La PGJE acusa a mi hijo inocente de abigeato, denuncia padre desesperado

Un padre desesperado por su hijo inocente.

Un padre desesperado por su hijo inocente.

Originario de Mapastepec, don Belisario Rodríguez Martínez, narra en la siguiente carta el suplicio que le ha tocado vivir con su familia, luego de que por equivocación, la PGJE detuvo a su hijo y lo acusa de abigeato.

Con el apoyo del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas y de una campaña en internet vía Change.org, el señor Rodríguez Martínez, pretende difundir masiva esta injusticia que le ha tocado vivir en carne propia como muchos otros chiapanecos que se ven desfavorecidos por las omisiones y errores de las instituciones de procuración e impartición de justicia en la entidad.

Chiapas PARALELO, expone la carta íntegra para juicio del lector.

 

Carta abierta

Expediente Número: 2382015

Fecha: 26 de Noviembre de 2015

 

Lic. Raciel López Salazar

Procurador General de Justicia del estado de Chiapas

Lic. Arturo Pablo Liévano

Flores Fiscal Especializado para la Atención del Delito de Abigeato en Chiapas

Lic. Alma Rosa Cariño Pozo

Fiscalía Especializada en Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad

 

Con el debido respeto me dirijo a usted para manifestarle lo siguiente:

 

Lo que se relata en esta queja lo considero un agravio a los derechos humanos fundamentales de mi hijo Francisco José Rodríguez Ornelas y de lo cual quiero dejar un antecedente para futuros casos similares.

Todo empezó el día 12 de noviembre de 2015 entre las nueve y media y diez de la mañana, lo que le pasó a mi hijo fue estar en el lugar y momento equivocado porque él iba de “ride” a un rancho del Sr. Armando Montoya Espinosa, iba a realizar un negocio con él, pudo haberse ido con el Sr. Armando Montoya Espinosa y junto al Sr. José Alonso Montes Marroquín, pero prefirió irse en una Motocicleta con la otra persona inculpado del caso, es decir, éstos iban siguiendo al vehículo del sr. Montoya acompañado del Sr. Montes.

Mi hijo me relató que cuando iban pasando por las instalaciones de la Escuela Secundaria Técnica # 12, cinco personas armadas que no se identificaron y que no llevaban uniforme, detuvieron al chofer de la

motocicleta de forma violenta, aventándolo hacía la góndola y poniéndolo boca abajo, era una camioneta blanca doble cabina tipo pick-up,  a mi hijo verbalmente le dijeron “súbete”, él contestó “yo por qué”, le contestaron “tú súbete” y mi hijo accedió de manera pacífica ante la forma violenta de las personas armadas. Lo subieron a la camioneta sólo por el hecho de que iba acompañando a la persona de la motocicleta y lo obligaron a que se colocara bocabajo, tirado en la góndola.

El Sr. Armando Montoya Espinosa acompañado del Sr. José Alonso Montes Marroquín se detuvo al ver que no avanzaba la motocicleta. Regresaron a ver qué pasaba y vieron que los tenían detenidos, ya arriba de la camioneta. El sr. Armando Montoya Espinosa preguntó por qué los detienen,  le contestaron de forma muy grosera “vete de acá porque si no te vamos a romper la madre”.

Mi hijo también me contó que en el lugar y hora de la detención se encontraban presentes los señores Agustín Moisés Lozano Martínez y José Alfredo Morales Campero, personas que les consta que fueron detenidos en el día, lugar y hora arriba señalada.

Mi hijo me relató que cuando iba en el vehículo le vendaron los ojos y los llevaron a un lugar que no pudo identificar, un cuarto con poca luz, en ese lugar lo obligaron a firmar aproximadamente 25 hojas, tuvo que firmarlas y poner en ellas sus huellas digitales, por el temor a ser golpeado o que le hicieran algo peor, también lo obligaron a decir verbalmente que había robado ganado. Me dijo que nunca fue asistido por ningún abogado defensor, ni lo dejaron hacer ninguna llamada telefónica, ni ver a nadie. Este aislamiento perturbó también su estado emocional y sicológico.

Al identificar el vehículo que se usó para detenerlo, supe dónde se encontraba mi hijo, estaba en la Fiscalía Especializada en contra del Abigeato, ubicada en el anexo de la Asociación Ganadera Local. Aproximadamente a la una de mañana del viernes 13 de noviembre vi que fueron trasladados en el mismo vehículo en que los detuvieron de dicha Fiscalía hacia las instalaciones de policía municipal de Mapastepec, Chiapas.

Una vez que ubiqué a mi hijo nunca lo dejé solo, muchos amigos seguíamos a la caravana de vehículos que los trasladaban, parecía que se trataban de reos de alta peligrosidad.

A los doce del mismo día le dieron permiso de ver a su pareja, la Sra. Dalia Magali Méndez Pérez para darle agua y comida,  yo también tuve la oportunidad de verlo, se encontraba en compañía del que iba manejando la motocicleta arriba mencionado y otra persona más, lo que nos llenó de indignación fue que se encontraban despojados de casi toda su ropa, es decir se encontraban en paños menores, noté que su estado emocional y psicológico se encontraba severamente alterado.

Posteriormente, mi hijo y las otras dos personas a la una de la tarde fueron trasladados en el mismo vehículo, custodiados por agentes de la policía municipal desarmados y uniformados hacia la ciudad de Acapetahua, Chiapas, donde se encuentran los tribunales correspondientes, sedes del poder judicial del Estado. Mi hijo es acusado junto a estas otras dos personas del delito de abigeato según consta el expediente número 2382015. Nuestro abogado el Lic. Abednego Aminadab Escalante Martínez  hace constar tal acusación. Cabe señalar que dicho abogado es pagado con mis propios recursos.

Dicho abogado presentó en tiempo y forma, los testimonios que a la defensa le corresponden (de testigos que presenciaron la detención y cartas de recomendación). Las cartas manifiestan una buena conducta mi hijo porque no ha violentado leyes y se ha comportado como un ciudadano normal. Muestra de ello, son las firmas y números de credencial para votar de muchos mapanecos como palmeros, comerciantes, ganaderos y otras personas, es decir, de gente de nuestro medio que lo conoce y lo reconoce como una  persona honorable y apreciada en esta ciudad. Si se requiere, también se pueden presentar con quien se requiera, pues voluntariamente han manifestado apoyar incondicionalmente a mi hijo con el fin de acreditar la honorabilidad y el oficio de mi hijo.

Dejando pasar el día sábado y domingo, es decir el día lunes 16 de noviembre a las 11:30,  les tomaron su declaración y se hicieron las diligencias pertinentes. Durante esta semana, se presentaron todos los testigos de la parte defensora.

Ya estando en el periodo de las primeras 72 horas, no se presentaron los aprehensores, ni la parte agraviada, solicité la ampliación del periodo legal, cosa que la juez concedió y tampoco se volvieron a presentar. Enfatizo, nadie se presentó a ratificar el delito de lo que se le imputa a mi hijo. Por lo que el abogado procedió a presentar una apelación con el argumento de que la parte acusadora y los aprehensores, no se presentaron a declarar.

También la noticia de saber que la Lic. Araceli Matías Caballero, Juez Penal de Acapetahua cuya oficina se encuentra en la Prolongación de la 4a. Avenida Sur entre 2a. y 3a. Calle Oriente S/N, a un Costado del CERSS No. 9, en Acapetahua, Chiapas, expresó que sentía muy presionada de “allá arriba” y que ponía en riesgo el trabajo que desempeña, esto provocó un severo decaimiento, vulnerando de nueva cuenta el estado psicológico de mi hijo.

Por todo lo declarado anteriormente, he hecho una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Chiapas, y he solicitado que un visitador acuda a Acapetahua al CERSS No. 9 en Prolongación de la 4a. Avenida Sur entre 2a. y 3a. Calle Oriente S/N, en Acapetahua, Chiapas, donde encuentra mi hijo para que levante un informe y emita la recomendación correspondiente y quede constancia a la CEDH de las condiciones violatorias por las que está pasando mi hijo, yo doy constancia de ello. Les solicité también la aplicación del protocolo de Estambul para que lo asistan médicos y sicólogos para valorar la situación emocional y física de mi hijo. Temo por la integridad física y psicológica de mi hijo, su familia y mi familia, si les llega a suceder algo los responsabilizo a ustedes directamente.

Quiero agregar, que él tiene una relación de Unión Libre con la Sra. Dalia Magali Méndez Pérez, tienen una niña de tres años llamada Samantha Rodríguez Méndez, viven en el Barrio del DIF, en Mapastepec Chiapas. Su vida diaria y su empleo lo desarrolla en este pueblo, el oficio de comerciante lo aprendió de mí, desde que era un niño, pues siempre me acompañaba en la realización de mis negocios. Lo conocen en casi todas las colonias de Mapastepec, convive con todos los ganaderos y ejidatarios, es una persona muy conocida y apreciada por ser bondadosa con los demás, siempre echando una mano a quién lo necesite.

Mi hijo no tiene nada que esconder, toda su vida ha vivido en Mapastepec. Por eso es un despropósito que le intenten endilgar ese delito cuando es una persona de familia y de arraigo, muy querido en nuestra ciudad.

Quiero agregar también que mi esposa la Dra. Clara Ornelas Cruz, médica general con más de 30 años en el ejercicio de la ciencia médica y yo, hemos tenido una vida de arduo trabajo para sacar adelante a nuestros hijos. Mi hija mayor, Carolina Rodríguez Ornelas, es una profesionista, intérprete de idiomas, que vive en paz y felizmente con su familia en el estado de Wisconsin, en los Estados Unidos de América y mi hija menor Margarita Rodríguez Ornelas siempre ha sido una destacada estudiante y responsable profesionista socióloga en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, ciudad que tuvo que abandonar  hace unos meses porque se encuentra estudiando una maestría en Buena Gobernanza y Sociedad Civil en la Universidad  de Osnabrück, en Alemania. Considero que nuestra autoridad ética y moral, como una de tanta de las familias que viven en Mapastepec, y como individuos con virtudes pero también con muchos defectos, nos permitimos exponer esta queja.

Vuelvo a recalcar, no pertenezco a ningún partido político, no estoy en contra de la pionera Fiscalía Especializada Contra el Abigeato, ni contra el presidente municipal, ni contra la juez, ni contra los que conforman el mando único de la policía municipal, ni es nada personal contra nadie.

Lo que queremos es dejar este precedente para que no se repitan estas arbitrariedades, es decir que se respeten lo que dicen las leyes, los convenios, protocolos, convenios, nacionales e internacionales y no repitan lo que le sucedió a mi hijo.

Insisto, respeto la legalidad y las instituciones, son bienvenidas a Mapastepec pues la sociedad se siente agraviada, la Fiscalía tiene otros casos y le esperan muchos más. Considero que debe hacerse justicia y que se castigue cualquier delito, pero demando que, sin importar si se trata de personas culpables o inocentes, que de antemano no deberían caer en estas instancias, los procedimientos sean apegados a derecho y que se actúe con verdad y profesionalismo, apelando siempre a tener mayor transparencia, con una eficiente coordinación de los tres niveles de gobierno, para el buen funcionamiento de las instituciones y el mejor desempeño de los funcionarios públicos y sobre todo sin violentar los Derechos Humanos. Yo me pregunto ¿desde cuándo ir de “ride” con un amigo se convirtió en un delito?

Atentamente

Belisario Rodríguez Martínez

Un comentario en “La PGJE acusa a mi hijo inocente de abigeato, denuncia padre desesperado”

  1. Olivia Cruz Ornelas
    27 noviembre, 2015 at 3:58 #

    Sólo reclamamos la Libertad Inmediata de Francisco José Rodríguez Ornelas.

    ¡Justicia!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: