Liberan a preso indígena injustamente detenido, tras año y medio de permanecer encarcelado

La Procuraduría de Justicia se desiste, luego de mantenerlo encarcelado más de un año. Foto: Saúl Kak

La Procuraduría de Justicia se desiste, luego de mantenerlo encarcelado más de un año. Foto: Saúl Kak

 

Preso injustamente por un año y cinco meses por llamarse igual que un homicida del municipio de Villacorzo, el indígena de la etnia zoque Víctor Hernández Gómez, quedó en libertad este martes, dio a conocer su abogada Francelia Estrada Valdez.

Hernández Gómez de 49 años de edad, fue detenido en febrero del 2014 en el estado de Oaxaca y confundido con un homicida cuyo nombre real es Víctor Manuel Hernández Gómez, por lo que fue puesto a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas, que a su vez lo consignó ante un juez del ramo penal en Villaflores, Horacio Estrada, que a su vez le dictó ocho años de prisión.

Al retomar el caso, la abogada Estrada Galvez documentó el caso de homonimia y la nula labor de investigación que realizó la PGJE y el citado juez penal, por lo que impugnó el procedimiento e inició sus investigaciones.

El 1 de noviembre de 2000 fue asesinado en la comunidad de Ocotal Maravillas, municipio de Villacorzo, Raquel Guillén Santiago, de 20 años. Sus primos Fredy Guillén Tamayo y Octavio Guillén Ruiz, únicos testigos del crimen, denunciaron antes las autoridades judiciales a Víctor Hernández Gómez como responsable del homicidio.

Luego de asentar el nombre del asesino en la averiguación previa 2016/49-B/2000, elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) iniciaron la búsqueda de Hernández Gómez, quien para entonces ya había huido del pueblo.

El indígena zoque originario de la comunidad, Luis Echeverría, municipio de Ocotepec, migró al vecino estado de Oaxaca, para buscar trabajo y enviar dinero a su esposa, embarazada en ese entonces, y a sus cuatro pequeños hijos que viven en la extrema pobreza, como casi todos en ese lugar.

La abogada documentó que ni los padres del joven asesinado Raquel Guillén Santiago, conocían al detenido y sentenciado como tampoco el único testigo en el pueblo identificaba al indígena como el responsable, pero eso no importó para el juez que le dictó cárcel de ocho años.

Tras la campaña mediática y la recolección de firmas por Change.org, fue como la denuncia llegó a las instancias del Poder Judicial del Estado y de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) quienes tomaron cartas en el asunto.

Al conocer la noticia y días previos a su libertad, Hernández Gómez recibió la visita de varios funcionarios públicos estatales y de la oficina estatal de derechos humanos para conocer su caso. Le preguntaron si quien o quienes eran sus abogados y quien estaba pagando la campaña mediática.

La abogada Francelia Estrada Galvez había interpuesto un amparo para obtener su libertad sin resultado alguno. Sin embargo, hoy le dieron su boleta de libertad de forma sorpresiva para sus defensores.

Estrada Galvez, Arturo Ramos, Pepe Espinosa y Ramiro Gómez, quienes hicieron pública la denuncia e iniciaron la campaña de denuncia, fueron los primeros en recibir a Hernández Gómez, quien este lunes por la mañana ofrecerá una conferencia de prensa para dar detalles de cómo su fue proceso de libertad este martes.

En su comunidad natal lo esperan ansiosos ya su esposa Francisca Martínez Hernández y sus cuatro hijos menores de edad de nombre de José Antelmo, Rodrigo, Francisco Javier y un bebé de 9, 6, 4 y 1 mes respectivamente, todos con el apellido Hernández Martínez.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: