Amnistía Internacional y Frayba denuncian: detención arbitraria y criminalización de la protesta social en Chiapas. Caso maestra Adela

 

Mujeres de manifiestan para exigir la libertad de Adela Gómez, presa política de Chiapas. Foto: Cortesía Familia Gómez/Chiapas PARALELO

Mujeres de manifiestan para exigir la libertad de Adela Gómez, presa política de Chiapas. Foto: Cortesía Familia Gómez/Chiapas PARALELO

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Fryaba) documentó la detención arbitraria y criminalización de la protesta social en el caso de Adela Gómez Martínez,  y su esposo, Noé Hernández Caballero;  quienes fueron detenidos con violencia y encarcelados desde el 15 de agosto, por participar en manifestaciones para exigir proyectos de desarrollo para grupos campesinos.

Se les acusa de los delitos de extorsión y motín supuestamente cometidos durante una manifestación de protesta. Acción convocada por la Organización Nacional del Poder Popular (ONPP) en la que Adela y Noé militan, realizada el día 8 de agosto de 2013, en la autopista San Cristóbal de Las Casas – Tuxtla Gutiérrez, en el municipio de Chiapa de Corzo.

El día de su detención (15 de agosto de 2013) Adela y Noé tenían una reunión programada con el Secretario General de Gobierno Oscar Eduardo Ramírez Aguilar quien al último momento la canceló.

Según testimonio, el gobierno estatal a través del titular de la Secretaría del Campo, Julián Nazar Morales, como consigna por parte del gobierno del estado declaró que cualquiera que se manifieste para solicitar sus demandas o peticiones al gobierno de Chiapas, éste respondería negativamente y que cualquier acto de protesta sería contraproducente a sus demandas.

Amnistía Internacional (AI) por su parte, denunció que la vida de Adela Gómez corre peligro, debido a  que luego de su encarcelamiento en el penal El Amate de Cintalapa, estado de Chiapas,  no ha sido atendida de una grave enfermedad crónica que le afecta a los huesos y requiere tratamiento médico específico.

También tiene una quemadura de segundo grado en la mano izquierda, sufrida antes de su detención. Al parecer, no ha recibido atención médica suficiente para ninguna de las dos afecciones. Señala que existen evidencias de que su reclusión es una represalia por su activismo.

Durante la detención de Adela Gómez Martínez, Noé Hernández Caballero, también fueron aprehendidos los hijos de ambos, Tania y Pavel Marx Hernández Gómez. Ambos fueron puestos en libertad más tarde pero, según denunciaron los dos jóvenes, mientras permanecieron detenidos fueron golpeados, insultados y amenazados por los agentes de policía. Tania que una agente la había agredido sexualmente mientras estaba bajo custodia.

AI  ye l Frayba llaman las autoridades a garantizar que, mientras permanece recluida, Adela Gómez Martínez reciba la atención médica necesaria. Solicita una investigación exhaustiva, inmediata e imparcial sobre la detención, el 15 de agosto, de Adela Gómez Martínez, Noé Hernández Caballero, Tania Itzel Rincón Gómez y Pavel Marx Hernández Gómez, y sobre las denuncias de malos tratos y amenazas infligidos durante su reclusión. Exigen al gobierno del estado de Chiapas la liberación inmediata de los dos activistas.

Por su parte, Mujeres de la Onpp Chiapas, de manifestaron afuera del penal de Cintalapa y en sus comunidades, para exigir la liberación de los dos detenidos

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.