En solidaridad, mujeres echan a andar nuevo huerto en Ayuquila

Un grupo solidario de mujeres y hombres huerteros pusieron en marcha un nuevo espacio de las mujeres en Ayuquila. Foto: Rodolfo González

*Esta nota fue realizada por  Letra Fría, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


Hasta mediados de octubre del año pasado, el grupo de mujeres tenía un huerto en un terreno del municipio que tenían en comodato, pero la autoridad se los solicitó porque van a hacer la perforación de un pozo de agua.

El Grullo, Jalisco.- Con el tequio del pasado domingo 14 de enero, las mujeres de Ayuquila -con el apoyo de la comunidad de huerteros de la región- echaron a andar su nuevo huerto orgánico donde tienen el objetivo de retomar sus actividades de convivencia, enseñanza e intercambio de conocimientos.

Llegar al nuevo espacio, les hizo recordar a las 10 mujeres que sostienen el proyecto cuando a punto de pico y pala prepararon el anterior huerto orgánico, en un terreno que el gobierno municipal les otorgó en comodato.

Empezar de cero entre zacate y maleza

En esta primera intervención dejaron listas tres camas

Este nuevo lote estaba lleno de zacate y maleza, así que desde mediados de octubre y hasta finales de diciembre año pasado las mujeres se dedicaron a la limpieza del espacio -dependiendo de los tiempos que cada una tenía- y con esfuerzo y dedicación lograron avanzar.

Ante el reto que les implicó iniciar desde cero un nuevo huerto, entre la comunidad huertera surgió la iniciativa de realizar un tequio el pasado domingo 14 de enero.

“Gracias a ellos nos hemos recuperado, yo la verdad no tengo palabras para nuestros compañeros huerteros que desde muy lejos, desde Tuxpan, Guadalajara y aunque sabemos que es domingo de convivir con sus familias nos hicieron un gran favor al acudir a nuestro nuevo huerto para empezar de cero”.

En el tequio participaron alrededor de 20 personas adultas además de niñas, niños y perros “huerteros”.

En el nuevo huerto orgánico alcanzaron a hacer tres camas, pero más bien están en el proceso de composteo, poner tierra, primero van a terminar de incorporar todo, para ya después sembrar.

“Queremos sembrar algo a corto plazo unos o dos meses, cilantro, rábano, plantas medicinales”

Todos los productos del huerto, las mujeres de Ayuquila lo venden bien incluso en su propia comunidad porque es a precios accesibles y además las personas saben que es alimento sano, libre pesticidas, cien por ciento orgánico.

Retomar los inicios…

La idea es retomar los inicios, hacer talleres, cursos, intercambio de conocimientos con la y los compañeros, visitar otros huertos y también recibir organizaciones e instituciones educativas visitantes.

Para las mujeres en Ayuquila, el huerto se ha convertido no sólo en algo necesario sino también es un espacio que les vuelve la vida estar en contacto con la tierra y producir sus propias hortalizas.

“Lo que nos ha unido a todos los huerteros ha sido eso, el contacto humano, compartir todos los conocimientos que tengamos, socializar y sobretodo convivir, es lo más importante para nosotros”.

Un lugar que duró poco

Originalmente la administración municipal -de Mónica Marín Buenrostro del PAN- otorgó a las mujeres un comodato de este terreno por 20 años, aunque con la llegada de Movimiento Ciudadano, con Milton Cárdenas Osorio, les redujeron el tiempo a cinco años.

En junio próximo las mujeres cumplían los primeros cinco años del comodato.

Hasta mediados de octubre del año pasado, el grupo de mujeres tenía un huerto en un terreno del municipio que tenían en comodato, pero la autoridad se los solicitó porque van a hacer la perforación de un pozo de agua para la comunidad de Ayuquila y El Chacalote, que padecen de abasto.

Como era una obra de beneficio para la comunidad, las mujeres accedieron sin poner resistencia y empezaron a buscar otro espacio para albergar su huerto.

En poco tiempo encontraron un que les prestaron hasta que ellas quieran estar ahí, sólo había un problema, no tenía agua potable a disposición.

Luego del anuncio de que debían dejar el terreno, el municipio les dio tres días para desalojarlo, ellas pidieron más tiempo y les concedieron tres días más. No fue suficiente para salvar los cultivos y obtener la cosecha necesaria.

“Teníamos muchísimo, camote, Jamaica… nos dieron tres días para salirnos entonces perdimos muchas hortalizas, cuando las estábamos sacando nos dolía mucho”

En total tenían 13 camas sembradas, no todas estaban listas para cosechar, recuperaron todo lo que se pudo. Aunque no tienen cuantificadas las pérdidas -sí fue mucho- entre semilla, planta, material.

Además de la extensión de tiempo para dejar el terreno, las mujeres solicitaron al gobierno municipal apoyo para el traslado de herramientas, equipo, la composta y para que les habilitarán la instalación de agua potable en el nuevo terreno -que se logró activar hace apenas poco más de quince días- porque no tenían.

Algunas áreas de oportunidad del nuevo huerto

La participación de niñas y niños en los huertos orgánicos es algo gratificante

En este nuevo terreno hace muchos años pasaba un canal, que ya con la asesoría de los compañeros pensaron que van a utilizarlo para hacer un lago artificial para poner peces y plantas acuáticas.

Hay ciruelos y mangos y por ejemplo de la poda de este árbol pueden hacer uso de ese material para hacer las camas.

A partir de este primer encuentro en el tequio, el próximo jueves 25 de enero inician talleres, la invitación estará abierta para todas las personas con el interés de promover el consumo de alimentos sanos, además de acercar a las y los niños a la tierra para que aprendan a amarla y respetarla.

Somos 15 pero activas de manera constante son 10 y los últimos dos meses del año pasado lo dedicaron para la limpieza del terreno.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d