Azul Sicarú, la joven zapoteca que busca dignificar a las artesanas proponiendo «El Día Estatal de la bordadora y tejedora»

Azul Sicarú, la joven zapoteca que busca dignificar a las artesanas proponiendo «El Día Estatal de la bordadora y tejedora»
Foto: Diana Manzo

*Esta nota fue realizada por Istmo Press, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


#Juchitán (#Istmopress) – Cuando una porta un traje regional o un huipil, en muchas de las ocasiones no sabe quién lo bordó o tejió, simplemente lo usa y lo luce en las fiestas tradicionales, pero ¿quiénes son esas mujeres y aunque en menor cantidad, esos hombres que los elaboran?

Así nació el proyecto social “Manos Nube”, impulsado por Azul Sicarú, una joven estudiante de 16 años de edad y de origen zapoteca quién propuso una iniciativa ante la Cámara de Diputados local, para dignificar este oficio y reconocer el 21 de octubre como el“Día Estatal de la bordadora y tejedora”.

Azul propone el 21 de octubre porque es el mes en que la mayor parte de las artesanas que ha entrevistado celebran su cumpleaños, y de lograrse esta iniciativa, considera que las bordadoras y tejedoras tendrán mayor acceso a apoyos, los cuales no han recibido de forma oficial.

“Ellas necesitan ser visibles, reconocidas, muchas veces portamos un huipil o un traje y ni siquiera sabemos quién lo elaboró, por eso mi trabajo va más a la dignificación de ellas y ellos, porque aunque en lo mínimo, hay hombres bordadores”, contó.

Mientras espera que se apruebe su propuesta legislativa, la joven junto con sus abuelas Dalia y Teodora, su mamá Dora Alicia y su tía Isabel han visitado a más de 100 bordadoras y tejedoras de su natal Juchitán, y de otros municipios istmeños: Tehuantepec, Santa María Xadani, Unión Hidalgo y El Espinal.

Y aunque el proyecto está comenzando en el Istmo, Azul busca que sea un precedente a nivel estatal y que en un futuro llegue a los bordados mixes, mazatecos y de las 8 regiones de Oaxaca.

-Lo que quiero es dignificar este valioso arte.

En los recorridos y visitas, la joven Azul Sicarú dialoga con cada una de las bordadoras y tejedoras, y les aplica una encuesta, de las cuales obtuvo que del 100 por ciento de las entrevistadas, solo el 20 por ciento se dedican al bordado de aguja chica, y el resto lo hace con aguja de gancho.

También encontró que las mujeres tejedoras en su mayoría son adultas mayores, y son mínimas las artesanas menores de 25 años de edad, por lo que si no se sigue preservando, este arte corre el riesgo de desaparecer.

“Yo voy a bordar hasta que la vista me de”, es una de las frases que más recalcan las bordadoras y tejedoras, y la gran mayoría reconoce que la vista es la que se cansa, pues aunque tejen muchas horas al día, también lo hacen de noche.

Artritis, hipertensión y diabetes, también son otros males que padecen, y es que pasan entre 5 y 8 horas bordando, y muchas de ellas se lavan las manos, y otras por tantas horas de pasar sentadas evitan los ejercicios y caen en la obesidad, así como la diabetes e hipertensión.

“Ha sido muy sorprendente para mi conocer tantas historias, y al mismo tiempo tantas decepciones, a ellas, a estas mujeres nunca les ha tocado un solo apoyo, y ellas muchas veces ya no creen en los programas gubernamentales, porque las han engañado, les dicen que las apoyarán y no lo hacen. Lo que deseo es que esta iniciativa busque ser un apoyo y beneficio a modo de reconocimiento para ellas”, expresó.

Para Azul, el hecho de que no existan registros específicos que permitan medir el impacto del bordado y el tejido, es indignante, considerando la importancia de los oficios tradicionales.

Por ello, la estudiante cada que visita a una bordadora o tejedora toma fotografías, se toma el tiempo para escucharlas y atender sus necesidades.

Consciente de que no podrá darles mayores incentivos, Azul piensa en un tiempo cercano elaborar quizá un libro o una memoria con todas las historias y fotografías que sirva para visibilizarlas y reconocer este valioso trabajo que cada una hace por preservar su cultura, la zapoteca.

“Mi meta de julio a diciembre es entrevistar a más de 300 bordadoras y tejedoras, y así poder tener un censo que las visibilice y les reconozca su importante labor como guardianas de nuestra cultura”, concluyó.

Diana Manzo / Agencia de Noticias IstmoPress

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d