Luz verde al Acueducto Yaqui

Luz verde al Acueducto Yaqui

Las autoridades tradicionales de la Nación Yaqui ratificaron la decisión de construir un acueducto para abastecer de agua potable a sus comunidades. Luego de dos días de trabajo, también aprobaron la Manifestación de Impacto Ambiental y la constitución de un órgano autónomo para la administración del proyecto, que comenzará en abril

Texto: Reyna Haydee Ramírez y Daniela Pastrana en Pie de Página

Fotos: Daniela Pastrana

VÍCAM PUEBLO, SONORA.- “Un tinaco de 200 litros en un segundo se llena, es así ¿no?”, cuestionó Crisóforo Valenzuela Ahumada, secretario del pueblo de Ráhum, al representante de la Comisión Nacional del Agua.

Esa forma sencilla encontró Crisóforo para despejar dudas y poder explicarle a la tropa Yaqui que ahora sí tendrán suficiente agua potable para los ocho pueblos, a más tardar en dos años, tiempo que tardará la construcción del Acueducto Yaqui, que correrá desde la presa El Oviáhic en Cajeme hasta Las Guásimas en Guaymas.

Este fin de semana, en Vícam Pueblo, se realizó la consulta indígena con el fin de que los yaquis ratificaran el acuerdo sexto del Plan de Justicia que el pasado 28 de septiembre de 2021 firmaron con el presidente Andrés Manuel López Obrador. En dos días, las autoridades tradicionales de la Nación Yaqui aprobaron la construcción del acueducto, autorizaron la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y el cambio de uso de suelo, para que la obra empiece en abril próximo.

Integrantes de la tropa esperan el inicio de la consulta en la Guardia Tradicional de Vicam Pueblo. Foto: Daniela Pastrana

La obra

El Acueducto Yaqui es parte del Plan de Justicia y es la obra elegida por la Nación Yaqui para garantizar el abasto de agua potable para 34 mil pobladores de 50 comunidades que están en el territorio de ocho pueblos.

Durante las mesas de trabajo, los yaquis rechazaron otra dos opciones presentadas por Conagua: un sistema mixto con canal de riesgo, 5 pozos profundos y una potabilizadora, o la construcción de pozos en 18 localidades y redes secundarias.

El Acueducto tendrá una longitud de 150 kilómetros y pasará por territorio Yaqui en los municipios de Cajeme, San Ignacio Río Muerto, Bácum, Empalme y Guaymas.

Los 200 litros por segundo es lo que se extraerá de la presa El Oviachic, pero en total Conagua reservara para ellos 9 millones de metros cúbicos.

Se harán otras obras complementarias como una potabilizadora y principalmente se construirá o reparará la red de distribución en las 50 comunidades Yaqui que serán beneficiadas en los ocho pueblos, desde Loma de Guamúchil hasta Belem, pasando por Bácum, Tórim, Vícam, Pótam, Ráhum y Huirivis.

Este será el tercer acueducto dependiente de la cuenca del río Yaqui. El primero fue el Yaqui-Guaymas, que abastece a los habitantes de los municipios de Empalme y Guaymas, y el segundo fue el Acueducto Independencia, impulsado por el exgobernador Guillermo Padrés para llevar el agua del sur al norte de Hermosillo, y que se construyó a pesar de la oposición de los pueblos yaquis.

 

El diagnóstico

El acuerdo del 28 de septiembre del 2021, que se firmó entre el gobierno Yaqui y el presidente López Obrador establece:

“SEXTO.- Para resolver el problema de agua de uso doméstico, se acuerda construir el ‘Acueducto Yaqui’ con su respectiva planta potabilizadora de agua, que conduzca agua de la Presa ‘Álvaro Obregón’, ‘El Oviachic’, hasta la comunidad de Las Guásimas (…)
Que provea de agua potable suficiente y de calidad a las 8 comunidades tradicionales y las localidades que conforman el Pueblo Yaqui; con una longitud aproximada de 158 kilómetros y un volumen de 9 millones de metros cúbicos”.

Se destaca que el Pueblo Yaqui será el titular del derecho al agua potable y también serán los administradores, para ello se creará el Organismo Comunitario de Administración del Agua.

De acuerdo con el diagnóstico realizado por Conagua, el servicio actual de los pueblos yaquis no es de calidad, escasea, no hay presión ni infraestructura o está en malas condiciones.

En la mayoría de los casos contiene plomo, arsénico, manganeso, sodio y coliformes fecales (entre otros) en concentraciones mayores a los límites máximos permisibles de la NOM-127-SSA1-1994 Salud ambiental, agua para uso y consumo humano”, precisa Conagua.

El agua que beben los yaquis tiene una cantidad de arsénico que es hasta 2.7 veces arriba de la Norma Oficial, lo que puede ocasionarles cáncer de vejiga, pulmón, riñón, hepático, hiperpigmentación, hipopigmentación e hiperqueratosis, así como daños al sistema cardiovascular, alteraciones renales y hepáticas. En cuanto al plomo, las cantidades encontradas las comunidades son hasta 7.6 veces arriba de la norma permitida.

Hay pueblos como Ráhum, Huirivis y Belem, donde padecen más la escasez y requieren de abasto con pipas o compra de garrafones.

Los impactos

La solución elegida por los yaquis es la más costosa. Requiere una inversión de más 2 mil millones de pesos y un costo de operación anual de 7.5 millones de pesos. Implica además, el desmonte en áreas forestales afectadas por el trazo del Acueducto en los pueblos de Cocorit-Loma de Guamúchil, Loma de Bácum y Pótam.

Las autoridades tradicionales aceptaron las modificaciones al uso de suelo y la Manifestación de Impacto Ambiental presentada por Semarnat, que incluye una serie de acciones preventivas y medidas de mitigación:

– Reconformación del suelo.
– Riegos para evitar dispersión de polvos.
– Taller de mantenimiento (preventivo y correctivo).
– Disponer de sanitarios portátiles.
– Programa Integral de Residuos.
– Programa de Educación Ambiental.
– Programa de Rescate de Flora y Fauna.
– Reforestación.
– Programa de Vigilancia Ambiental.
– Dotar de agua potable a los trabajadores.
– Campaña sanitaria y de higiene.
– Campaña de seguridad y colocación de señalamientos preventivos y restrictivos

La certeza jurídica

La consulta fue el trámite final «para dar certeza jurídica a la decisión que tomó la Nación Yaqui en las 30 mesas de trabajo sobre el tema de agua que se hicieron para la elaboración del Plan de Justicia», explicó Iván Ramos, Director de Participación y Consulta Indígena del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.(INPI). En la sesión informativa, participaron funcionario de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tuvo como garante a la Secretaría de Gobernación y como observadora a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En esta ocasión no estuvo presente el gobernador de Tórim, por ser el pueblo que este domingo tenía encargo de la celebración de la Cuaresma.

En la misma consulta se planteó que están pendientes de resolver las diferencias que prevalecen en el pueblo de Bácum por la dualidad de sus autoridades, pero se pidió la mediación oficial para que toda la comunidad se beneficie con el abasto de agua y el Plan de Justicia.

Gobernadores yaquis, en la Guardia Tradicional de Vícam Pueblo. Foto: Daniela Pastrana
Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: