Familiares alegan inocencia de presunto copartícipe en feminicidio detenido por la Fiscalía

La familia de Carlos Dñiaz Gómez, alegan inocencia del detenido

Familiares de Carlos Díaz Gómez, señalado como presunto implicado en el crimen de Gloria Castellanos Balcázar, denunciaron que aquel fue torturado e incomunicado y se obstaculizó su defensa legal, por lo que exigieron a las autoridades rectificar el daño ocasionado y liberarlo de inmediato.

Guadalupe González Pérez y Juan Carlos Díaz, esposa e hijo de Carlos Díaz Gómez, aseguraron que éste fue detenido de forma arbitraria, bajo engaños, y nunca se privilegió la presunción de inocencia, por lo que en todo momento se violaron sus derechos humanos.

Acompañada de su abogado, González aseguró que su esposo tiene 58 años de edad, no sabe leer ni escribir y habla una lengua indígena, la tzotzil. Dijo que ambos tienen dos hijas pequeñas, Karla y Rebeca, de ocho y un año, respectivamente; que están casados desde hace 10 años, y que nunca ha sido violento ni consume algún tipo de drogas.

Carlos, exhibido primero

De igual manera, manifestó que desde hace dos años Díaz Gómez trabajaba vigilando unas casas y una obra, aproximadamente a 200 metros del salón de fiestas “Al Jabal”, donde al parecer fue vista por última vez Gloria Castellanos Balcázar, de 24 años de edad, quien desapareció el viernes 12 y cuatro días después –el martes 16– su cadáver fue hallado en un pozo de 15 metros de profundidad.

También señaló que en los eventos o fiestas que se realizaban en el salón, su esposo la hacía de franelero y acomodador de vehículos, lo que le generaba un dinero extra, y que en sus buenos años trabajó de albañil, pero últimamente se dedicaba a labores que le implicaran menor esfuerzo físico.

González mencionó que Carlos Díaz Gómez se quejaba de que su salario era muy bajo y que a veces tardaban en pagarle, por lo que pronto dejaría de ser vigilante. Abundó que el fin de semana que Octavio “N” y su esposa, Rocío Esmeralda “N” –presuntamente responsables del asesinato–, renunciaron a su trabajo, el administrador del salón de fiestas le pidió que laborara con él, cuidando y limpiando el lugar después de los eventos sociales.

Juan Carlos Díaz, de 28 años, hijo del primer matrimonio del acusado, dijo que a su padre lo implicaron de forma involuntaria porque él no supo lo que había hecho Octavio “N”, y aseguró que en sus más de 50 años nunca ha tenido problemas con nadie.

El abogado, quien omitió su nombre por temor a represalias, dijo que desde hace varios años conoce a la humilde familia y por eso se ofreció a ayudarles, pero se encontró con que desde la captura mantuvieron incomunicado a Carlos Díaz, y la esposa pudo verlo casi 48 horas después en los separos de la Fiscalía General del estado (FGE), luego de que presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por desaparición forzada.

Según Guadalupe González, quien entregó a su esposo a la Fiscalía fue el propio dueño del salón de fiestas, de quien no sabe su nombre, porque su esposo nunca le dijo para quién iba a trabajar, sólo le mencionó que era “una persona muy joven y muy buena, que le ayudaba mucho”.

Detalló que el miércoles 17, alrededor de las 21:50 horas, cuando pudo ver a su esposo –capturado el lunes 15–, éste le contó que lo golpearon en todo el cuerpo, que no lo dejaron llamar para decirle dónde estaba, que lo desnudaron y bañaron con agua fría la madrugada del martes 16 y le exigieron que se auto inculpara, pero que él les dijo que no iba a aceptar un crimen que no cometió.

Según su abogado, el único “error” que Carlos Díaz habría cometido fue ayudar a Octavio “N” a tirar basura en una barranca. Precisó que él cargaba una bolsa en cada mano y Octavio llevaba un bote grande con ruedas. Luego de caminar unos 200 metros, Carlos Díaz Gómez tiró sus bolsas y Octavio arrojo “su basura” al pozo.

El abogado abundó que hasta este viernes 19 no ha tenido contacto con el detenido, pero que ya interpuso un recurso de amparo por incomunicación y tortura. Sostuvo que la fiscalía les dijo que Carlos Díaz tiene defensor de oficio, y hasta ahora le han impedido a él acreditarse para defenderlo.

“Estamos viendo un caso donde se viola el debido proceso, un caso en el que, tratándose de un nuevo sistema de justicia penal, actúan como si estuviéramos en el viejo sistema: primero te capturan y luego te investigan”, indicó.

Si acaso hay un feminicida, añadió, ese no es Carlos Díaz Gómez, quien cree es inocente de todo lo que se pretende acusarlo. Es más, ni armas portaba, como quiere hacer parecer la Fiscalía, concluyó.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.