Juliana Fanjul: “Mis propios derechos como radioescucha estaban siendo violados”

Juliana Fanjul: “Mis propios derechos como radioescucha estaban siendo violados”

Silencio Radio, el segundo documental de la directora Juliana Fanjul, se estrenó el 20 de enero. Narra la lucha de la periodista Carmen Aristegui, quien fue despedida de la radio nacional en 2015. Esta es una oportunidad para hablar con la cineasta sobre la realización del documental, su relación con Carmen Aristegui y los riesgos que conlleva una producción de este tipo

Texto: Richard Godin en Pie de Página

Foto: Duilio Rodríguez

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando conocemos a Juliana Fanjul, es en la última función de prensa de su película antes de su estreno. Aparece junto al productor José Cohen y la protagonista del documental, Carmen Aristegui. Silencio Radio cuenta la historia de la periodista mexicana que fue despedida de la radio nacional en 2015 tras hacer público el caso de la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto. La mayoría de las preguntas van dirigidas a Carmen Aristegui y dejan a la directora mexicana en un segundo plano en la presentación de su propia película.

Esto hizo que quisiéramos volver a encontrarnos con ella, para escuchar lo que tenía que decir sobre su película. Pero también para conocerla mejor, ella que lleva diez años viviendo en Ginebra, Suiza, después de haber asistido al Liceo Franco Mexicano y haber estudiado cine en Cuba. Nos cuenta lo difícil que es hacer un documental internacional, especialmente uno sobre un personaje público. Sobre todo porque Carmen Aristegui está vigilada y acercarse a ella supone exponerse a riesgos. Pero como cineasta comprometida, como ella misma se define, subraya la importancia de producir este tipo de documentales, que participan en una labor esencial de memoria. Juliana Fanjul responde a nuestras preguntas desde su departamento en Ciudad de México.

—La película está preparada desde 2019, pero sólo se estrena ahora debido a la pandemia. ¿El hecho de que sea un documental ha retrasado aún más el estreno?

—No, es sólo para la pandemia. Hemos empezado a ser invitados a diferentes festivales internacionales como el Ficunam en marzo de 2020 o el festival Ambulante 2020 que inauguramos. Todo estaba ya preparado para el estreno en cines. Como teníamos el acuerdo de las grandes cadenas comerciales como Cinépolis y Cinemex, tuvimos que esperar estos dos años de pandemia. Es cierto que no todos los días estos canales se ponen de acuerdo, en un país como México, para emitir un documental, así que decidimos esperar. Fijamos esta fecha del 20 de enero de 2022 sin saber que habría una nueva ola que nos rompería los pies (risas). Después, también nos dijimos que después de este año, era un poco tarde.

—¿Cómo surgió la idea de hacer esta película y cómo se ganó la confianza de Carmen y su equipo?

—Desde pequeña escuchaba la voz de Carmen. Tengo recuerdos de despertarme en la sala, mi padre ya había encendido la radio con esa voz ya muy presente. Es un hábito que mantuve cuando salí de México para estudiar en el extranjero. En marzo de 2015 también fue un momento especial porque el PRI había vuelto al poder con el carácter especial del presidente Enrique Peña Nieto. Fue una época en la que las desapariciones empezaron a ser evidentes, particularmente las de los 43 estudiantes de Ayotzinapa unos meses antes. También se asesinaba a periodistas y activistas, por lo que era una enorme ola de violencia que afectaba al país.

Estaba preocupada, intentaba estar al día con la realidad del país. Cuando se está lejos (Juliana vivía en Suiza), todo se magnifica con la nostalgia de un país que amo. Así que este silencio [de Carmen] provocó de golpe una enorme rabia. Eran mis propios derechos como radioescucha los que estaban siendo violados. Así que decidí actuar porque de lo contrario podría convertirme en cómplice de este silencio que se estaba imponiendo a Carmen y a su equipo.

El comienzo no fue fácil. No sabían quién era yo y había cierta desconfianza por poner una cámara que podía grabar conversaciones que se suponían confidenciales. Sobre todo porque el equipo estaba en pleno ataque y tenía que elaborar estrategias con abogados para los muchos casos judiciales. Pero poco a poco, con mucha insistencia, respeto y transparencia, las puertas se abrieron y logramos crear una hermosa relación de confianza y hasta de amistad en la actualidad.

—¿Por qué cree que Carmen aceptó el proyecto?

—Había una sensación de urgencia, de volver a la radio, de seguir haciendo el trabajo. Tuvo desde el primer momento la idea de luchar y no dejarse callar. Así que creo que todo lo que contribuyera a llevar esta historia al debate público era algo interesante. Y la promesa que me hizo ser una producción suiza fue que podría llevar esta lucha al público internacional. Y eso es algo que conseguimos hacer.

—¿Cómo se establecieron los límites entre ustedes sobre qué decir y qué no decir? Especialmente sobre su vida privada.

—Decidí desde el principio que era un entendimiento que tenía que hacer para acceder a Carmen. Habría sido ingenuo por mi parte pensar que de repente decidiría cruzar la frontera entre su vida privada y pública que había establecido durante muchos años por razones personales y de seguridad. Además, no me interesaba. Quería contar la historia de este grupo de periodistas en su batalla profesional. Mis productores suizos me presionaron para saber más sobre quién era esta mujer. Pero en la película se ve su relación con su equipo, su sentido del humor, cómo conduce su propio coche en una ciudad como ésta con los peligros que ello conlleva. Para mí, tenía que acabar ahí. No me interesaba y nunca entendería por qué la gente preguntaba con quién se acostaba Carmen. No es mi problema y no es el suyo. Me pregunto si Carmen habría sido un hombre si le hubieran hecho la misma pregunta…

—Usted utiliza gran parte del documental para mostrar la vida de la redacción y de sus periodistas. ¿Qué quería destacar?

—Es cierto que la decisión de presentar también a los colaboradores de Carmen fue algo muy importante porque no tienen la visibilidad y la popularidad de un personaje como Carmen. Por eso son quizás más vulnerables a los ataques que reciben. Quería mostrar que esta historia de censura no era caprichosa porque era representativa de todo un sistema establecido. La decisión de comenzar la película con el asesinato de Javier Valdez no es baladí. La lucha de Carmen forma parte de esta realidad. Por lo tanto, era necesario hablar de todo un contexto general, aunque fuera esta historia personal la que me conmovió y me llevó a hacer la película.—- Es cierto que la decisión de presentar también a los colaboradores de Carmen fue algo muy importante porque no tienen la visibilidad y la popularidad de un personaje como Carmen. Por eso son quizás más vulnerables a los ataques que reciben. Quería mostrar que esta historia de censura no era caprichosa porque era representativa de todo un sistema establecido. La decisión de comenzar la película con el asesinato de Javier Valdez no es baladí. La lucha de Carmen forma parte de esta realidad. Por lo tanto, era necesario hablar de todo un contexto general, aunque fuera esta historia personal la que me conmovió y me llevó a hacer la película.

—¿Tenía usted el guión escrito cuando comenzó esta aventura o fue un acto de activismo impulsado por el momento?

—Desgraciadamente, estaba escrito (risas). Lo digo así porque es doloroso escribir documentales cuando estás completamente atrapada por el momento y sólo quieres coger la cámara y lograr. Pero es imposible financiarse sin un expediente. Tuve mucho cuidado de que este documento se escribiera en francés y alemán y no en español porque había mucha información confidencial en él y quería evitar que cayera en manos equivocadas.

Carmen Aristegui, periodista. Foto: Duilio Rodríguez

—Usted siguió a Carmen Aristegui durante cuatro años, en los que se produjeron muchos acontecimientos judiciales, políticos y periodísticos. ¿Cómo seleccionó las secuencias para la película entre las miles de horas de metraje que tenía?

—El cine documental es un trabajo muy complicado porque es una evolución permanente de las hipótesis iniciales en función de la realidad que nos muestra otro camino. Como fue un trabajo de muchos años, a mitad de camino reescribimos un guión que se parece bastante a lo que podemos ver en la película final. Es decir, una estructura basada en un “ataque” periodístico y un “contraataque” de represalia. Una vez establecida esta estructura narrativa, fue más fácil saber qué había que hacer para concluir la película. También decidimos que llegaríamos a las elecciones de 2018 cuando el “gran malo” de esta historia dejara el cargo. Fueron meses de edición con la editora suizo Yaël Bitton. Yo era los ojos del espectador mexicano que conoce la historia de Carmen y ella era los ojos del espectador extranjero que no tiene ni idea de lo que está pasando. En este cruce de miradas construimos la película.

—¿Hay algún acontecimiento en particular que le haya llamado la atención? ¿Qué le impactó más?

—Hay un momento en el que la gente entra en las oficinas de Aristegui Noticias. Me sorprendió mucho ver lo cómodos que estaban sabiendo que estaban siendo filmados por las cámaras de seguridad. Mostraron sus rostros sin miedo. Me llamó la atención el físico de los que parecían ser policías o militares. Se mostró cómo el tejido sociopolítico está completamente podrido con las relaciones entre el crimen organizado, los delincuentes, los narcotraficantes y el gobierno. Fue muy llamativo ver este gran problema en México durante años. El asesinato de Javier Valdez también fue un gran acontecimiento porque fue una forma de sentir que el peligro se acercaba a Carmen. Porque se podría creer que fue la visibilidad y la popularidad lo que la protegió. Pero el asesinato de Javier, que era conocido y reconocido en el extranjero, demostró que no importaba. Esos dos momentos me permitieron ver de cerca los peligros de ser periodista en México.

—¿Sintió alguna presión durante la creación de esta película que le disuadiera de acercarse a Carmen Aristegui?

—Desde el principio, abordé el proyecto sin ser ingenuo en cuanto a las implicaciones de seguridad. La segunda vez que filmamos a Carmen fue en Washington, donde había ido a denunciar al Estado mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Era la primera vez que nos veían en público con ella y sentí las miradas sobre nosotros. Después de esta sesión, las personas que trabajan para Artículo 19 (un grupo que realiza una importante labor de protección de periodistas y activistas en territorios como México) me aconsejaron que hiciera un curso sobre el protocolo de seguridad en caso de problemas. Volvimos a Ciudad de México y la puerta de mi piso mostraba signos de que alguien había intentado entrar. No puedo asegurar que esté relacionado con mi trabajo, pero me hizo hacer el curso con mi equipo y el de Carmen.

A continuación, ponemos en marcha este protocolo de seguridad. Cambiábamos el conductor de la furgoneta de producción cada quince días para que ninguna persona tuviera demasiada información en la cabeza. Y es impresionante porque todos los conductores me dijeron que les seguían furgonetas sin matrícula. Aunque afortunadamente eso fue el final, me mostró lo que se necesita para acercarse a alguien como Carmen.

—¿El estreno de la película en los cines ha devuelto estas presiones?

—No de la manera que se hubiera imaginado antes de la pandemia. Había personas en el poder que no se muestran de la mejor manera en la película. Por lo que tenía temores en 2019 que hoy ya no son la realidad. Por otro lado, se pueden leer mensajes virulentos en las redes sociales, pero no siempre se sabe de dónde vienen, quién está realmente detrás de ciertos mensajes y si están pagados o no. Se centran en atacar el carácter de Carmen, y por tanto colateralmente en mi intención.

—La situación actual de los periodistas sigue siendo peligrosa y sujeta a la violencia. ¿Se arrepiente de haber detenido la película en las elecciones presidenciales de 2018, cuando el «gran malo» de la historia deja el poder?

—Siempre quieres continuar y es muy difícil parar una película. Suponía que iban a surgir cosas muy interesantes del triunfo de alguien como AMLO, con su proyecto político y la enorme aprobación que tenía en el momento de la elección y que sigue teniendo. Sabía que había material para hacer otra historia, pero para ésta, tuve que parar. Era muy difícil en ese momento evaluar el mandato de AMLO, que recién comenzaba. No hay que ser un científico de cohetes para pensar que seis años es muy poco tiempo para cambiar los problemas de un país como ese. Pero no quería adelantarme a sacar conclusiones al principio de un mandato. Así que dije lo que podía soportar hoy y eso fue el final.

—¿Qué se siente al hacer una película sobre un personaje público?

—Es una gran responsabilidad. No en la construcción de la historia, sino porque sabía que la película se vería de todos modos. Carmen es tan conocida que, aunque la película no tuviera éxito, se iba a ver. Y en ese sentido, podría ser el final de mi carrera (risas). No puedes cometer errores cuando tienes un personaje con nueve millones de seguidores en Facebook. Fue una gran presión, pero también una gran motivación e inspiración.

—¿Cómo construyó e introdujo la voz en off de la película?

—Quería utilizar esta herramienta desde el principio. Me gusta escribir y sabía que era la base de mi pretensión de poder hacer un ensayo cinematográfico, para arrojar luz sobre ciertas cosas para mis compatriotas pero también para llegar a un público extranjero que quizás no conocía la realidad mexicana. La voz en off me permitiría contextualizar la historia de Carmen y su equipo, especialmente con los primeros diez minutos de la introducción, que resumen los últimos años de la política mexicana.

Me inspiré mucho en un libro (Vestigios, 2013) del poeta mexicano Javier Sicilia. Escribió este libro cuando sufrió una historia dramática y atroz (perdió a su hijo adolescente, asesinado en un secuestro). Empecé a leerlo pero no pude terminarlo porque el tono era muy duro. Pero esas primeras páginas me pusieron en ese tono de dolor que yo sentía, con todo y eso, por supuesto, desde mi propia condición de mexicano con respecto a todos estos crímenes que está viviendo México en los últimos años.

También me inspiré en Octavio Paz y en ese deseo de intentar describir lo mexicano. Cuestiono, a través de una escena de Pascua, el hecho de que somos un país católico y que creemos en el perdón. Y que si tratamos de entender por qué hemos venido aquí, es porque creemos que a pesar de nuestros crímenes, podemos ir a confesarnos, tener el perdón e ir al cielo. Por último, libros como 1984 de George Orwell también me inspiraron. Habla de esta vigilancia estatal de forma brillante y vanguardista para su época. Estaba releyendo su libro y pensando que esto es exactamente lo que está ocurriendo ahora.

—Usted habla del trabajo de la memoria en su documental. ¿Considera su trabajo como el de un historiador?

—No me atrevería a compararme con el trabajo de un historiador. Me gustaría mucho ser eso en lugar de cineasta (risas). Pero en algún lugar, sí creo que hay un enorme deber de memoria para el cine en general y el documental en particular. Me considero un cineasta comprometido y creo que hay que producir este tipo de objetos para que estén presentes para las generaciones siguientes. Me encantaría imaginar que podremos volver a ver esta película dentro de unos años y que no habrá envejecido porque su carga emocional sigue siendo actual. Las historias de resistencia son universales y me imagino que ésta podría volver a verse en el futuro con esta perspectiva.

—Han pasado más de diez años desde que abandonó México y, sin embargo, sus dos películas cuentan historias del país. ¿Por qué tiene esta inspiración mexicana?

—Viví en México durante treinta años, que es bastante tiempo. Y hay algo que ocurre cuando se sale del país : la distancia geográfica provoca la paradoja de tener un efecto lupa. Echo de menos mi país, mi país me duele. Mi familia y mis amigos están aquí, hay una gran parte de mi vida que se queda aquí. Y también vengo, a través de la escuela de cine de Cuba y de mi máster en la Escuela de Arte y Diseño de Ginebra, de una tradición de cineastas que hablan desde las entrañas. Cuando busco inspiración para mis películas, miro dentro de mí. Y lo que me duele es este México tan complejo, casi estratificado en castas, que tiene tantas consecuencias desde sus orígenes en la época colonial. Son estas relaciones las que me inspiran y las que se pueden ver en mis películas.

—Has elegido la canción de Lila Downs, «Humito de Copal», como créditos finales. ¿Por qué lo ha elegido?

—Es un muy buen amigo que sabía que yo estaba filmando un documental sobre Carmen Aristegui y que trabajaba en ese momento en la compañía discográfica de Lila Downs. Me escribió y me dijo : « Está esta música, está el trabajo de Lila Downs. ¿Podemos imaginarnos poner esto en la película? » No podía imaginarlo en las historias porque ya había música compuesta y no suelo poner música en mis películas. Pero estaba llegando al final del proceso y me dije que sería ideal poner esta canción en los créditos finales. Hablé con Lila Downs y muy amablemente nos ofreció esta canción.

—¿Tiene un nuevo proyecto o una nueva idea para una próxima película?

—Estoy dando los primeros pasos de un nuevo proyecto en torno a la complejidad de la sociedad mexicana, sus relaciones de poder, su verticalidad y el universo femenino. Siento una gran responsabilidad como mujer al apuntar con mi cámara a personas de mi género. Sin decir más por superstición, estos son los ingredientes de la cocina de mi próxima película.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: