Eurodiputada visita Chiapas, preocupa a su continente derechos humanos, periodistas y desapariciones

Diana Riba i Giner, diputada española. Foto: Ángeles Mariscal

Derechos humanos, uno de los puntos sobre la mesa en las conversaciones comerciales entre la Unión Europea y México.

Previo a las reuniones formales que la delegación de 14 eurodiputados tuvieron con parlamentarios de México entre el 3 y 5 de noviembre pasado, para evaluar la relación bilateral y comercial entre ambas regiones, algunos de los miembros de la delegación hicieron visitas regionales en el territorio mexicano.

Su objetivo fue conocer en terreno la situación de México, y particularmente en los estados del sureste, donde se concentran recursos que están en las negociaciones comerciales de este país. Diana Riba i Giner, diputada española del grupo  Los Verdes, estuvo en Chiapas.

La eurodiputada habló con organizaciones defensoras de derechos humanos, y visitó en prisión a presos injustamente detenidos y a indígenas encarcelados, particularmente a Manuel Sántiz Cruz, de origen tseltal y presidente del Comité de Derechos Humanos San Juan Evangelista.

Sántiz promueven acciones de defensa del territorio en contra de la construcción del tramo carretero San Cristóbal de Las Casas – Palenque, y junto con otros 4 pobladores, fue detenido y acusados del delito de homicidio con el proósito de criminalizarlo, según documentó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

Entrevistada durante su visita a Chiapas, Diana Riba i Giner dijo que los acuerdos comerciales vigentes desde 2018 entre la Unión Europea (UE) y México, compromete a ambas partes a cooperar en cuestiones como el cambio climático, la lucha contra la pobreza y los derechos humanos.

En este sentido, un tema que se puso sobre la mesa como precupación, fue el de la persecución a defensores de derechos humanos, el de los desaparecidos, y los asesinatos a periodistas.

“En el último año en Chiapas ha crecido la inseguridad y la violencia, esto afecta a la situación de los defensores en derechos humanos (…) nos preocupa mucho porque cada vez vemos que se está haciendo más pequeño este espacio del mundo de libertad y democracia”, dijo.

Refirió que en regiones que poseen grandes riquezas de recursos naturales hay defensores del territorio como Manuel Sántiz Cruz, a quien su propia comunidad lo nombró representante de los derechos humanos, y ahora está encarcelado.

“Hay un un desdén en no querer ver al campesino como un defensor de derechos humanos. El defensor casi siempre es una figura así como que más institucional, más organizativa, más estructurada, cuando en los hechos es un simple campesino el defensor de derechos humanos en su propia comunidad”.

También, dijo, está en Chiapas el caso de promotores de paz criminalizados, como el sacerdote Marcelo Pérez Pérez, a quien un grupo de personas busca involucrar en la desaparición de pobladores del municipio de Pantelhó, donde el sacerdote acudió como mediador de paz en el momento más álgido del enfrentamiento armado entre un grupo de autodefensas y otro acusado de pertenecer al crimen organizado.

Diana Riba i Giner dijo que también hay entre eurodiputados una preocupación muy grande por la situación de los periodistas de México, “y por esta cifra, bueno, no sé como llamarla, escandalosa, de 106 mil perosnas desaparecidas”.

“Yo creo que no podemos hacer acuerdos comerciales sin tener en cuenta que no se pueden vulnerar los derechos humanos (…) si podemos con el acuerdo global presionar para que se mejore esta situación, pues por qué no”, dijo.

La eurodiputada reslató que si bien Europa también tiene que mejorar en este aspecto del respeto a los derechos humanos, la posición de su grupo parlamentario es que todo acuerdo global comercial debe contener acuerdos que incluyan cláusulas de suspensión, “por ejemplo cuando hay vulneraciones de derechos humanos”.

“Yo no tengo ninguna receta hacia el gobierno mexicano, porque nosotros también tenemos muchos problemas en temas de derechos humanos en Europa, y por lo tanto lo que se trata es de de que los acuerdos que haya entre nosotros, pues sean lo más, en nuestra en nuestra perspectiva, que sirvan para para que los derechos humanos en México mejoren, como también esperamos que sea en nuestro en nuestro territorio”.

De acuerdo con cifras oficiales, los flujos de bienes y servicios entre la UE y México son de casi 60 mil millones de euros. En 2021 la UE se mantuvo como el segundo inversionista neto más grande en México, sólo después de Estados Unidos.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d