La frontera sur mexicana por donde se movía Duarte, es una coladera…

La frágil frontera sur mexicana

A lo largo de los 573 kilómetros de frontera entre México y Guatemala sólo existen ocho cruces formales donde las autoridades migratorias, aduaneras, federal y militares, mantienen un control de lo que se intercambia entre ambos países.

 

Sin embargo, esta misma frontera sur tiene 56 puntos donde cualquier vehículo todo terreno y persona puede cruzar traficar con mercancías, con personas, con todo tipo de drogas o armas, sin que ninguna autoridad lo impida. En cualquiera de ellos, bien pudo pasar el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, sin que nada ni nadie le dijera nada.

 

La mayoría de ellos son caminos de terracería, que conectan a comunidades rurales donde los mexicanos y guatemaltecos se han fusionado en una misma cultura, lengua y lazos familiares. Lo mismo pasan la línea fronteriza para ver a un familiar o a un amigo, que la cruzan a diario para ir a sus trabajaderos o milpas donde tienen sus cultivos.

 

En esta línea fronteriza mexicana, la frontera es imaginaria, pues nadie pide papeles para entrar y salir por esos 56 puntos dectatados por la Comisión Internacional de Límites y Aguas México-Guatemala (CILA) de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

 

Al menos, así lo detallan en el “Inventario   de  los   Cruces  Fronterizos   Vehiculares Informales existentes en la Línea Divisoria Internacional Terrestre  entre México   y  Guatemala”. Donde explican que sólo se han limitado a poner letreros que señalan el inició y fin del territorio entre ambos países. O donde sólo han puestos monumentos de croncreto o monolitos blancos. O mojones, como también se les conoce. Hay unos mil 704 de esos monumentosa a lo largo de la superficie fronteriza terrestre.

 

En marzo del 2014 se le pidió a la CILA de la SRE ese documento que detalla los 56 puntos donde se cruza de manera informal, pero respondió que no podía dar ese informe porque “se corre el riesgo de la que la misma pueda llegar a manos del crimen organizado nacional y trasnacional, lo que indudablemente incrementataría el cruce ilegal entre ambos países de bienes, productos, armas, drogas, animales y personas, al tener conocimiento documentado que aquellos puntos geográficos de cruce informal de vehículos en la línea divisoria internacional terretre entre México y Guatemala, en los cuales no existen autoridades de revisión de ninguno de ambos países”, según la negativa y consideración de reserva en la Solicitud 000500029614 hecha vía la ley de acceso a la información pública.

 

A lo largo de estos 573 kilómetros de frontera entre México y Guatemala, existen dos ríos que separana a ambos países, el Río Suchiate con 81 kilómetros y el Usumacinta con 305 kilómetros. El segundo es muy caudaloso, pero se puede pasar en lancha de montor o de remo en cualquier punto. El primer río baja su nivel en tiempo de seca como la actual, por lo cualquier persona puede pasar hasta caminando.

 

Tres de los cruces fronterizos formales Existentes están en las márgenes del Río Suchiate, estos son el de Ciudad Hidalgo, México-Tecún Umán, Guatemala, se pasa sobre el Puente Dr. Rodolfo Robles. El de Ciudad Hidalgo, México-Tecún Umán, Guatemala, sobre el Puente Ing. Luis Cabrera y el de Talismán, México-El Carmen, Guatemala, sobre Puente Talismán.

 

Otros dos cruces fronterizos formales están en Ciudad Cuauhtémoc, México-La Mesilla, Guatemala y el de Carmen Xhan, México-Gracias a Dios, Guatemala. Uno más en el poblado Nueva Orizaba de lado mexicano y el poblado Ingenieros de lado de Guatemala.

 

En el margen del Río Usumacinta se encuentra el cruce fronterizo Frontera Corozal, México – Bethel, Guatemala y el octavo cruce fronterizo formal donde están las autoridades migratorias y aduanales es el de El Ceibo, muy cerca de Tenosique, Tabasco.

 

Con la instrumentación de la Zona Economica Especial en esta región de la Frontera Sur, el presidente de la Coparmex-Costa de Chiapas, Rafael Rojo Galnares, consideró en abril del 2016, que el Gobierno federal debería incrementar la vigilancia en la Frontera Sur y “clausurar o controlar los pasos vehiculares ilegales”.

 

En un documento entregado a senadores de las comisiones de Hacienda, Sur-Sureste, de Comercio y Fomento Industrial, Población y Desarrollo, Estudios Legislativos y Especial de Productividad, se establecían los riesgos que existen derivado de los cruces informales de un lado a otro de la Frontera entre México y Guatemala.

 

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.