Encuentran mil pies de más de 15 millones de años

El milpiés fue hallado en una mina de ámbar, por un indígena tzotzil, en la comunidad Guadalupe Victoria. Foto: Fredy Martín Pérez

El milpiés fue hallado en una mina de ámbar, por un indígena tzotzil, en la comunidad Guadalupe Victoria. Foto: Fredy Martín Pérez

Un fósil de milpiés, que vivió hace 15 a 23 millones de años, del que no hay registro en el pasado de este tipo, fue localizado en una cueva de ámbar, ubicada en las montañas del municipio de Simojovel, informóLuis Zúñiga, director del Museo del Ámbar Lilia Mijangos.

La pieza que está atrapada en una pieza de ámbar de unos 3 por 5 centímetros aproximadamente, se exhibe desde hace tres meses, en el Museo Lilia Mijangos, que se ubica en la calle Diego de Mazariegos, en el centro histórico de esta ciudad, pero durante un año, fue sometido a estudios por científicos de varias instituciones.

Esta especie de fósil de milpiés es conocido ahora con el nombre científico de Maatidesmus paachtun y se ha clasificado de la clase: Diplopoda; orden: Polydesmida; y familia: Chelodesmideae, explicó Zúñiga en entrevista.

El milpiés fue hallado en una mina de ámbar, por un indígena tzotzil, en la comunidad Guadalupe Victoria, ubicado al noreste de la cabecera municipal de Simojovel.

El investigador Francisco Riquelme, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), explicó que el fósil fue sometido a estudios, con el fin de darle la importancia biológica, saber qué era y nombrarlo para la ciencia como la historia natural del planeta, que tiene su registro en Chiapas.

Así, con la “tecnología que teníamos a la mano”, se estudio al fósil para caracterizar a una nueva especie que vivió en el pasado.

Y fue así que para conocer los datos morfológicos se usaron aparatos para realizar una tomografía computarizada micro-3D “no destructiva de rayos X (CT)” y la microscopía de alta resolución con luz infrarroja.

Esto permitió saber que “el milpiés es una especie nueva para la ciencia. Su importancia es que no hay otro como él, ni en el pasado, ni el presente”, explicó el investigador de la Escuela de Estudios Superiores de Jojutla.

Y fueron los sedimentos que están atrapados en la resina, lo que permitió datar al fósil, pues “lo que se data son los sedimentos donde se depositó la pieza de ámbar”.

Los trabajos se llevaron a cabo durante un año y además de la UAEM, participaron investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), éstos que ayudaron a realizar la tomografía de rayos X y colaboraron para realizar los análisis de procedencia del ámbar.

Este proceso se llevó a cabo durante todo el 2014 y el trabajo conjunto se dio a conocer entre noviembre y diciembre de ese año, detalló Riquelme.

Sin embargo, los trabajos continúan, porque todo lo que se ha realizado al fósil, es solo “el inicio”, pero seguirán las investigaciones entre el Museo Lilia Mijangos y los académicos de la UAEM y la UNAM.

Zúñiga por su parte, dijo que se estableció contacto con el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México, para exponer mil 500 piezas que integran el acervo del Museo Lilia Mijangos, entre éstas el fósil de milpiés.

Después de ahí, se pretende llevar la muestra a Lituania, Polonia y Rusia.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: