Periodistas exigen detener la violencia en su contra

 

Pronunciamiento de periodistas en la manifestación efectuada el 31 de marzo en Chiapas, México

Hoy estamos acá, periodistas de Chiapas, para exigir justicia para nuestros compañeras y compañeros asesinados, para honrar su memoria. Estamos aquí por ellos, pero también por nosotros. Para pedirle a los tres niveles de gobierno acciones claras y efectivas que ayuden a garantizar la libertad de expresión, para garantizar el derecho a saber de la ciudadanía.

Manifestación de periodistas en la capital de Chiapas. Foto: Oscar León

En los últimos tres sexenios 103 periodistas han sido asesinados en el país. A ellos se suman 23 periodistas desaparecidos.

La impunidad en la que se mantienen los crímenes en contra de periodistas ha ocasionado más asesinatos, y nos sigue poniendo en riesgo a quienes seguimos ejerciendo el oficio.

En la ciudad de Comitán, periodistas exigen respeto justicia en la investigación de crímenes contra periodistas.

No queremos que en esa violencia brutal que ha ocasionado muertes y desapariciones en el país llegue a Chiapas por eso exigimos al Estado se tomen acciones que ayuden a disminuir la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las y los periodistas en la entidad.

Pedimos que se realicen las investigaciones de las denuncias que hemos interpuesto ante la Fiscalía de Atención de Delitos Cometidos en Contra de Periodistas de la Procuraduría General de Justicia del Estado.  Hay al menos media docena de demandas formales que hemos interpuesto quienes en este momento estamos aquí, por actos de difamación y amenazas que ponen en riesgo nuestro trabajo periodístico y nuestra integridad personal y la de nuestras familias. En todos los casos hemos presentado pruebas. Todos los casos han sido archivados.

Periodistas de Tapachula, y activistas defensores de los derechos humanos, se manifestaron contra la violencia.

La violencia contra las y los periodistas se expresa de muchas maneras. Una de ellas, obstaculizando nuestro trabajo, negándose a proporcionar información, que de acuerdo a la Ley que Garantiza la Transparencia y el Acceso a la Información Pública del Estado de Chiapas, debería ser pública. Con esto no sólo se constituyen en una administración opaca, sino violatoria de la Ley.

El Estado también es cómplice de las condiciones laborales de las y los periodistas de Chiapas al derogar de manera discrecional y opaca millones de pesos de recursos públicos en publicidad para medios que dan a las y los periodistas condiciones precarias de trabajo: sin prestaciones sociales, falta de contratos formales y bajos salarios.

Cualquier acción que atente contra la libertad de expresión, que ponga en riesgo a las y los periodistas, atenta contra la democracia y la sociedad misma a quien no se le está respetando su derecho a saber. Es obligación del Estado garantizar las condiciones para que las y los periodistas puedan ejercer su oficio. Un lugar democrático solo se construye con una prensa independiente y crítica. ¡Nos queremos vivos e informando!

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: