Cierran maquiladora en Comitán y pierden su empleo 350 personas

Más de 350 comitecos se quedaron sin empleo, luego que la Maquiladora de Fomento Textil Yalchivol, se declarara en bancarrota. Foto Jose David Morales Gómez/Chiapas PARALELO

Más de 350 comitecos se quedaron sin empleo, luego que la Maquiladora de Fomento Textil Yalchivol, se declarara en bancarrota. Foto Jose David Morales Gómez/Chiapas PARALELO

La maquiladora de fomento textil “Yalchivol S de SS”, que elaboraba cinco mil pantalones de mezclilla por día, cerró sus puertas, cuando la empresa que contrataba sus servicios decidió retirarse de esta localidad, después de 13 años de labores.

Samuel Meza Velasco, presidente de la la sociedad maquiladora de fomento textil “Yalchivol”, dio a conocer que a las 07:30 horas, el representante de la empresa que contrataba los servicio de 350 trabajadores dijo que se retiraba de Comitán y por lo tanto dejaba de contratar los servicios de hombres y mujeres.

Explicó que el pasado 13 de diciembre, los dueños de la empresa les comunicaron a los trabajadores que tomaran un mes de vacaciones, porque había una pérdida en los costos de elaboración de los pantalones.
Al regresar el día lunes, los 350 trabajadores se percataron que la mayoría de la maquinaria ya había sido retirara del lugar y sólo quedaban 200 maquinas de costura, que son propiedad de la sociedad maquiladora y que fueron comprados con un apoyo del gobierno del estado en el año 2000.

En el año 2000, cuando la sociedad maquiladora de fomento textil "Yalchivol" abrió sus puertas, el gobierno del estado aseguró que era un logro para contener el flujo migratorio de los chiapanecos hacia los Estados Unidos, pero al paso de 13 años, el mito se derrumbo. Foto: José David Morales/Chiapas PARALELO

En el año 2000, cuando la sociedad maquiladora de fomento textil “Yalchivol” abrió sus puertas, el gobierno del estado aseguró que era un logro para contener el flujo migratorio de los chiapanecos hacia los Estados Unidos, pero al paso de 13 años, el mito se derrumbo. Foto: José David Morales/Chiapas PARALELO

Fue entonces que llegó a las instalaciones el representante de la empresa Río Saul de Puebla, Genaro Ruiz Escobar, para decirles que se retiraban del lugar y que por lo tanto, sólo podían entregar un millón 600 mil pesos de “indemnización” para los 350 trabajadores.

Los empleados de inmediato dijeron que no lo aceptarían, porque representa poco más de 4 mil 320 pesos por trabajador y no era justo recibir tal cantidad, sobre todo, por que “mucho llevamos 13 años laborando en la textilera”.

Entre las propuestas de Ruiz Escobar era darles a los 350 trabajadores 600 mil pesos más, por 200 máquinas de costura que son propiedad de los trabajadores y que fueron adquiridas con un apoyo del gobierno del estado en el año 2000.

Durante varias horas, los trabajadores exigieron la presencia de un representante de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, pero hacia las 16.00 horas aun no llegaba al lugar.

Por la mañana, un grupo de trabajadores decidió pedir la intervención del Subsecretario de Gobierno, Jesús Esquinca, pero éste los mandó a la delegación de Gobierno y de ahí los funcionarios los mandaron a la Junta de Conciliación.

A las 16:00 horas, Ruiz Escobar y los encargados de la empresa intentaron dejar el lugar a bordo de una camioneta Toyota, con placas de Puebla, pero los trabajadores que ya mantenían cerrados los accesos no permitieron que dejaran el edificio, hasta que no se llegara a un acuerdo para conseguir una indemnización justa.

Los trabajadores dijeron que por una jornada de las 07:30 a las 17:00horas, obtenían salarios de 500 a 600 peos semanales, aunque algunos conseguían ganar hasta mil pesos, elaborando más pantalones.
Uno de los jóvenes obreros dijo que por elaborar un pantalón de la marca Members Mark obtenían hasta diez pesos por prenda, mientras que por un Perry Ellis o Ecko Re-Born, entre 16 a 18 pesos, ya que “llevan muchas etiquetas” y los acabados son más elaborados.

Los 350 trabajadores no contaban con seguro médico, ni vacaciones pagadas, según informaron los obreros que son originarios de Tzimol, Las Margaritas y Comitán.

En la tarde Meza Velasco y Ruiz Escobar seguían en conversaciones para conocer qué era lo procedente a seguir en el caso de la maquiladora que lleva el lema: “La grandeza de nuestra empresa es la calidad humana de nuestra gente”.

Al caer la tarde continuaba el jaloneo entre los trabajadores y los representantes de Río Saul de Puebla, que de un millón 600 mil pesos elevaron a tres millones la indemnización, que correspondería a cinco mil pesos para cada trabajador.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.