Haitianos en Ciudad Juárez, una comunidad de migrantes en la incertidumbre

Haitianos en Ciudad Juárez, una comunidad de migrantes en la incertidumbre

Las solicitudes de ayuda de migrantes provenientes de Haití que llegan a Ciudad Juárez van en aumento ante organizaciones civiles; la mayoría de ellos subsiste en condiciones de precariedad extrema, sin empleo y dificultad para comunicarse por el idioma

POR VERÓNICA MARTÍNEZ / FOTOGRAFÍAS: REY R. JAUREGUI / LA VERDAD

Ciudad Juárez- Jean transita cerca de la Avenida 16 de Septiembre en bicicleta en busca de cualquier tipo de trabajo que pueda realizar. El hombre migrante es proveniente de Haití y ha permanecido desempleado desde que llegó a la frontera en diciembre del año pasado.

En otras ocasiones buscó empleo en los mercados de la zona Centro, pero afirma que nadie lo quiere contratar ya que no habla español. Por trabajos de limpieza y almacenamiento apenas consigue que le paguen 200 pesos.

Con el poco dinero que ha conseguido, renta una habitación en condiciones precarias para él y su familia.

“No vivimos bien porque nuestra casa no tiene agua caliente y no tenemos cama para dormir y nos cobran muy caro”, escribe Jean en haitiano, usando una aplicación en línea para traducir al español. Su idioma es una mezcla de francés y lenguas africanas.

Desde diciembre del 2021, la gran mayoría de las personas migrantes que buscan apoyo humanitario en la ciudad son provenientes de Haití y en los dos últimos meses han ido al alza, de acuerdo con datos del Ministerio de Movilidad Humana de la Diócesis de Ciudad Juárez y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Durante enero y febrero, la oficina de la OIM en Ciudad Juárez recibió unas 240 solicitudes de ayuda humanitaria de personas haitianas. A su vez, la oficina de Movilidad Humana, ubicada en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, ha atendido a más de 250 familias de Haití que viven en el Centro de la ciudad desde diciembre hasta finales de febrero.

Lo migrantes llegaron a esta frontera en búsqueda de cruzar a Estados Unidos, unos ya lo hicieron, otros aún permanecen aquí.

Datos de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza muestran que los encuentros de personas de Haití con autoridades de migración en El Paso han ido en aumento desde octubre del 2021, mes en el que solo se registraron dos personas de esta nacionalidad. En noviembre el número de encuentros subió a 152, en diciembre a 806 y para enero de este se registraron 857 encuentros.

CONSEGUIR EMPLEO Y ENCONTRAR VIVIENDA

Dernsta Eliassaint llegó a Ciudad Juárez junto con su marido hace dos meses y ahora vive en un edificio viejo, ubicado en la calle Hermanos Escobar, junto con otras ocho familias. A pesar de haber tenido la oportunidad de trasladarse a un albergue de migrantes, la mujer, quien ya consiguió empleo limpiando casas, prefiere permanecer en ese lugar y en un futuro rentar un lugar propio.

El edificio que cuenta con servicios básicos de agua y luz es una iglesia cristiana llamada La Plenitud y es encabezada por el pastor Arturo Ochoa. Ochoa menciona que no tiene intenciones de preservar el edificio como albergue permanente ya que la gran mayoría de las familias extranjeras se muda una vez que consiguen empleo.

Pero para muchos migrantes conseguir empleo es un reto, a pesar de haber pasado por el proceso para adquirir la debida documentación como permisos de estancia temporal o permanente.

“Busco trabajo y no me dan porque no hablo español. Tengo todos los documentos, pero no me dan trabajo”, dice Valmira Gomes de Oliveira, una migrante de Brasil, de 50 años.

En diciembre fue contratada temporalmente en una empresa de vigilancia para trabajo de limpieza. Gomes de Oliveira afirma que el trato inicial era de recibir un pago semanal de 2 mil pesos, pero al finalizar la quincena solo le pagaron mil por cada semana.

Con poco dinero, Gomes de Oliveira solo ha podido pagar una habitación de no más de siete metros cuadrados con apenas espacio para un colchón matrimonial y una mesa. La habitación permanece en obra gris aún sin acabados, revestimientos ni loseta en el piso.

La renta por la habitación sin ventanas ubicada en la zona centro es de mil pesos al mes, pero ya después de dos meses sin empleo Gomes de Oliveira no sabe qué hacer.

Los migrantes enfrentan el desempleo en Ciudad Juárez, pero además esta población es especialmente vulnerable a abusos por parte de comerciantes que los explotan laboralmente y arrendatarios que cobran rentas muy altas por habitaciones en condiciones precarias y edificios deteriorados, comenta Cristina Coronado coordinadora del Ministerio para Migrantes de la Sociedad Misionera de San Columbano.

Por esta razón la organización ha dado ayuda humanitaria que consiste en entregar despensas, ropa y cobijas, dar asesoría legal y migratoria, apoyo económico con el pago de rentas, canalización a servicios médicos y educativos y orientación en trámites de documentación.

La Dirección de Derechos Humanos inició un programa para vincular a personas en movilidad con oportunidades de empleo. En el mes de enero se asesoró a 116 personas de las cuales la mayoría provenía de Haití.

Del Río es una de las empresas que han dado empleo a personas en movilidad y están prontas a sumarse dos empresas de la industria maquiladora, dice Santiago González Reyes director de la dependencia municipal.

“Durante el mes de febrero hemos estamos avanzando bien e incluso los números subieron. Lo que nosotros estamos haciendo es vincular a las personas migrantes con empresas”, afirma González Reyes. “Pero este programa ni debería existir ya que estas personas legalmente pueden trabajar aquí”.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: