Alerta UNAM concentraciones extremas de plaguicidas en comunidades rurales de Chiapas

Alerta UNAM concentraciones extremas de plaguicidas en comunidades rurales de Chiapas

* En México se comercializa un estimado de cien mil toneladas de estos compuestos

*En suelos de las comunidades rurales de Chiapas representan una preocupación, pues están hasta ocho mil veces por encima de lo estipulado

Por Génesis Gatica Porcayo de CONACYT agencia informativa

De acuerdo con Guadalupe Ponce investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, a través del Laboratorio de Contaminación Marina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han estudiado la acumulación de restos de plaguicidas en diferentes ecosistemas de las zonas que monitorean, como los ecosistemas costeros del Pacífico Norte, golfo de México y Pacífico Sur, sus concentraciones en las poblaciones humanas y el impacto ambiental y a la salud humana que esto conlleva.

Guadalupe Ponce Vélez, doctora en ciencias de la Tierra e investigadora y técnica académica del Laboratorio de Contaminación Marina, explicó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt la importancia de la identificación y análisis de la presencia de plaguicidas en México para erradicar su uso y emplear sustitutos inocuos para los ecosistemas.

Campeche, Chiapas, Estado de México, Morelos, Nayarit, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán son las entidades que más plaguicidas usan en el país y las consecuencias de su empleo se reflejan en la acumulación de sus restos en los ecosistemas terrestres y acuáticos.

Tan solo en México se comercializa un estimado de cien mil toneladas de estos compuestos, lo que equivale a cuatro por ciento del consumo mundial, y en 2017 la Dirección General de Epidemiología (DGE) reportó cerca de cuatro mil casos de intoxicaciones por plaguicidas en 2016.

Únicamente en el área del Pacífico Norte se han realizado alrededor de veinte estudios que registran concentraciones detectables de organoclorados en agua, sedimento y organismos acuáticos, como el tejido blando de ostiones del Estero San Cristóbal en Nayarit, y que registran las mayores concentraciones de estos agroquímicos, con niveles que alcanzan los 2.91 microgramos por gramo de (µg/g) de delta-hexaclorociclohexano (δ-HCH), un componente de la fórmula técnica del lindano, plaguicida restringido en México desde 1991.

Asimismo, en el golfo de México y en el Pacífico Sur reportaron concentraciones de organoclorados y organofosforados en mojarras de la desembocadura del río Coatzacoalcos, en Veracruz, y en sedimento de la zona sur del estado de Chiapas con concentraciones máximas de endosulfán II que alcanzaron 0.250 microgramos por gramo.

De acuerdo con la especialista y a propósito de estas concentraciones, los mayores registros de organoclorados en suelo vienen de comunidades de Chiapas, donde se utilizó dicloro difenil tricloroetano (DDT) para el control de la malaria de 1957 al 2000.

“El famoso DDT fue uno de los primeros organoclorados que se puso a disposición para uso mundial y los que vivimos entre 1950 y la década de 1990 somos generaciones bajo las aspersiones de DDT”, comentó.

Los valores de este químico encontrados en suelos de las comunidades rurales de Chiapas representan una preocupación, pues están hasta ocho mil veces por encima de lo estipulado para suelos agrícolas del resto de México, lo que implica monitorear y tomar medidas eficientes que protejan a las comunidades.

El Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, a través del Laboratorio de Contaminación Marina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estudia la presencia de plaguicidas organoclorados (OC) en ecosistemas mexicanos y el impacto que sus altas concentraciones provocan en el ambiente y salud humana.

Dicha investigación se trabaja en conjunto con especialistas de instituciones como el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C. (CIAD), el Centro Nayarita de Innovación y Transferencia de Tecnología, A.C. (Cenitt), la Facultad de Medicina de Yucatán, la Universidad de Sonora, así como el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), entre otros.

 

Alerta UNAM concentraciones extremas de plaguicidas en comunidades rurales de Chiapas

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: