A 33 años de las erupciones, la peregrinación del pueblo zoque

Zoques de Coapilla. Foto: Saúl Kak

Zoques de Coapilla. Foto: Saúl Kak

El descenso al cráter es lento. La grandeza del paisaje lunar nos aletarga. La bajada es más   para las  interrogantes que  paralas respuestas.

Le digo que el volcán es el núcleo de nuestros miedos, de donde chapalean y surgen los reptiles que  de pesadillas trasmutan en realidades aniquiladoras.

El estupor que nos causa la montaña ardiente ya estaba en nuestros mapas genéticos. En el primer hombre o mujer que fuimos.

El volcán es tan antiguo  que estableció  jerarquías  de tiempo y exterminio  en los reinos de la destrucción y de la muerte.

Le suelto la pretendida respuesta que se pierde en la bocaza de El Chichonal, donde  ya  en las  orillas  del lago de azufre, somos una pareja prehistórica que retornó  a 5 mil años  con las erupciones del 28 de agosto, del 2, 3 y 4’ de abril de 1982.

Aquí está,  éste es nuestro hogar original. De esta casa, sostenida con el fuego de todas las edades, somos.  Fuimos moldeados de la roca y los fluidos que transitan sin cesar en  las entrañas de la tierra.

La tierra que nos pare y reclama para volvernos a su lecho magmático, de donde acurrucados bajo temporales y a voluntad de los elementos  naturales, aguardamos  para continuar los ciclos y las eras.

A 33 años de las erupciones, los pueblos zoques del norte de Chiapas peregrinaron y realizaron una misa  en el volcán, a la memoria de unos 2 mil muertos dejados por la devastación en 14 poblados  de los municipios de Francisco León y Chapultenango, donde se asienta El Chichonal.

   Los viejos  relataron una vez más la leyenda de la dueña del volcán, La Piogba-Chuwe -La mujer que arde-  que los antiguos zoques de la región echaron del lugar y quisieron matar.

La Piogba-Chuwe huyó, resistió y su espíritu se refugió  en el volcán, de donde hace 33 años se vengó y dejó bajo miles de toneladas de roca, ceniza y lava a la descendencia de quienes la desterraron.

Lo cierto es que   El  Chichonal expuso un episodio más de la larga historia de tragedias del pueblo zoque, después de la estela de entre mil 770 y 2 mil muertos, 22 mil 351 desplazados de 7 municipios de la región, al igual que daños en  más de 35 mil hectáreas de ejidos y 2 mil 133 hectáreas de propiedades privadas.

El investigador universitario Fermín Ledezma, originario de la zona, apunta que la  propuesta  gubernamental  de reacomodo consideró otorgar apoyos emergentes, viviendas y compra de tierras a  los llamados  refugiados ambientales.

Se calculó la adquisición de  41 mil 711 hectáreas para 3 mil 344 padres de familias, que incluía a 2 mil 133 ejidatarios,  mil 087 avecindados y 67 pequeños propietarios afectados, con una inversión de más  834 millones pesos, pero el gobierno solamente adquirió  16 mil 193 hectáreas  para 14 grupos organizados, que significó resarcir apenas el 39 por ciento de la superficie afectada.

En 22 grupos familiares se formaron 19 asentamientos en 12 municipios de Chiapas. Algunas familias se anexaron a ejidos como Niquidambar en Villaflores, donde ocuparon una porción de las  4 mil 048 hectáreas ante la ausencia de sus  antiguos pobladores.

Esto mismo ocurrió con un  grupo de zoques  que se trasladó al Valle del Uxpanapan,  Veracruz; sin embargo, algunos no recibieron siquiera una fracción de tierra, como los de  San Antonio Las Lomas, Guadalajara y los del Barrio San Sebastián en Ocotepec.

Así se convirtieron en campesinos sin tierras, jornaleros   o comerciantes integrados  en la ciudad. Este  cambio  marcó la ruptura de la vida campesina zoque, lamentó el investigador.

Ledezma dijo que las erupciones  mostraron las graves carencias que enfrentaban los zoques bajo la dominación finquera construida durante siglos en la zona.

Actualmente las tierras  volcánicas son disputadas entre campesinos zoques de Chapultenango y Rayón, derivado del programa de certificación de derechos agrarios y titulación de solares urbanos que enfrentó a las comunidades indígenas en la disputa por 2 mil 400 hectáreas desde el año 2001,  puntualizó.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.