Por falta de obras públicas, tojolabales retienen a funcionarios municipales

Tensión en Altamirano por la retención de funcionarios municipales. Foto: Fredy Martín Pérez

Tensión en Altamirano por la retención de funcionarios municipales. Foto: Fredy Martín Pérez

 

(Altamirano, Chiapas) Indígenas tojolabales mantienen retenidos a seis funcionarios del gobierno del estado y del ayuntamiento local, entre estos un agente de la Policía Municipal, desde el pasado viernes, en demanda de la construcción de una carretera y proyectos productivos.

Los indígenas tojolabales de la organización Yachil’Atel, irrumpieron a las 15:00 horas del viernes, en la alcaldía para llevarse a los cinco funcionarios y un agente de la Policía Municipal.

Inicialmente los retenidos fueron trasladados a la comunidad El Carmen Rusia, pero horas después  fueron trasladados hacia la comunidad Candelaria, pero se espera que el lunes sean llevados al poblado Absalón Castellanos Domínguez, que se ubica entre los municipios de Las Margaritas y Altamirano.

Los retenidos son: Caridad Alcázar López, delegado de gobierno en Altamirano; Limborio Varela Pinto, secretario técnico; Aurelio Gómez López, síndico municipal; Oscar Vázquez Luna, regidor; Alfredo Torres González, regidor y Carlos “N”, un agente de la Policía Municipal, que al momento que fue capturado, presuntamente fue golpeado y permanece herido.

Los miembros de Yachil’Atel no han sostenido diálogo con el ayuntamiento y sólo se han concretado en enviar un pliego petitorio, que consiste en la entrega de 60 millones de pesos, para la construcción de una carretera de 10 kilómetros y 500 mil pesos para proyectos productivos.

Durante la noche del sábado y madrugada del domingo, el alcalde Roberto Pinto Kanter, sostuvo una reunión con un grupo de indígenas tzeltales y familiares de los detenidos, en un auditorio contiguo a la alcaldía.

En el encuentro que se llevó a cabo por varias horas, los familiares de los detenidos exigieron que se instrumente un operativo para el rescate de los detenidos.

En tanto, los tzeltales de varias comunidades exigieron que a la comunidad donde permanecen los funcionarios retenidos viajen el gobernador Manuel Velasco y el Subsecretario de Gobierno, Eduardo Ramírez Aguilar.

Pinto Kanter pidió a los asistentes al encuentro que se serenaran, mientras recibía instrucciones para resolver el asunto. Pero se adelantó que se convocaría a los miembros de Yachil’Atel a una reunión en Tuxtla Gutiérrez, para este lunes.

Incluso para pedir que se aligera la liberación de los detenidos, indígenas y campesinos y familiares de los retenidos realizarían una marcha en la cabecera municipal, pero los grupos apenas se organizaban hacia las 17:00 horas.

En la mañana del domingo, el delegado de gobierno, Caridad Alcazar López, se comunicó vía telefónica con un familiar, para decir que se encontraba en buen estado de salud, pero durante el tiempo de la conversación, el funcionario preguntó si se organizaba algún operativo policíaco para rescatarlos, pero también para conocer si el gobierno aceptaría las demandas de los tojolabales de Yachil’Atel.

La noche del sábado un grupo de hombres encapuchados se encontraba en las inmediaciones de la comunidad Cuauhtémoc, a un kilómetro de la Compañía de Infantería No Encuadrada (CINE), pero no se supo a que corporación policiaca pertenecían.

Al parecer los dirigentes de la organización escuchaban la conversación, con el fin de tomar medidas ante un eventual operativo policiaco. De hecho desde la noche del sábado, la Policía Estatal Preventiva (PEP), realizaba patrullajes en la cabecera municipal.

El domingo la movilización policíaca se incremento y llegó a decirse que se preparaba un asalto para detener al líder de Yalchil’Atel, Humberto Castellanos Gómez y gente allegada a él, entre ellos una mujer.

Pero esto sólo eran rumores, ya que no se llevó a cabo el operativo para detener al líder que mantiene retenidos a los seis funcionarios.

Grupos de campesinos criticaron a Rigoberto Fino Nájera, Subsecretario de Gobierno, en la región XII Selva-Lacandona, de no haber agilizado el diálogo para conseguir la libertad de los detenidos.

“Este funcionario está dormido. No ha hecho nada para agilizar el diálogo entre las partes”, acusaron.

De hecho, Fino Nájera participó en la reunión que realizó el alcalde Pinto Kanter y presumió que desde el cargo que ocupa, tenía las puertas abiertas para atender a las organizaciones sociales.

Trascendió que la demanda que exigen los miembros de Yalchil’Atel es “exagerada”, porque representa el 90 por ciento del presupuesto del ayuntamiento.

La petición para la construcción de la carretera, debe hacerse ante la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), que puede construir la carretera.

En el conflicto se ha involucrado habitantes de las comunidades Carmen Rusia, Candelaria y Absalón Castellanos Domínguez.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.