Frayba recibe reconocimiento de Francia

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas fue fundado por el obispo Samuel Ruiz García.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas fue fundado por el obispo Samuel Ruiz García.

 

El gobierno frances entregará al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas la mención especial del Premio de Derechos Humanos de la República Francesa “Libertad-Igualdad-Fraternidad”  2013, por su acompañamiento y atención a desplazados internos.

La entrega del reconocimiento que tiene por objeto recompensar las actividades individuales o colectivas en el ámbito de la promoción y la protección de los Derechos Humanos, será el domingo 26 de enero a las 10 y media de la mañana en la Sala de Bellas Artes “Alberto Domínguez Borraz” en San Cristòbal de las Casas

El premio de Derechos Humanos de la República Francesa “Libertad, Igualdad, Fraternidad” es otorgado desde 1988 cada año por la Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos. Para entregarlo asistirá una representación de la embajada de ese país en México.

En la convocatoria para designar a los destinatarios del premio que promueve el respeto a los derechos humanos, se destaca que el Alto Comisionado para los Refugiados estima en casi 30 millones el número de desplazados internos en el mundo y las causas de estos desplazamientos, que suelen afectar a las poblaciones muy pobres, pueden ser de carácter político, económico o ambiental.

“Millones de civiles –agregan- sin hogar y forzados a desplazarse a causa de conflictos armados o disturbios internos, violencias entre comunidades, desalojos forzosos, catástrofes naturales o ecológicas pero también debido a las consecuencias sociales y ecológicas de algunos grandes proyectos de desarrollo o de decisiones industriales que plantean entonces la cuestión de la responsabilidad jurídica y penal de las empresas. Aunque las personas huyen por razones similares a las de los refugiados (conflicto armado, violencia generalizada y/o violaciones de los derechos humanos), los desplazados internos siguen estando legalmente bajo la protección de su propio gobierno el que, a veces, es la causa misma de su huida”.
El gobierno francés recuerda que  los desplazados internos conservan todos sus derechos, entre ellos el de protección en virtud del derecho internacional, los derechos humanos y los principios del derecho internacional humanitario; no obstante, durante su desplazamiento forzado, las personas suelen ser expulsadas de sus hogares y privadas de la seguridad, la vivienda, la alimentación, los medios de subsistencia y el apoyo de su comunidad.

Entre los desplazados internos, las mujeres y las jóvenes constituyen un grupo particularmente vulnerable que necesita una protección y un apoyo particulares. En efecto, son víctimas de violencias específicas que van de las prácticas discriminatorias a la violencia física y sexual, usadas a veces como armas de guerra, intencionalmente dirigidas en contra de ciertas comunidades o grupos étnicos a los que pretenden aterrorizar y desplazar.
En muchos países las ONG nacionales, las organizaciones campesinas o incluso las organizaciones locales de mujeres, que suelen estar en primera línea cuando se trata de problemas de salud, vivienda o escolarización, apoyan a los desplazados internos proponiéndoles un acompañamiento social, humanitario y, a veces, jurídico.

El Premio de Derechos Humanos de la República Francesa desea así reconocer y recompensar el papel primordial desempeñado por la sociedad civil para apoyar y acompañar a estas víctimas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.