Lilia pide asilo a EU: ingresó a México como viaje de placer y terminó en la garita migratoria

Lilia pide asilo a EU: ingresó a México como viaje de placer y terminó en la garita migratoria.
Foto: Diana Manzo

*Esta nota fue realizada por Istmo Press, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


#Ixtepec (#Istmopress) – En una pequeña cama de uno de los cuartos del Albergue “Hermanos en el Camino”, Lilia Shirley Venegas de origen boliviano llora por los dolores de su pierna izquierda y narra como un viaje de placer que soñaba con realizar en México se ha convertido en un viaje de sufrimiento por la violación constante de sus derechos humanos por parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

Desesperada y sin saber que hacer, Lilia decidió contar su travesía en busca de ayuda; el 3 de diciembre llegó a México procedente de un vuelo internacional de Bolivia y se dirigió a Mexicali con unas amigas, al llegar a la terminal de autobuses sufrió un asalto donde le robaron sus pertenencias, entre ellas su pasaporte.

Al día siguiente, cuando intentaba retornar a la Ciudad de México para continuar con su viaje, es detenida por los agentes migratorios por no traer su documentación y fue llevada a la garita migratoria de Tabasco, donde estuvo retenida por una semana.

Lilia les insistió que necesitaba ayuda porque le habían quitado sus pertenencias, los agentes de migración no le creyeron a pesar de que mostró su vuelo de regreso, que sería el 9 de diciembre.

En la garita migratoria la tuvieron encerrada una semana y a pesar de que pedía que la comunicaran con su consulado de Bolivia en México, en todo momento no fue atendida.

En ese lugar conoció a una amiga que la llevó a Chiapas convenciéndola de que en Tapanatepec, Oaxaca le podían ayudar a tramitar un permiso migratorio.

“Ahí nos trataron muy mal, parece una cárcel, todos amontonados en un pequeño cuarto, sin importar si hay niñas, niños, mujeres, y hombres, yo siempre pedía que buscaran a mi consulado de Bolivia, les mostraba mi vuelo de regreso, yo no sabia ni donde era Tabasco y ni porque me habían llevado a ese lugar, todo esto ha sido muy triste, lleno de impotencia y frustración”, expresó.

Tras el paso de una semana, la soltaron. En la garita migratoria conoció a una mujer de origen nicaragüense quién le sugirió ir al estado de Chiapas porque ahí daban permisos y así poder llegar a la Ciudad de México y buscar ayuda, aceptó el reto.

Lilia no tenía dinero, los pocos pesos que su hija de 20 años le enviaba era con lo que podía seguir su camino. En Chiapas tomó varios camiones y llegó a Arriaga con destino a Tapanatepec, en donde supuestamente le darían su permiso, ella desconocía que el modulo migratorio ya se había levantado.

Cansada y con los pies llenos de ámpulas y moretones, pidió ayuda a un automovilista, y avanzó unos cuantos kilometros hasta que llegó a un sitio donde había motociclistas que cobraban 100 pesos para llegar a Tapanatepec, se montó en una con la esperanza de conseguir su permiso.

A medio camino, la motocicleta sufre una ponchadura en su llanta delantera y caen al piso, su pierna quedó entre el pavimento y la llanta, el motociclista se fue y la dejó desangrada.

Una camioneta con dos personas la auxilian y la llevan al Hospital de Tapanatepec, en donde le hicieron curaciones pero su pierna requería de operación, pero no había médicos ni medicamentos.

Pidió ayuda y la trajeron al Albergue Hermanos en el Camino de Ciudad Ixtepec, Oaxaca, en donde el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra le ha brindado el acompañamiento.

Han pasado dos semanas de su accidente y Lilia no ha podido ser intervenida quirúrgicamente, su pierna le duele todo el tiempo, está hinchada y lo que le han dicho en el Hospital Civil de Juchitán es que no hay médicos para operarla.

“Estoy desesperada, vivo con medicamentos todo el tiempo para calmar el dolor, me siento muy triste, desesperada, y lo único que pido es que me operen y pueda irme a Estados Unidos, ya no quiero volver a Bolivia, ahora que he conocido a cientos de migrantes, quiero experimentar este sueño americano, yo llegué a México en plan turístico, jamás imagine que viviría el horror de mi vida en este país”, enfatizó.

De la cama solo se mueve para bañarse, sus vecinos de cama, quienes también son migrantes le ayudan para la comida y pasarle agua y algunas frutas, su estado de salud es preocupante y requiere una operación urgente, porque teme perder su pierna.

****Nos tratan peor que a un animal ****

Mientras Lilia se limpia las lagrimas al narrar su historia de migrante, Arveis Daraio Torres Nieves de 29 años también cuenta la suya. De origen venezolano y guardia de seguridad en su país, este joven decidió migrar, pero no imaginó que en La Ventosa, Oaxaca, en el Istmo de Tehuantepec mientras caminaba en caravana fue arrollado por un automovilista que le dejó lastimada la pierna izquierda.

Con muletas y sin saber que hacer porque su propósito es llegar a los Estados Unidos, Arveis cuenta que ha sido tratado peor a un animal por los agentes migratorios y también por médicos que lo han atendido.

“Porque somos extranjeros se negaron a operarnos en el Hospital Civil de Juchitán, y no me refiero al traumatólogo, sino la anestesiólogo, que nos ha pospuesto en más de tres veces mi cirugía, y yo la requiero con urgencia para seguir mi camino, allá en Venezuela dejé a mis 8 hijos que dependen económicamente de mi”, contó.

Arveis está molesto y decepcionado de los funcionarios en Oaxaca, porque su única intención no es quedarse en México si no migrar y llegar a los Estados Unidos.

“Nos llaman extranjeros, y piensan que venimos a quitarles un espacio, y no es así, lo único que pedimos es ayuda, que nos dejen entrar a Estados Unidos, para trabajar, nosotros no somos gente mala, si no trabajadora, que por necesidad andamos acá”, dijo.

Tanto Lilia como Arveis pidieron al presidente Joe Biden ayuda y que no ponga candados para impedirles su ingreso a Estados Unidos, quienes lo único que buscan es trabajar y mejorar su vida.

*** Tabasco, la gran cárcel para migrantes

El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, director del Albergue Hermanos en el Camino lamentó que la garita migratoria de Tabasco se esté convirtiendo en un “corral”, una “cárcel”, un terror para los migrantes, debido a que en este lugar los tienen hacinados y prácticamente encarcelados.

El defensor de los derechos humanos de los migrantes refirió que la migración no se detiene y que en los últimos meses han llegado personas de diversas nacionalidades, especialmente africanos, y hasta asiáticos.

Solalinde Guerra dijo que la migración no se detendrá, y que es necesario atender el problema de raíz, mejorando las políticas publicas.

En el caso de ambos migrantes que se encuentran con la urgencia de una operación de sus piernas, dijo que es lamentable que la xenofobia y el racismo sigan vigentes hoy en días en las unidades de salud, que saquearon las anteriores administraciones.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: