Más de cuatro mil indígenas sin servicios de salud en la Selva Lacandona

Avionetas en tierra, ya no llevan médicos, ni medicinas ni trabnsportan enfermos ahora

Unos cuatro mil indígenas de 12 comunidades en extrema pobreza, marginadas y enclavadas en la región de la Selva Lacandona, se quedaron sin servicios médicos desde hace más de dos meses, luego de que la empresa privada de servicio aéreos que transporta de personal, medicinas y enfermos, suspendiera los vuelos por falta de pagos de la Secretaría de Salud del gobierno de Chiapas.

 

La empresa Servicios Aéreos de San Cristóbal, SA de CV, contratada por la Secretaría de Salud, dejó de realizar los vuelos desde el mes de abril hacia las comunidades indígenas por un adeudo aproximado de un millón de pesos por servicios que van desde octubre del 2016 a mayo del 2017.

 

La empresa que está contratada para apoyar las labores de la Jurisdicción Sanitaria de la SSA No. IX con sede con Ocosigno, dejó de transportar personal médico, medicinas y enfermos no graves. En algunas ocasiones sólo se ha limitado a transportar de forma excepcional a mujeres con problemas de parto y personas que han sido picadas por nauyacas que proliferan en esa región tropical de alta humedad.

 

La caravana aérea de Amador Hernández atiende en la clínica de esa comunidad a unas 1,733 personas, de ese mismo lugar y otras procedentes de comunidades indígenas como el ejido Pichucalco, Nuevo Chapultepec, Rancho Alegre y Rancho Salvador.

 

La caravana aérea de Candelaria a tiende en la clínicas ese lugar a unos 796 pobladores de esa lugar y de las comunidades San Gregorio y Corozal. La Caravana aérea Benito Juárez Miramar concentra a unas 800 personas de ese mismo lugar y de las comunidades de Chuncerro, Nueva Galilea y La Pimienta.

 

La Caravana Aérea de Guanal, atiende en la clínica de ese poblado a unas 644 personas, de ese misma comunidades y de otras como Rancho Grande y Plan de Guadalupe. En total son alrededor de 4 mil personas las que carecen de servicios del personal médico y medicinas, pero sobre todo del servicio de traslado de enfermos.

 

Las comunidades todas son de la etnia chol, tzeltal y otras que viven enclavadas en el corazón de la Selva Lacandona y donde salir vía terrestre en esta temporada de lluvia les podría llevar hasta más de 12 horas en caminos de muy difícil acceso.

 

Luis Gómez del Ángel, uno de los propietarios de la empresa de servicios aéreos, dijo que para poder reiniciar las caravanas aéreas es urgente que el gobierno del estado vía la Secretaría de Salud paguen su adeudo, pues para ellos es imposible operar ya que requieren pagar a sus acreedores de combustible, pagar aseguradoras de su personal y sobre todo para la empresa que le provee el servicio de mantenimiento de las aeronaves.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.