El Papa reivindicará la labor de Samuel Ruiz y la Iglesia que construyó de opción por los pobres

El obispo Samuel Ruiz, cuando asumió el cargo de ela diócesis de San Cristóbal de Las Casas

El obispo Samuel Ruiz, cuando asumió el cargo de la diócesis de San Cristóbal de Las Casas. Fotografía Archivo Vicente Kramsky

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS; Chis.- No es necesario que el Papa Francisco diga palabra alguna, con el sólo hecho de que llegue a este territorio de la Diócesis, entre a la Catedral y visite la tumba de Samuel Ruiz García, el Sumo Pontífice pondrá fin así, a varias décadas de exclusión por parte del Vaticano y dará un “espaldarazo” a la labor pastoral de una Iglesia fincada en y para los pobres, que le costó acoso y persecución al obispo llamado jTatic y toda su estructura clerical.

Al menos, así lo consideran tres de los colaboradores más cercanos al obispo Samuel Ruiz que llegó a Chiapas en 1960 con la bandera de “Cristianismo Sí, Comunismo No”, pero que a la postre sufrió una conversión radical haciendo suyo los fundamentos del Concilio Vaticano II que coincidió con los primeros años de su llegada a su primera y única Diócesis a la que entregó su vida pastoral.

El obispo con sus padres que se vinieron a Chiapas para acompañar a su hijo que a los 35 años se hizo obispo de Chiapas

El obispo con sus padres que se vinieron a Chiapas para acompañar a su hijo que a los 35 años se hizo obispo de Chiapas

Heriberto Cruz Vera, párroco de la Iglesia de Tila; Fray Gonzalo Ituarte, párroco de la Iglesia de Santo Domingo en San Cristóbal de Las Casas y Joel Padrón, párroco de la Iglesia de San Andrés Larráinzar, hablan a Proceso sobre la visita del Papa Francisco, el primero que visitará esta Diócesis desde que se creó en 1539.

Coinciden que la visita del Papa cerrará un ciclo en la historia de la Diócesis y dará paso a otro en el que todos, obispos, sacerdotes, monjas, catequistas, diáconos y toda la estructura eclesial, iniciarán una nueva etapa con mayor ánimo, pues lo que construyeron durante décadas con el impulso de jTatic Samuel Ruiz fue una iglesia de avanzada, una iglesia de vanguardia, que se adelantó a los tiempos del llamado que hace ahora el Sumo Pontífice, de fincar la fe en los más desprotegidos, los marginados, los más pobres de todos los fieles seguidores de la palabra de Dios.

“Si la Iglesia no opta por los pobres, no es entonces la Iglesia de Jesucristo. No se trata de una veleidad, de algo periférico, sino de una opción que es esencial a la Iglesia. Y la opción tampoco es de ahora, es desde el nacimiento de la Iglesia”, dijo Samuel Ruiz a Proceso antes de dejar la Diócesis en el 2000 (E.E.No.4, 27/10/1999).

El obispo que cuestionaba la distribución de la riqueza material señalaba con insistencia que la Iglesia debe optar pues por los pobres y “no quedarse en el mundo de la complicidad”.

El obispo construyó una iglesia de opción por los pobres

El obispo construyó una iglesia de opción por los pobres

Al obispo Ruiz García le enviaron un coadjutor en agosto de 1995, a muchos detractores de la pastoral que predicaba jTatik alegró la llegada de Raúl Vera López en octubre de ese mismo año, porque creyeron que llegaría para revertir el proceso de opción de los pobres, sin embargo fue todo lo contrario.

En la misa del funeral de jTatik el 24 de enero del 2011, Vera López ahora obispo de Saltillo, Coahuila reseñaría así a Ruiz García:

“Don Samuel llegó a un Chiapas plagado de injusticias y de abusos contra el pueblo indígena y contra los pobres. Le tocó ver con sus propios ojos las espaldas de los hombres indígenas marcadas por el látigo de los finqueros; constató desde la palabra de los pobres indígenas, cuando él llegó a esa zona, que el salario para ellos era de tres centavos al día, y todavía se trataba de un salario que nunca se pagaba, pues existía la tienda de raya. También conoció a las muchachas indígenas sometidas a la “ley de la pernada”, es decir, el patrón, antes de que ellas llegaran al matrimonio, tenía que constatar, uniéndose a ellas, su virginidad”.

Y agregó: “Toda esta situación de injusticias, de abusos, de trato inhumano para los indios mayas, es lo que no sólo con su palabra de verdad, de justicia y de amor en su proclamación de la dignidad que tienen los hijos y las hijas de Dios denunció, sino sobre todo con la construcción de una Iglesia en la que puso los medios para que toda esa serie de injusticias y maltratos desaparecieran a través de las instancias que poco a poco se fueron construyendo, en donde por medio de la evangelización, quienes habían sido esclavos, quienes estaban sometidos, quienes no tenían voz, conocieran la dignidad que Dios les dio desde su nacimiento. Y esos mismos indígenas hombres y mujeres, por medio de su participación activa y la construcción de esas instancias, participaron en el cambio de las estructuras sociales, en las que se justificaba y se instrumentaba el trato inhumano que recibían”.

Por su parte, el EZLN, al pronunciarse sobre la muerte del Obispo, señaló: “Don Samuel Ruiz García no sólo destacó en un catolicismo practicado en y con los desposeídos, con su equipo también formó toda una generación de cristianos comprometidos con esa práctica de la religión católica (…) Ahora sería bueno voltear a mirar hacia abajo y encontrar ahí a quienes, como antes Don Samuel, desafiaron y desafían al Poder”.

El EZLN mencionó, entre otros, al Obispo Raúl Vera, a Joel Padrón y  Heriberto Cruz Vera, actuales párrocos en la Diócesis de San Cristóbal. También menciona a diversos laicos que forman parte de la Diócesis.

Es por eso que por muchos años a la Iglesia construida en esta Diócesis fue acosada no sólo por finqueros y terratenientes chiapanecos también por el Ejército y hasta el Estado Mexicano; de igual forma un gran sector de la misma Iglesia Católica. Y se les consideró una Iglesia “irregular” desde el Vaticano, recuerda el párroco Heriberto Cruz Vera.

Es por eso que señala que “la vista del Papa, aunque muchos no lo quieran reconocer, es un reconocer la obra de jTatik Samuel a favor de los pobres y de los más pobres entre los pobres, los indígenas”.

Señala que no fue una obra fácil, “primero fue la conversión del jTatik de dejar de pensar que venía a poner zapatos y enseñar a hablar a los indígenas español a el paso siguiente de que ellos tenían que ser sujetos de su historia, reconocer su dignidad, reconocer su capacidad para ser un hijo de dios o un ciudadano con la misma dignidad que todos”.

Dice Cruz Vera que fue esta Diócesis de las pocas que puso en práctica el Concilio Vaticano II, y que por tanto durante su visita del Papa vaya a Catedral, pase o llegue a la tumba de jTatik es reconocer su trabajo que no quisieron reconocer en el Episcopado”.

“jTatik, como Don Raúl estuvieron solos, así son los profetas, están solos, no son profetas de palacio, sino profetas de la historia, de la vida, del dolor del pueblo, que se la han jugado con el pueblo, no por lideres sociales sino por el evangelio que nos pone en ese camino de obstáculos pobres, yo creo que es un reconocimiento y un interés del Papa de venir a Chiapas y especialmente a San Cristóbal, no puede quedar la figura del J’tatik Samuel fuera de esto”.

Recrimina que el Episcopado Mexicano no sólo no hicieron eco de las palabras Raúl Vera y Samuel Ruiz, sino que los dejaron solos o fueron duramente criticados. Incluso en su indecisión los otros obispos de Chiapas se hicieron a un lado y no lo apoyaron. Fueron pocos los obispos que apoyaron y se sumaron a esta labor episcopal. Recuerda a Arturo Lona, Sergio Méndez Arceo y otros que fueron voces en el desierto.

“No se les escuchaba, se les consideraba que andaban mal cuando se estaba poniendo en práctica lo que hoy quiere el Papa, que se viva y que se esté con la Iglesia de los pobres, hasta estaba prohibido decir `La iglesia de los pobres, la iglesia que nace del pueblo´; pensaban que se estaba haciendo un sisma, pero es lo que hoy está diciendo el Papa”.

Recuerda que la de Samuel Ruiz “fue una iglesia perseguida, una iglesia marginada, una iglesia que hasta el último momento fue vista con malos ojos”,

Pero que al final, salió victorioso con los que estuvo siempre, quienes llenaron y siguen llenando esa Plaza de la Paz, los pobres, los indígenas, los marginados, esa es la corona del jTatik”.

La ordenación de “diáconos indígenas permanentes” casados por parte de Samuel Ruiz hizo ruido en el Vaticano, tanto así que recién llegó su sucesor, el actual obispo Felipe Arizmendi Esquivel, le pidieron suspenderlo en el 2000. Y 14 años después, en el 2014, el Papa Francisco levantó el veto y de nueva cuenta autorizo de nuevo la ordenación de “diáconos permanentes indígenas”.

Recuerda que la estructura que se sembró en Chiapas quedó consolidada y fortalecida luego del Tercer Sínodo Diocesaso al que convocó el obispo Samuel Ruiz García y que duró de enero de 1995 a mediados de 1999. De tal manera que el obispo que llegara no desviara el rumbo de la Iglesia que se cimentó en los seis ejes: Iglesia autóctona, Iglesia liberadora, Iglesia servidora, Iglesia en comunión, Iglesia evangelizadora e Iglesia bajo la guía del espíritu.

Señala que por todo esto sufrieron ataques, se les señalaba y acusaba, que lo que hacían no era “palabra de Dios”, sin embargo ahora el Papa Francisco relanza el exhorto de lo que por años en esta Diócesis se ha venido trabajando.

“Le decía yo en una reunión al obispo: mira, gracias porque el espíritu santo en esta diócesis derramó una gran fuerza de manera que nos adelantamos a lo que está diciendo el Papa, bendito sea Dios que lo está diciendo, que está confirmando el trabajo del jTatik y el trabajo de nuestra Diócesis, de los que quedamos y todavía creemos que es posible una diócesis distinta a las demás y ahora más con ese espíritu del Papa Francisco”, agrega Cruz Vera.

Dice que todos aquellos que lleguen a esta Diócesis tienen que someterse a los ordenamientos del Tercer Sínodo Diocesano, aunque hay grupos como los “carismáticos” que les cuesta reconocerlo.

Recuerda que el obispo Felipe Arizmendi Esquivel sacó una carta donde proponía “unidad en la pluralidad”.

“Muy bien, sí, la iglesia es católica, es plural, pero no por esa unidad en la pluralidad vamos a perder nuestras opciones y vamos a perder nuestra identidad y nuestro rostro de iglesia indígena, de iglesia mestiza por una línea evangélica muy clara, los pobres”, le reviró.

Insiste que aunque se les criticó y se les quiso marginar, la Iglesia construida en esta Diócesis “es un iglesia actualizada totalmente”.

Señala que aunque la visita del Papa Francisco está cooptada por el gobierno federal so pretexto de la seguridad, el Papa, “ya sabe lo que hay en Chiapas”, y que el pueblo creyente y las comunidades eclesiales de base siguen con el firme compromiso de hacer una iglesia que camina con el pueblo.

Gonzalo Ituarte, otro de los personajes de mayor confianza del obispo Samuel Ruiz dice que el Papa ha sido muy explícito. “Él no viene por una visita común y corriente. Él ha escogido lugares específico. Él escogió venir a San Cristóbal de las Casas, a pesar de las peticiones de que no fuera acá”.

  • ¿Quién o quiénes le pidieron que no viniera y porqué?
  • Tuvo propuestas de que fuera a otros lugares. El obispo Felipe ya ha menciona que hubo recelos, que hay personas que todavía tienen resabios de etapas anteriores. Guardan una visión negativa y no quieren que se reconozca y se valore todo lo que significa la Iglesia desarrollada en el mundo de Chiapas, en el pueblo indígena en este estado tan rico y tan complejo.

Agrega que el hecho de que el Papa venga acá, es que reconoce una realidad. “Que esta Iglesia Diocesana ha sido altamente significativa dentro de la Iglesia Universal de México  y América Latina, por su trabajo desde los pobres y desde los pueblos indígenas. Es una realidad histórica que el Papa reconoce, así como el protagonismo, liderazgo y pertinencia de la presencia indígena en el continente. El Papa latinoamericano tiene claro el rol de los pueblos índios en Chiapas”.

Dice el que la labor de Ruiz García no es menester que se le reivindique o ratifique, el hecho de que venga el Papa y vaya a visitar la tumba de Don Samuel es porque es un gran obispo que tuvo la Iglesia y que aportó  en el Concilio Vaticano Segundo, que lo puso en práctica, y el Papa valora eso como un don de la Iglesia y le da su lugar”.

Agrega que su sola presencia, el solo venir a esta Diócesis tiene un alto significado, también de reconocimiento a los Obispos actuales porque cuando don Samuel terminó su ministerio aquí, dejó un Sínodo Diocesano y don Felipe como cabeza, continuó implementando ese plan. No rompió el proceso pastoral, lo continuó, con su propia perspectiva y visión continuó el proceso.

Precisa que el actual llamado del Papa es a atender  a la realidad de los pueblos indios que tienen un gran aporte para América Latina y que han sido relegados, menospreciados y manipulados. Atender a los que sufren la violencia, a los migrantes, a los desaparecidos. “Ese es el llamado y ahí es donde debemos converger con otras Iglesias”.

  • ¿Cómo va a encontrar el Papa a esta Diócesis?
  • Encuentra una Iglesia viva y dinámica. Una Iglesia actuante y reanimada porque se ha restituido el derecho del Obispo de ordenar Diáconos Indígenas. Una Iglesia que no sólo tiene clero indígena, sino que ha asumido la cultura y la lengua de los pueblos originarios.

Dice que el Papa está muy contento por las traducciones a lenguas indñigenas que se hecho en esta Diócesi. Que es la más avanzada en el país y casi en América Latina en traducciones a lenguas indígenas.

Señala que el Papa “encontrará una Iglesia muy abierta a la transformación contemporánea, y atenta a la realidad del mundo. Porque el evangelio no es para vivirlo en la Sacristía, sino en la realidad del mundo y en la transformación de la sociedad”.

Previo a que visite Chiapas, todos los clérigos enviaron al Papa, vía el obispo Felipe Arizmendi, un informe cómo ellos perciben la realidad de Chiapas  y de esta Iglesia. Y cuales son los problemas principales que aquejan a la Nación.

“Esperamos que el Papa anime a los cristianos y cristianas. A las personas de buena voluntad, a segur trabajando por la justicia, por la dignidad, por la superación de la conflictividad que tanto ha dañado a México, como la corrupción e impunidad”.

Dice que el aplicar el Concilio Vaticano II en su Diócesis, el obispo Samuel Ruiz entra en sintonía con lo que ahora exhorta el Papa Francisco: “Hay una sintonía natural, una convergencia en donde el Papa se sentirá a gusto porque va de acuerdo con lo que él mismo ha vivido en su opción por los pobres, en su libertad”.

Para Joel Padrón González, párroco de San Andrés Larráinzar, el Papa Francisco, después de ver a María de Guadalupe, lo primero que hará es venir a Chiapas, “viene al México de abajo al México olvidado y viene a ver a los pueblos originarios de México”.

Señala que el Papa a dicho e insiste mucho: “hay que tocar el dolor, hay que tocar la pobreza, hay que tocar la injusticia para transformarla”.

Dice que el hecho de que el Papa haya decidido venir a San Cristóbal sin duda tiene presente que es la iglesia de Fray Bartolomé de las Casas, el protector de los indígenas.

Dice que el Papa va a encontrar esta iglesia que jTatik Samuel supo darle vida, que se hizo obispo con la fe de estos pueblos indígenas, “por eso entendió muy bien y creó una iglesia autóctona, esto es lo que va a encontrar el Papa, una iglesia bien definida como iglesia autóctona pero abierta, con esta madurez de fe, a las diferentes expresiones religiosas sin conflicto, pero que es una iglesia de los pobres que se hace desde la fe de los últimos tiempos”.

Indica que la visita del Sumo Pontífice será un reconocimiento a la iglesia que dirigió jTatik Samuel, en su tiempo no del todo comprendido, y ahora este Papa con un corazón latino más cercano a nosotros y que entiende esta realidad. De aquí nace su interés, el decide venir a San Cristóbal y creo que será con el mismo espíritu de visitar Morelia, donde está la cuna de la violencia en los últimos años.

“Con la visita del Papa hay una gran esperanza, ya con el hecho de que este decida venir a San Cristóbal estos pueblos se sienten ya reconocidos por la iglesia de Jesucristo, la iglesia del Papa Francisco, estos pueblos recuperan su esperanza, su fe, pueblos que por mucho tiempo sintieron no encajar en una iglesia que llegaron a llamar irregular, la cual había de poner en orden”, agrega el párroco que fue perseguido y encarcelado a principios de los noventas por el entonces gobernador Patrocinio González Garrido.

Dice que primero con la restitución de los diaconados que hizo este Papa y ahora con su visita, “ahora si se van a sentir integrados y reconocidos como parte de la iglesia de Cristo que dirige el Papa en la que ahora si no hay exclusión y es una iglesia que se reconoce desde la fe de estos pueblos y es abierta a todos”.

 

Para Padrón González, esta es pues “una iglesia que vuelve a ser esperanza para todos, es una iglesia que puede convivir con otras religiones demás expresiones religiosas dentro de la iglesia católica, donde hay respeto, tolerancia y reconociendo esta diversidad”.

Dice que la visita de Papa no será una simple visita, dejará una gran motivación y un gran compromiso con lo hasta ahora realizado. Y que su visita “tiene que sacudir a la iglesia y la realidad del país y es una legitimación a la fe de esta iglesia; el Papa se siente muy cercano a esta Iglesia la cual también tiene una gran fe y confianza en el Papa”.

“Yéndose el Papa nos va a quedar el compromiso de escuchar a esta iglesia de base, a estos pueblos originarios, escucharlos de verdad, abrirnos a ellos y considerarlos actores de este cambio no solo de la iglesia sino hasta del país, hay que escucharlos más”.

Menciona que el Papa llega un gran momento, para legitimar esa opción por los pobres

La iglesia se descubre en la pobreza, y en ese redescubrir  se reencuentra con los pobres como iglesia: “así se identifica la iglesia con la fe de los pobres, no es que la iglesia pase de un salto, no, la iglesia se reencuentra con los pobres, que es lo que viene a hacer el Papa”, concluye.

———————-FIN—————————-

Un comentario en “El Papa reivindicará la labor de Samuel Ruiz y la Iglesia que construyó de opción por los pobres”

  1. Marina Sánchez
    13 febrero, 2016 at 20:18 #

    Muy interesante el artículo, sin embargo no presentas los créditos de las imágenes. La primera fotografia corresponde a Vicente Kramsky, y forma parte del Archivo Vicente Kramsky. Gracias por tu atención.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.