres tseltales. Cortesía: Xapontic.

Aunado a ello, enfrentan obstáculos para su crecimiento, ya que, solo el 22% ha podido transitar a la formalidad y 13 por ciento ha obtenido algún crédito o financiamiento.

Coparmex mencionó que resolver las limitantes que enfrentan las mujeres emprendedoras podría aumentar su participación en el mercado laboral, porque quienes son propietarias emplean a otras mujeres, un aproximado de 2 mujeres remuneras por cada hombre.

Por lo expuesto, hicieron el primer llamado a la sociedad para reconocer que “México no es sin sus mujeres”, que su desempeño profesional y trabajo en el hogar deben ser valorador y exaltados por el aporte que hacen al bienestar del país.

Condenaron cualquier tipo de violencia que enfrentan cada una de ellas, invitando así a las empresas a adoptar protocolos para prevenirlos y combatirlos.

Por último, exigieron al gobierno que genere políticas públicas para que haya mujeres emprendedoras con herramientas suficientes para que las MiPyMEs que encabezan prospere, pues su rol es fundamental para la recuperación.

A su vez, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ofreció cifras que ilustran la situación de las mujeres en México en los ámbitos político, económico y social. De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, en México hay 64 540 634 mujeres.

El grupo de mujeres compone el 51.2% de la población total, mientras que la edad mediana nacional es de 30 años, en promedio tienen 2.1 hijas e hijos.

Las mujeres de 15 años y más, tienen un promedio de escolaridad de 9.6 años, la tasa de participación económica creció 15.7 puntos porcentuales en los últimos 10 años, de 33.3 en 2010 a 49.0 en 2020.

El INEGI mencionó que, las mujeres emprendedoras son propietarias de un tercio, 36.6%, de los establecimientos micro, pequeños y medianos de manufacturas, comercio y servicios privados no financieros, y ocupan 24.7% del personal en este tipo de empresas.

Sin embargo, dichos establecimientos concentran solo 15.2 por ciento del valor agregado censal bruto y 9.9% de las remuneraciones, pues casi todos son micro negocio, un 99.5 por ciento, que ocupan un máximo de dos personas (84.5%), y también son en su mayoría informales (78.4%).

Además, tienen poco acceso al crédito para sus emprendimientos, solo 13 de cada 100 establecimientos obtuvieron un crédito o financiamiento.

Las mujeres propietarias contratan más mujeres para trabajar, un aproximado de dos mujeres remuneradas por cada hombre. Además, 86.1% del personal en empresas con una mujer como propietaria, permanece empleado todo el año.

Sara del Carmen Álvarez Jiménez, es originaria de Venustiano Carranza, junto a un grupo de artesanas textiles conforman Pjelt Mut. Cortesía: Pjelt Mut.

Trabajadoras independientes

El INEGI expuso que, las trabajadoras independientes en su mayoría participan en el sector terciario en actividades de comercio, restaurantes y servicios diversos. Una de cada diez trabajadoras independientes es empleadora.

Añadió que, el sector terciario ha sido de los más afectados por las medidas de distanciamiento social implementadas para contener la pandemia por COVID-19 y las trabajadoras independientes se han visto afectadas por la suspensión de actividades no esenciales.

Con lo anterior, es de importancia señalar que, el 17.9% de los hogares están compuestos por una mujer sin cónyuge y, con hijas e hijos.

La mayor parte del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que se realiza en los hogares es producido por mujeres, este tipo de labor tiene un valor equivalente a 22.8% del PIB.

Trabajo en casa no remunerado de mujeres representa cuarta parte del PIB en México

El INEGI señaló que, el valor de mercado de las labores que realizan las mujeres para sus hogares es en promedio de 5 mil 190 pesos mensuales, es decir que, al no percibir remuneración por estas labores, cada mujer genera un ahorro para el hogar de 62 mil 280 pesos al año.

La tasa de participación económica de las mujeres aumentó de 33.5 a 49.1 por ciento entre 2010 y 2020.

Si bien el porcentaje de mujeres económicamente activas incrementa con el nivel de escolaridad, aún entre quienes tienen educación superior, 3 de cada 10 permanecen fuera del mercado laboral, expuso el INEGI.

Durante 2020, más de un millón de mujeres dejaron o perdieron su trabajo, lo que significó una disminución del 5.2% en la cifra de mujeres ocupadas.

Para finalizar, la brecha de género en la carga total de trabajo tanto remunerado y no remunerado, es de 13.4 horas semanales en promedio, la mayor carga de trabajo para las mujeres se refleja en menor disposición de tiempo libre, en promedio 4.2 horas a la semana.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: