El dren pluvial del sur-oriente de Tuxtla, otro fraude sabinista de 138mdp

El fraude del sexenio sabinista, un dren pluvial millonario que no funciona. Foto: Chiapas PARALELO

El fraude del sexenio sabinista, un dren pluvial millonario que no funciona. Foto: Chiapas PARALELO

A principios de 2008, el entonces gobernador de la entidad, Juan Sabines, dio el banderazo de salida a una de las obras hidráulicas de mayor calado en su gestión.

Se trató de un dren pluvial financiado con recursos federales –138 millones de pesos– que supuestamente beneficiaría a los habitantes de la zona oriente de esta capital. En la planeación de la obra participaron los siguientes servidores públicos: el entonces director de Obra Pública municipal, Joaquín Ruiz Infante; el exgerente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Raúl Saavedra Horita; el exdirector de Infraestructura Hidráulica, René León Farrera; el jefe de departamento de construcción, Rocemberg Pérez Jiménez, y el coordinador del programa “Apazu”, Alejandro Commesse Moreno.

En aquel tiempo, Sabines dijo que se trataba de una obra pionera que, con excepción de la ciudad Monterrey, no se había construido en ninguna otra entidad del país.

El lugar donde debería correr el agua está sellado, como lo muestra José Antonio Zuarth Foto: Chiapas PARALELO

El lugar donde debería correr el agua está sellado, como lo muestra José Antonio Zuarth Foto: Chiapas PARALELO

Con el fin de cumplir con el plazo establecido en el proyecto –dos meses—la obra fue asignada por el entonces secretario de Infraestructura del gobierno estatal, Ricardo Alberto Serrano Pino, a tres empresas, con nula experiencia en ese tipo de trabajos.

El primero de los tres tramos en que se dividió el proyecto fue otorgado a la compañía Técnicos Especializados de Chiapas SA de CV, que dirige el médico veterinario zootecnista Rafael Cancino Serrano, familiar del entonces secretario de Infraestructura.

Cancino Serrano se encargó de construir el interceptor pluvial emisor de los arroyos Poc-Poc-Santa Ana, por el que cobró 64 millones 485 mil 778 pesos con 34 centavos.

El segundo tramo del interceptor pluvial fue asignado a la empresa Constructora Multy Desarrollo Industrial SA de CV, dirigida por el entonces presidente del Colegio de Ingenieros Civiles (CICH), Oscar Octavio Marina Alegría, quien cobró por dicho trabajo 50 millones 335 mil 818 pesos con 26 centavos.

Y el tercer tramo de la obra –cuenca alta y media del arroyo Santa Ana– fue concedida a la empresa Constructora y Arrendadora Vil SA de CV, propiedad de Kristian Servando González Constantino, quien devengó 23 millones 872 mil 594 pesos con 52 centavos.

De acuerdo con el proyecto original, los tres contratistas se comprometieron a realizar el suministro y la instalación de tuberías de concreto reforzado de 2.13 metros de diámetro para conducir y evacuar aguas pluviales; fabricar y colocar rejillas a base de ángulos de acero; construir cajas de registro, y reubicar la infraestructura de agua potable y alcantarillado sanitario que obstruía la instalación de las tuberías de concreto.

Además, debían reparar las viviendas afectadas, reconstruir banquetas dañadas y dejar las calles como si nada hubiera pasado ahí.

Casas como estas de don Darinel Hernández Nazar, lucen  con cuarteaduras en toda la colonia. Foto: Chiapas PARALELO

Casas como estas de don Darinel Hernández Nazar, lucen con cuarteaduras en toda la colonia. Foto: Chiapas PARALELO

        Inicialmente, la obra debía estar terminada en un lapso de dos meses, pero se prolongó más de un año, lo que generó protestas e inconformidad entre los habitantes de las colonias Santa Ana, El Roble, Bienestar Social, entre otros.

         A pesar de que la obra fue declarada terminada, sigue sin funcionar y, peor aún, presenta severas deficiencias en su construcción y causó serias afectaciones en los cimientos de decenas de viviendas.

Isabel Urbsano Carmona, propietaria del restaurante “El Mixiote” y  esposa del empresario de Jorge Antonio Zuarth Moreno, encabezó un movimiento ciudadano que denunció las irregularidades cometidas en la obra hidráulica y de la noche a la mañana su negocio fue clausurado.

“Y da gracias que no te abren un proceso penal”, le dijeron los colaboradores del entonces gobernador Juan Sabines.

Darinel Hernández Nazar, vicepresidente del comité de colonos afectados, denuncia que ni las autoridades ni los contratistas hicieron nunca un estudio de suelo previo, a sabiendas de que se trata de una zona fangosa en la temporada de lluvias.

Además, refiere que las empresas llegaron sin plano alguno de la red de agua potable y de drenaje, por lo que al iniciar la construcción del dren ocasionaron daños por doquier. “Las fugas de agua y la pestilencia aparecían por todos lados”, dice.

Según el dirigente vecinal, se abrieron amplias zanjas que se derrumbaban  en cada tramo y colocaron la tubería en tierra húmeda, sin antes ponerle una cama de concreto para evitar hundimientos.

Por si fuera poco, dice, cerraron zanjas con tierra y lodo. “No hubo compactación adecuada. La pavimentación de las calles se hizo con un material de muy mala calidad, porque ya se cuartearon y algunas hasta rotas están.

Tampoco hicieron los desniveles correspondientes porque el agua de las lluvias entra a las casas y las aguas negras regresan por la misma cañería, en ocasiones.

Y faltó coordinación con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por los postes de luz que se colocaron quedaron endebles, con el riesgo de caer en cualquier momento.

Todas esas quejas ya fueron hechos del conocimiento público de diversas instancias, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el Consejo Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y la Secretaría de la Función Pública (SFP) al tratarse de una inversión federal, sin que hasta ahora tengan respuesta.

Los colonos afectados demandan a las autoridades estatales y federales que se realice un dictamen técnico y que se reconstruyan los daños ocasionados a viviendas y calles, así como a las redes de agua potable y de drenaje, entre otros desperfectos.

Negocios cerrados como este lavautos. Foto: Chiapas PARALELO

Negocios cerrados como este lavautos. Foto: Chiapas PARALELO

Su principal temor es que haya más hundimientos y esto afecte a más viviendas.

En abril pasado, Juan Pablo Montes de Oca Avendaño, subsecretario de Infraestructura, se lavó las manos y remitió a los quejosos a la presidencia municipal tuxtleca.

El alcalde Samuel Toledo Córdova no es ajeno a la situación que enfrentan los colonos de la zona oriente de esta capital: cárcamos drenadores llenos de aguas negras y basura acumulada, lo que convierte a la zona en un foco de infección.

Las autoridades municipales saben ya que las vialidades presentan un alto grado de deterioro, que la red de alcantarillado es obsoleta y se encuentra azolvada, que algunos tramos están colapsados, y que hay derrames de aguas negras.

Los agraviados tocaron recientemente las puertas de la Auditoría  Superior de la Federación (ASF) para pedir que se audite la obra y se castigue a los responsables.

Un comentario en “El dren pluvial del sur-oriente de Tuxtla, otro fraude sabinista de 138mdp”

  1. CONSUELO RUEDAS
    10 septiembre, 2013 at 10:24 #

    ESTO ES TOTALMENTE CIERTO, DESPUES DE ESA OBRA NO HABIDO TEMPORADA DE LLUVIA QUE MI CASA NO SE INUNDE CON AGUAS DEL DRENAJE ANTES DE ESO NO PASABAN ESTAS COSAS. JAMAS HA DESASOLVADOS LAS 3 ALCANTARILLAS QUE HAY A LA LARGO DE LA CALLE PINO SUAREZ DESDE LA AV. ALAMOS HASTA LA AV. DEL CARMEN, MUCHO MENOS LOS DRENAJES QUE SE HAN LLENADAO DE PIEDRAS Y LODO MISMO QUE HA DEJADO SIN CARPETA ASFALTICA DESDE LA CERRADA ALAMOS HASTA LA DOS CUADRAS ANTES DE LA 9A. PARECE QUE VIVIMOS EN LA LUNA CON TANTO CRATER PEOR AUN LAS COMBIS YA NO SABEN POR DONDE PASAR, TAXIS YA NO ENTRAN POR LAS PESIMAS CONDICIONES DE LAS CALLES….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.