“Piso firme” no llega a comunidades porque no hay caminos de acceso

Chalchihuitán, entre los municipios con mayor índice de pobreza en México. Foto: Rachel Kay Albers

Chalchihuitán, entre los municipios con mayor índice de pobreza en México. Foto: Rachel Kay Albers

 

Indígenas de una comunidad de Chalchihuitán, en los Altos de Chiapas,  rechazaron el proyecto “Piso firme” en su comunidad porque no tienen camino, y tendrían que cargar el cemento y la arena para las obras al menos dos kilómetros a pie, por veredas de lodo.

En una asamblea realizada el pasado 21 de noviembre, los 130 representantes de igual número de familias de la comunidad Jolikalum, acordaron que rechazarían los beneficios del programa que les propuso la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) del gobierno federal, y pidieron que les den láminas para los techos de sus viviendas porque “son más fáciles de cargar” y les ayudan más.

Diego Pérez Sánchez,  agente rural del paraje tsotsil, ubicado a 25 kilómetros de la cabecera municipal, cerca de los límites con el municipio de El Bosque, dijo que la comunidad tiene más de 38 años pero aún no cuentan con carretera para llegar, por o que solicitaron a las autoridades que les ayuden a pavimentar el camino de terracería y abran los 2 kilómetros que faltan y que deben caminar los pobladores para entrar o salir.

En época de lluvias que representa la mayor parte del año, el camino de terracería es intransitable y hay que cruzar un río cuyo caudal crece y deja incomunicada a la comunidad, explicó Pérez Sánchez, quién lamentó que la falta de camino los margine de los beneficios de otros programas.

 

Piso firme, un fracaso

En 2006 el gobierno federal, a través de la estrategia denominada Piso Firme de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), prometió que en seis años ningún mexicano viviría en casas con piso de tierra. Un año luego del plazo, hay cerca de un millón 700 mil viviendas contabilizadas por el Instituto Nacional de Geografía (INEGI) que tienen piso de tierra, lo que representa 5.8 por ciento de los hogares en el territorio nacional.

De acuerdo con el INEGI, Veracruz es el estado del país que tiene más viviendas con piso de tierra, con 14.4 por ciento de todas las que hay en su territorio, seguido de Chiapas (10.9 %), Oaxaca (10.7 %), Guerrero (9.1 %) y Puebla (7.1 %). Tan sólo estas cinco entidades congregan más de la mitad de las casas con piso de tierra que hay en México (52.5 %).

De acuerdo a la Sedesol, el Piso Firme es una condicionante para reducir los índices de enfermedades y pobreza en México.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.