Las vacunas estaban bien, fue «contaminación externa»: IMSS; CNDH estuvo en La Pimienta

 

Mujeres de La Pimienta en reunión.

Mujeres de La Pimienta en reunión.

Un equipo de de tres abogados y tres médicos peritos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) iniciaron un proceso de investigación en esta comunidad donde el viernes pasado un médico y su enfermero, ambos del IMSS, vacunaron a 31 menores, de los cuales dos de ellos murieron y el resto siguen hospitalizados.

En tanto en la Ciudad de México, en conferencia de prensa, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Doctor José Antonio González Anaya, dio a conocer que pudo haber sido contaminación externa y no el estado de la vacuna, la posible causa de la muerte de dos niños y de las afecciones de 29 más, ocurrida luego que fueran vacunas los infantes de la comunid La Pimienta, del municipio de Simojovel.

Acompañado por el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales y el Comisionado Federal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Mikel Arriola Peñalosa, González Anaya habló sobre el caso de los niños de Simojovel.

Aunque en la comunidad dicen que sólo fueron 31 los vacunados, el funcionario federal insistió que se vacunaron a 52 niñas y niños el viernes 08 de mayo, de estos, en el transcurso de la noche, 31 niños presentaron reacciones adversas, presuntamente relacionadas con la aplicación de ciertas vacunas.

En la noche fueron trasladados a un hospital rural donde fueron estabilizados y, posteriormente, fueron recibidos en el hospital “Dr. Gilberto Gómez Maza” de la Secretaría de Salud del Estado, en Tuxtla Gutiérrez. Y que cuando fue informados de este suceso, de manera casi inmediata se envió un equipo multidisciplinario a Chiapas con tres propósitos:

“De manera fundamental, salvaguardar la salud de las 29 niñas y niños y asegurar que recibieran el mejor cuidado médico. Para ello, se enviaron especialistas y expertos del Instituto Mexicano del Seguro Social y de otras instituciones de salud, pediatras, toxicólogos, epidemiólogos, internistas, intensivistas, etcéteras”, indicó.

Además se mandó un equipo para apoyar a los familiares de estos niños y niñas; estos familiares vienen de una comunidad rural apartada y al trasladarse a Tuxtla, se les han dado apoyos para que puedan acompañar a sus hijos. Y que un equipo liderado por la COFEPRIS y la Secretaría de Salud, también se incorporó desde entonces para arrancar el proceso de la investigación.

De manera preventiva, se reservó el lote de las vacunas aplicadas ahí, fue la segundad medida que se tomó.

Recordó que ayer se dieron de alta cinco menores, tres niñas y dos niños que van a mantenerse bajo supervisión médica por la siguientes 72 horas.

Este martes 12 de mayo se dieron de alta a 10 niños más que también se van a mantener bajo supervisión médica por 72 horas.

“Quizá más importante, de los seis niños que hemos venido reportando graves en los últimos días, dos ya se pueden categorizar, ya se puede decir, que están estables, así que en conclusión sobre la salud de los niños y las niñas, que es la prioridad más importante, estamos encontrando cierta mejoría”, dijo González Anaya.

Indicó que la investigación sigue su curso, no ha terminado. Sin embargo, adelantó una conclusión: “el problema focalizado que ocurrió en Chiapas no se debe a una falla de la vacuna, a que la vacuna estuviera mal, ese no ha sido el problema”.

Agregó que con la evidencia que se tiene, lo primero que se hizo fue, aunque se aplicaron otras vacunas a los niños y a las niñas, la única vacuna que es común en los 31 niños fue la de hepatitis B, por lo que no han descartado ninguna hipótesis pero han concentrado sus esfuerzos de investigación en esta vacuna.

Explicó que la COFEPRIS analizó estos lotes y liberó estos lotes en octubre del año pasado, lo cual evidfencia que las vacunas estaban bien y fueron debidamente certificadas. Y que la COFEPRIS, en su investigación, recuperó los frascos y las muestras de la clínica y se encuentran bajo la norma.

Que al revisar las bitácoras, se estableció que se habían mantenido refrigeradas. Pero la COFEPRIS a la hora de recuperarlas, ha determinado que estaban bajo la Norma.

Y que estos lotes, tienen decenas de miles de dosis que se aplicaron desde octubre hasta la fecha en otros lugares del país, sin ningún caso de reacción como éste y que en la historia médica no hay registro en el cual exista un episodio, en donde un porcentaje tan alto haya presentado reacciones tan fuertes y de estas características.

En este escenario, dijo qque la falla no está en que las vacunas estuvieran o defectuosas o que estuvieran químicamente mal y que aunque solo han pasado 72 horas desde que más o menos, desde que ingresaron los niños y niñas al hospital, “se cuenta con resultados de los cultivos que empiezan a arrojar presencia de contaminación externa local, ajena al biológico o a la vacuna”.

Abundó que la contaminación viene de fuera, que se han encontrado ciertas bacterias, lo cual es coincidente con los cuadros clínicos de los niños que han estado hospitalizados. Pero falta determinar el tipo de bacteria y el origen de la contaminación externa,

Indicó que hoy realizó una reunión extraordinaria del Consejo Nacional de Vacunación, donde se determinó que se va a continuar todas las acciones y campañas nacionales de vacunación debido a que no hay ningún riesgo.

El Ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, instruyó a peritos médicos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) consultar los expedientes clínicos integrados con motivo de la atención que reciben las víctimas en el “Centro Médico Chiapas Nos Une, Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza”, a fin de conocer el estado de salud de las niñas y niños chiapanecos que tuvieron reacciones adversas, presuntamente asociadas con vacunas aplicadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Personal de este Organismo nacional tuvo una reunión de trabajo con representantes de la comunidad La Pimienta, así como con algunos padres de familia de los infantes, y acudió a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas para conocer las acciones emprendidas por esa instancia por los hechos mencionados.

Visitadores adjuntos de la CNDH se encuentran en la comunidad La Pimienta, para entrevistarse con el resto de los padres de las niñas y niños agraviados, así como con los de quienes perdieron la vida.

Además, el personal de la CNDH se concentra en la Clínica Rural IMSS-Prospera, en La Pimienta, y en el Centro de Salud de Simojovel, dependiente de la Secretaría de Salud del Estado, así como en el Hospital Rural del IMSS-Prospera ubicado en el municipio de Bochil, por tratarse de unidas hospitalarias a las que acudieron los padres a solicitar atención médica para sus hijos.

Abogados y médicos de esta Comisión Nacional investigan este caso, desde el pasado 9 de mayo, para lo cual se han apoyado en intérpretes de la comunidad de La Pimienta, pues la mayoría de sus habitantes habla la lengua tzotzil.

Personal de la CNDH también ha entrevistado a funcionarios del IMSS, tanto a nivel central como estatal de Chiapas, para conocer las acciones que han implementado para la investigación de los hechos, como consecuencia de la aplicación de vacunas BCG “Tuberculosos”, Hepatitis B, Rotavirus y Pentavalente. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos da seguimiento puntual a los acontecimientos y, en su oportunidad, emitirá la determinación que corresponda.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: