Indígenas de una comunidad de Tenejapa «castigan» al presidente municipal vistiéndolo de mujer

El alcalde de Tenejapa vestido de mujer caminando alrededor de la cancha en la comunidad de Tzajalchen.

El alcalde de Tenejapa vestido de mujer caminando alrededor de la cancha en la comunidad de Tzajalchen.

El presidente municipal de Tenejapa. José López Méndez fue vestido de mujer por pobladores indígenas de la comunidad de Tzajalchen, como “castigo”, luego de que incumpliera con la solución de un conflicto por abastecimiento de agua y por pretender confrontarlos conotra comunidad.

 

Aunque la imagen fu difudida hoy, el alcalde puede verse caminando sobre una cancha a la cual se le obligó a dar varias vueltas, mientra que alrededor de ella, hombres, mujeres, niñas y niños atestiguaron el hecho.

 

El alcalde había citado al presidente del comité de padres de familia de la escuela secundaria de Tzaajalchen, José Girón López, para una reunión urgente el domingo 4 de abril, pero el citado no llegó sólo, sino acompañado de varios pobladores de su comunidad.

 

Al llegar se percataron que el alcalde López Méndez pretendía confrontarlos con los pobladores de Yashanal y Tzaquivilioc, por lo que de inmediato tomaron como rehen al alcalde y se lo llevaron a la comunidad, donde estuvo casi 48 horas retenido.

 

Fue gracias a la operación política de la Subsecretaría General de Gobierno de la región Altos, como el alcalde por fin pudo quedar en libertad.

 

Alfredo Rasgado Molina un activista defensor y promotor de la igualdad entre hombres y mujeres, dijo que esto es una clara manifestación de sexismo y misoginia.

 

Expuso que el mensaje es claro; ridiculizar, exponer, vejar, maltratar, violentar, violar, abusar y rebajar la autoridad de los hombres «convirtiéndolos» en mujeres, pues en nuestra estructura mental, cuya base es el patriarcado, no hay otra manera que quitar el poder a otro hombre que nombrarla mujer, en este caso vertirlo y exponerlo como «castigo ejemplar», aprobado por hombres y por mujeres de esa cultura (y de muchas culturas).

 

“Como hombres tenemos en nuestro lenguaje un sexismo muy explicito, el ejemplo más claro es que para joder al otro, insultarlo le decimos «vieja», pareces mujer; luego entonces el mensaje es que ser mujer está de la fregada en nuesra sociedad y este lamentable hecho lo confirma, te convierto en mujer pues es el peor insulto y bajeza a un hombre y la autoridad que representa”, dijo Rasgado Molina.

 

La doctora e investigadora social Araceli Burguete Cal y Mayor, dijo que si bien en los carnavales indígenas en lo general, los hombres se visten de mujeres como los chuntaes en Chiapa de Corzo, en la politica, esos usos y costumbres buscan sancionar o ridiculizar a otra persona conuna carga misógina.

 

“¿Y por que podría decir eso?. Por qué no sería «honrar» a las personas. Por el lugar que ocupa la mujer en esa sociedades, que es un lugar subordinado. Supongo que es un poco como restarle poder, restsarle autoridad, ponerla como mujer”, indicó Burguete Cal y Mayor.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: