Veteranos de lucha del agua vigilan la salida de Constellation de Mexicali

Veteranos de lucha del agua vigilan la salida de Constellation de Mexicali
Foto: Daliri Oropeza

*Esta nota fue realizada por Pie de Página, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


Pasaron tres meses del plazo de seis para la salida de la cervecera Constellation de Mexicali y no hay movimiento de la empresa, de acuerdo con activistas que se organizan para supervisar que la cervecera desmonte la planta. Urgen a Semarnat que se retire la cervecera en una reunión donde aseguran: “Ya llegamos al límite”

Texto y fotos: Daliri Oropeza Alvarez

MEXICALI, BAJA CALIFORNIA.- Desde este rancho, no parece que hay una planta cervecera a un costado. Se siente el viento que llega con el desértico calor del inicio del verano. Se sabe que la sociedad civil cachanilla mantiene cerrada la Constellation Brands. Un grupo de personas mayores lidera la vigilancia de su desmantelamiento.

Sentados en la mesa del épico Rancho Mena, donde se llevó a cabo la Batalla Campal de Mexicali Resiste en aquel enero del 2018, el grupo de personas mayores hace un ejercicio de memoria. Cada quien cuenta las historias que les han marcado como defensores del agua en estos 7 años. Cada que llega el viento, suenan cientos de carillones colgantes.

El relato más reciente: quienes integran este grupo han vigilado en el campo la salida de la Constellation después de la orden presidencial de la consulta y un año después el gobierno federal creó la Comisión especial para la salida de trasnacional Constellation Brands. Le dieron dos años, y en marzo, una extensión del tiempo por seis meses, de los cuales ya corrieron 3 y los tanques siguen ahí.

Cuentan que después de la consulta tuvieron que detener los camiones de trabajadores que aún entraban en la planta. Luego se disfrazaban de la empresa de vigilancia para entrar, pero los activistas de este grupo  los cacharon y detuvieron de nuevo. Así frenaron de tajo las actividades. Ahora hacen vigilancia todos los días en el perímetro de la cervecera.

Con estas actividades que surgieron de manera espontánea, por parte integrantes de distintos colectivos preocupados, la agrupación recibió el nombre de “7×24” (siete por veinticuatro), haciendo alusión a la frase de trabajar 24×7 (veinticuatro horas por siete días), pues otros activistas los ven ‘aferrados’. A ellos les importa ver el desmantelamiento.

“Lo que hemos pedido es que le retiren los permisos del uso de del agua, de luz, tienen concesión agrícola y el agua que reciben está conectada a la ciudad, sale desde Mexicali. Tienen que cortarle la corriente porque tienen una subestación propia”, asegura Gerardo Durán, de barba larga y blanca.

Gerardo fue criado en el territorio donde ahora se encuentra la planta cervecera. Recuerda que antes en estas tierras se sembraban espárragos, alfalfa. Ahora, la empresa cerró los caminos propios del ejido, los que el pueblo caminaba. Eso afectó la dinámica comunitaria, asegura al realizar un recorrido por las instalaciones de la cervecera.

“Yo necesitaría, para estar segura que se fue Constellation, ya no volver a ver ni uno de los hilos que están montados ahí en la cervecería.

Son las cosas amarillas, los los tanques grandes que están pintados de blanco con amarillo. Donde quiera que pases, por la carretera los miras. Con que no hubiera ninguno, tienen que asegurarnos que no van a usar el agua. Nada más con eso”, describe Silvia, quien participa en el movimiento en defensa del agua que inició en 2017.

Para este grupo de personas de distintos colectivos, pero sobre todo, personas que habitan en las zonas aledañas a las planta cervecera, hay cinco puntos que se deben cumplir para concluir el desmantelamiento de la empresa . Jorge Benitez los resume:

Que le retiren a Constellation Brands los permisos de riego de uso agrícola. Que cambien el uso de suelo, porque es uso agrícola el vigente y no industrial. Que se le retire la línea de conducción que está conectada a la red hidráulica de la ciudad, una tubería de 24 pulgadas. Que quiten la subestación eléctrica y que quiten los hilos de tanques amarillos junto con los cuartos de cocción de malta.

Estos cinco puntos también los expresó Benitez frente a Miguel Cerón, encargado de la Comisión especial para la salida de trasnacional Constellation Brands, que se reunió el 14 de junio del 2023, a tres meses de la ampliación del plazo de salida de la cervecera.

La vigilancia y los resultados de la comisión

El grupo, conformado por personas adultas mayores en su mayoría, basan sus registros en la observación rutinaria y en las alertas que les dan los vecinos que viven en las zonas aledañas al perímetro de la Constellation Brands. Tienen un telescopio y pegan el teléfono para grabar fotos y videos. También tienen binoculares.

Los activistas tienen en sus registros que la empresa paró el desmantelamiento en julio del 2022, cuando dejaron de ver movimiento al interior. En la primera etapa del cierre de la empresa, ellos mismos impidieron que los trabajadores entraran. Vigilaron que solo ingresaran elementos de vigilancia y así cacharon a obreros que se disfrazaban para trabajar.

En este tiempo de la salida de Constellation, han documentado que previo a las reuniones de la comisión, llegan camiones y hay movimientos como si estuvieran recogiendo la basura. Sucedió ahora, un día antes de la reunión llegaron un camión de carga y un tractocamión a las instalaciones. Creen que eso no es suficiente para todo lo que se tiene que sacar.

Todo esto lo expresaron en la reunión de la Comisión especial para la salida de la trasnacional Constellation Brands, frente al encargado de la Unidad Coordinadora de Asuntos Internacionales de Semarnat, Miguel Ángel Cerón, quien preside la comisión. También estaba el representante del gobierno de Mexicali, Victor Hugo Delgado. El representante del gobierno de Baja California que suele asistir, Iván Duarte, dejó la silla vacía.

En la reunión, integrantes de organizaciones sociales expresaron su enojo por la nula actividad de desmantelamiento que han visto e incluso una integrante del colectivo Resistencias Unidas dijo que «ya llegamos al límite». Expresaron que a pesar de las diferencias entre modos de luchas por el agua entre colectivos, cuando se trataba de Constellation «todos nos unimos».

En las reuniones mensuales de la comisión, hay un representante de Constellation Brands de manera virtual quien inicia las reuniones, dice qué actividades hacen y se sale sin responder preguntas. Así fue en esta ocasión con alguien llamado Luis Julián. Los activistas reclamaron a la Semarnat por no obligar a la empresa a responder y quedarse a atenderlos. Luis Julián anunció atrasos.

Cerón pidió a los activistas, muchos de la tercera edad, que usen el mecanismo establecido para pasar las preguntas a la empresa, a través del correo electrónico. Un integrante de la Contraloría del Agua aseguró que ya han enviado preguntas y no han tenido respuestas.

Silvia Pérez transmitió en vivo la reunión de la comisión. Hubo un momento de tensión cuando Cerón le pidió a Silvia no grabar y los activistas argumentaron su derecho a informar. Y que si no podían transmitir, se saldrían de la apretada sala de reuniones.

Al final de la reunión Cerón se negó a dar entrevista, porque la instrucción que le dieron fue dar seguimiento a la Comisión, no politizar ni mediatizar el tema. La única declaración que quiso dar fue que “Se lleva a cabo un seguimiento mes a mes, desde el inicio y va a continuar”.

Constellation estática

Laura camina en el perímetro de la Constellation dos o tres veces por semana. Le ha tocado ver todas las modificaciones. Ahora camina y muestra cuáles son los lugares en donde ha habido represión contra el movimiento que lucha por el agua. Desde la entrada que los activistas conocen como “Los arbolitos”, expresa su malestar:

“Nosotros miramos y también nos cuenta la gente. Hay pruebas de eso, están haciéndose tontos. ¡Hasta cuándo va a salir!, ¿cuándo se va a retirar? ¿Va a buscar más plazos o qué? Qué va a pasar, nosotros lo que queremos es que ya se vaya, se desmantela y se largue. Por eso es nuestro enojo”, dice la señora Laura desde la puerta que los activistas utilizaron como embudo para vigilar el ingreso de trabajadores.

Semarnat tiene un informe de actividades realizadas “durante el Seguimiento a la Salida Ordenada de Constellation Brands de Mexicali, Baja California” que entregó en marzo del 2021. Después de que Pie de página publicó y preguntó en la conferencia de AMLO sobre el tema.

En este informe, Semarnat detalla las actividades que han realizado desde el gobierno y quiénes han participado en ellas. También da cuenta de las reuniones que han sostenido de la Comisión Especial.

En este documento detalla que Constellation Brands le ha entregado a Semarnat 12 reportes, gráficas o informes de actividades en los 2 años y tres meses que lleva de su salida, siendo la última entrega registrada en agosto del 2022. El informe detalla que movilizaron 578 elementos de la planta.

De acuerdo con este documento, la Semarnat cuenta cuatro visitas a la planta: una el 23 de septiembre del 2021 en donde dicen que entraron representantes de la dependencia, uno del gobierno estatal, uno de las organizaciones civiles y uno de la empresa. Otra el 21 de abril del 2022, con el ingeniero Guadalupe González. Una visita el 3 de mayo del 2022 con el ingeniero Cuauhtemoc Herrera. De ahí, se salta a la visita de este año 2023, el 23 de marzo.

Detalla que se han realizado 21 reuniones de la comisión especial (contando la constitutiva) y dos reuniones informativas con la sociedad civil en general. En los elementos que Semarnat tiene registrados como pendientes por “movilizar fuera de las instalaciones”, están 2 casas de cocimiento, 47 tanques de distintos diámetros monumentales, 8 torres de luz y no enuncian la subestación eléctrica que hizo la misma empresa.

En el reporte trimestral de Constellation Brands del 1 de mayo del 2023, la empresa asegura que está “cancelada la construcción del proyecto”. Reconocen el deterioro de lo que llevaban construido.

Asegura que ya compraron tierras en Veracruz y “continuamos trabajando con funcionarios del gobierno de México para buscar diversas formas de recuperación por los costos capitalizados y los gastos adicionales incurridos en relación con el proyecto cancelado de construcción de la cervecería Mexicali”.

El grupo de activistas, que oscila entre 30 y 50 personas itinerantes que vigilan la salida, comparte el sentir de que si no se desmantela puede regresar cuando quieran, o instalar algo peor.

Hay preocupación porque la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila ha expresado estar a favor de la cervecera. En suma, su gobierno hechó a andar el proyecto binacional de planta desalinizadora y la inquietud de los activistas es por el agua, ante el estrés hídrico de la región.

 

 

Laura siempre ha cuidado de la resistencia con comida. Con su compañero, Salvador Mena, van a las reuniones para la salida de Constellation, así como participan en la lucha por el agua desde sus inicios en 2016. En medio de un soleado y no tan caluroso inicio del verano, Laura se dirige al carbón que encendieron para cocinar.

Todo desde el épico Rancho Mena parece estático. El humo de la tradicional carne asada sube y el viento se encarga llevarlo para antojar a quienes platicamos en la mesa, entre la improvisada música de los carillones que bailan con el viento porque festejan las aventuras de quienes han luchado por el agua en Mexicali.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d