Tres años sin servicios de educación y salud, por negarse a habitar Ciudad Rural del Café

Nueva Colombia, un poblado que lucha por sobrevivir a los embates de las políticas sexenales. Foto: Cortesía

Nueva Colombia, un poblado que lucha por sobrevivir a los embates de las políticas sexenales. Foto: Cortesía

 

  • 94 familias del poblado Nueva Colombia, en Ángel Albino Corzo, compuestas por prósperos productores de café orgánico, tienen suspendidos desde septiembre de 2010 los servicios de educación y salud, porque se negaron a abandonar sus tierras y trasladarse a la Ciudad Rural del Café, ubicada a más de cinco horas de sus casas y cafetales.

Los nietos de doña Cielo López deambulan por las calles de Nueva Colombia, comunidad ubicada sobre una meseta, en la Sierra Madre de Chiapas. Son las 8 de la mañana, cuando un joven del poblado los llama, y junto con otra treintena de niños y niñas, se internan en las instalaciones de la Escuela Primaria Rural Federal Ignacio Manuel Altamirano.

Adentro, los padres de familia y alumnos luchan por mantener las instalaciones en buenas condiciones; sin embargo llevan tres años sin maestros, sin presupuesto, sin atención, y el deterioro se va apoderando de algunos lugares del centro educativo; no así las ganas de aprender de niños y niñas, quienes con la ayuda del joven de la comunidad, repasan una y otra ves sus viejos libros.

El 28 de septiembre de 2010, durante la temporada de lluvias, se escucho un fuerte estruendo en Nueva Colombia, cuando la tierra de una ladera se deslizó, y cayó sobre uno de los dos caminos de acceso al poblado.

Doña Cielo recuerda que al otro día del percance llegaron al lugar representantes del gobierno de Juan Sabines Guerrero. Les informaron que su comunidad, con más de 200 familias, estaba en una zona de riesgo. Advirtieron era cuestión de horas para que toda la meseta sobre la que se ubica, quedaría sepultada por más derrumbes.

“Nosotros lo creímos y tuvimos miedo. Entonces aceptamos que nos llevaran a la cabecera municipal (de Ángel Albino Corzo, ubicada sierra abajo, a unas dos horas de distancia). Nos instalaron en una bodega habilitada como albergue, nos dijeron que ya no podíamos regresar a nuestra tierra, que nos iban a dar una casita de esas que estaban construyendo en lo que decía era la “Ciudad Rural”, que íbamos a tener otros proyectos productivos, y que solo los hombres podrían trasladarse a recoger el café”.

Cielo cuenta que esa noticia les causo conmoción, porque ellos llevaban casi dos décadas produciendo café de alta calidad. “No digamos que éramos ricos, pero tampoco pobres. Nuestro café lo vendemos en el extranjero, y eso nos fue permitiendo que nuestro poblado fuera prospero, que tuviera escuelas, caminos, clínica”.

Al pasar las semanas, la mujer productora de café detalla que con la ayuda de organizaciones que apoyan la cafeticultura orgánica,  lograron que geólogos especialistas de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), realizaran un estudio de suelo, que les permitió saber que si bien todas las comunidades de la Sierra Madre de Chiapas se encuentran en zonas de riesgo por deslizamientos de terrenos, su poblado no corría un riesgo mayor, y el deslizamiento que bloqueó uno de los dos caminos de acceso podía contenerse con algunas medidas como la siembra de árboles.

“Entonces decidimos que teníamos que regresar”, explicó la mujer. El problema vino entonces porque el gobierno de Juan Sabines los amenazó, les dijo que no podían volver a sus hogares. Puso a policías estatales reguardando el camino a la comunidad, y en las entradas de Nueva Colombia.

También les hizo firmar a algunos pobladores una autorización para destruir sus viviendas, a cambio de dotarlas de otras en la salida de la cabecera municipal, donde avanzaban los trabajos para construir lo que ahora se conoce como Ciudad Rural del Café, que en los hechos es una colonia de casas de 40 metros cuadrados, actualmente semipoblada.

El proyecto de las Ciudades Rurales fue presentado el durante el sexenio de Juan Sabines Guerrero, como la panacea para solucionar el problema de dispersión poblacional, y para quienes vivían en zonas de riesgo. Durante ese sexenio, de acuerdo a cifras oficiales, se destinaron casi 2 mil millones de pesos en la construcción de tres Ciudades Rurales, una de ellas la del Café. Sin embargo, al final del sexenio, solo 1,460 familias aceptaron vivir en esos lugares.

En el caso de Nueva Colombia, solo se trasladaron a la Ciudad Rural del Café los habitantes sin tierra, o quienes no tenían cafetales con niveles de producción de  alta calidad.

El resto, al menos el 50% de la población (94 familias) decidieron regresar a sus hogares, cuando el gobierno de Chiapas no pudo mantener de forma permanente la vigilancia policiaca para impedir el retorno.

Sin embargo les suspendió todos los servicios, entre ellos los de salud y educación. Tres años después de esos hecho, las familias lograron restablecer los caminos, recuperar la producción de sus cultivos, establecer de nuevo la vida en la comunidad.

Habitantes siguen manteniendo las instalaciones escolares. Foto: Cortesía

Habitantes siguen manteniendo las instalaciones escolares. Foto: Cortesía

No han logrado el restablecimiento de los servicios educativos -46 alumnos de preescolar, 41 de nivel primaria y 17 de nivel secundaria- ni los de salud, situación que afecta a la totalidad de la población.

Para demandar la restitución de su derecho a la salud y educación, mandatados en la Constitución de México, ha sostenido reuniones con los secretarios de Educación y Salud, han enviado cartas al Presidente Enrique Peña Nieto.

La más reciente, del 5 de enero pasado, donde le piden que verifique que “nuestra población no se encuentra en zona de riesgo”, explica la carta.

También demandan se asigne personal docente para la atención de los 104 niños y niñas; y el restablecimiento de la Unidad Médica del IMSS, que hasta septiembre de 2010, funcionaba en el lugar.

Igual exigen el reconocimiento de sus autoridades ejidales, la adscripción a los programas de desarrollo gubernamentales, y el restablecimiento de los servicios de energía eléctrica, entre otros.

La unidad médica del IMSS permanece cerrada. Foto: Cortesía

La unidad médica del IMSS permanece cerrada. Foto: Cortesía

“SEÑOR PRESIDENTE LIC. ENRIQUE PEÑA NIETO: La comunidad de Nueva Colombia fue fundada en 1912 y fue constituida como ejido en 1925, y desde ese tiempo hasta la fecha hemos sido una comunidad pujante, dedicada al cultivo del café; hoy día tenemos un censo de 866 productores registrados en la comisión nacional del café (CONCAFE), donde el 40% del producto cultivado es orgánico, haciendo un total de producción al año de 45,000 kintales al año, del que gran parte se va al extranjero; así mismo, somos la base de integración de diversas organizaciones productivas cafetaleras  en el municipio, como son: CESMACH, TRIUNFO VERDE, UNCCUAC, etc.”, señalan en la misiva.

Al momento, no han obtenido respuesta.

3 Comentarios en “Tres años sin servicios de educación y salud, por negarse a habitar Ciudad Rural del Café”

  1. alberto
    4 abril, 2014 at 17:28 #

    pienso que ahi duda de que la cumunidad esta intacta de un daño del desatre,, y que tiene que existir una respuesta por parte del gobierno.. para que las condiciones mejores y que la comunidad cuente nuevamente con sus servicios que por derecho les corresponde…

  2. Marcos Alonso
    1 abril, 2014 at 17:39 #

    Esperemos que el gobernador Velasco ponga a atención y haga algo al respecto para mejorar las condiciones de vida en ese municipio, sobre todo para no quitarles su hogar.

  3. federico granados
    20 marzo, 2014 at 18:52 #

    es encompresibble que este ailado elpoblado cafealerop coñlombia so por que no aceptaro reubicar se lejos de sus cafetale qwue se el propiop gobernador la aqmernasa y que peña nieto no swe de por enterzado que rosario robles no se pa de este abusao qwyien podrá ayudarlos porque chespirito ya esta efermo y puede ayuidarllos.atentamente un siudadaNO QUE TIENE DEREC

Responder a federico granados Haga clic aquí para cancelar el reenvío

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.