Nàrgíxte Tsigú Ikho Gón’ (La renovación y el caminar anual de la luna)

Nàrgíxte Tsigú Ikho Gón’ (La renovación y el caminar anual de la luna)
Texto y fotos: María Isaías Jerónimo Reyes/ Colectivo Xtajá

*Esta nota fue realizada por Pie de Página, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


Así celebran el tsigú nuxè (año nuevo) los pueblos mè’phàà de la Montaña de Guerrero, este es un recorrido fotográfico entre rezanderos, niños y mujeres que mantienen un contacto intimo con los elementos. Desde este sitio sagrado piden por sus familiares que migraron, defensa contra las mineras que los amenaza y agradecen a la bondadosa madre tierra

Texto y fotos: María Isaías Jerónimo Reyes/ Colectivo Xtajá

Mbro’on 

Na mbathóo

xkrúga raun mujíín

nìxmíi xtíñùn a’kùun,

aun numbaa.

A’kùun júba,be’go,mbatsuun

níno,akuaya,ñee,

nixmíi mbiyún ìjíìn

xàbò mè’phàà.

Xúu mbatsuun

nixná mikhá a’kuíin xuajen

endo ne´ne gùnwuan

aun mbro’on.

La noche 

Se abre

puerta de mujíín

tejió abrigo de a’kùun

ombligo del mundo.

A’kùun de montañas, rayo, fuego,

sueño, agua,

tejió nombre de sus hijos

gente mè’phàà.

El aliento del fuego

dió calor corazón del pueblo

cuando se congeló

ombligo de noche.

GUERRERO. – En las montañas del estado de Guerrero, se pintan las estrellas del cielo en la tierra,  las velas lloraron e iluminaron los sueños de los pueblos indígenas, una costumbre que año con año siguen prevaleciendo. El día 31 de diciembre del año 2023, subieron mujeres, hombres, jóvenes, niños, autoridades, mayordomos, hermandades y familias, para recibir el tsigú nuxè (año nuevo). Algunos desde la madrugada caminaron bajo las luces de las estrellas, animales para la ofrenda, flores, velas, copal y comida para convivir. Cayendo el amanecer y la luz del día los pueblos subieron con sus procesiones y bandas hasta llegar a sus espacios sagrados.

Para  los pueblos mè’phàà el tsigú nuxé, está relacionado con el camino del tiempo de gòn’ (luna), gòn’ (mes) y relacionado con Àkùun mbaa  (corazón del territorio) la deidad de la tierra, entre las comunidades indígenas el tiempo lo mide la luna con sus fases lunares ellos saben cuándo sembrar, cosechar, cortar árboles, construir sus casas, entre otras actividades.

En sus espacios sagrados, los señores principales o rezanderos de los pueblos, ellos ponen Ajngáa dxagùwua (Palabra de diálogo) ellos dialogan con sus dioses: Mbatsuun, Be’go, A’kunite, E’we, Iya Júba, Níno. Ellos piden por el bienestar de sus pueblos, por sus autoridades piden desde por sus comisariados, comisarios, delegados, presidente municipal, presidente de su país, y por los hijos de sus pueblos y los que trabajan lejos en el norte, por la reproducción de la vida, por los alimentos: la milpa, café, animales, árboles frutales, todos los seres que viven en sus territorios. Piden kiàwan (equilibrio) queman las velas, para leer cómo vendrá el tiempo, para que las deidades fortalezcan y equilibren el bienestar de todos. Realizan las ofrendas de animales como pollos, guajolotes, chivos y borregos para que coman las deidades y convivan con las personas presentes. Para que el maíz y café crezcan, que sus hijos terminen sus estudios, que no entren las mineras ni proyectos extractivistas en sus territorios, que sus gobiernos los escuchen y respeten sus derechos que como pueblos indígenas tienen.

Poco a poco, la noche va durmiendo y el día amanece, los señores principales terminaron de ofrendar y dialogar a las cinco de la mañana con sus deidades, tomaron sus caminos con su gente a sus pueblos, las lámparas iluminaron sus pasos, así se recibió el año nuevo en las montañas de Guerrero.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d