La CIDH emite tercera Medida Cautelar por violencia desatada en Chenalhó

En campamentos improvisados, así viven los desplazados

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emite al Estado mexicano una tercera Medida Cautelar en lo que va del año, por la situación de violencia generalizada en el municipio de San Pedro Chenalhó.

En el marco de las estrategias implementadas en el caso “Derechos de la niñez en el Sistema penal Acusatorio: omisión estatal en su reparación integral”, caso defendido por la abogada y Defensora de Derechos Humanos, Mayra Nathalia Sánchez Baquero,  maestrante del Centro de Estudios para la Construcción de la Ciudadanía y la Seguridad CECOCISE  e integrante del Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas, COLEM A.C, se ha logrado el otorgamiento de Medidas Cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hacia la problemática presentada en el municipio de San Pedro Chenalhó.

La Medida Cautelar 1014-17 notificada el 11 de mayo, requiere al Estado mexicano para que adopte medidas de alcance comunitario, con perspectiva de género y culturalmente adecuadas, ante el actual contexto de violencia que se presenta en el Municipio de Chenalhó y que amenaza la vida y seguridad de varias personas.

Aunque la Medida Cautelar se otorga en beneficio de una familia, la Comisión Interamericana ha dotado su solicitud con un alcance comunitario, propiciando la oportunidad para encontrar soluciones efectivas y eficaces a la situación de urgencia, gravedad e irreparabilidad que se vive en la zona.

Cabe señalar que, en lo corrido del año esta es la tercera Medica Cautelar otorgada por la Comisión Interamericana, relacionada con los hechos de violencia en la zona Altos de Chiapas, sin que hasta la fecha el Estado mexicano, a través de la Gobernación de Chiapas, la Secretaría de Gobierno del Estado y la Presidencia Municipal de Chenalhó, haya dado solución ante los problemas de operación de grupos civiles armados de corte paramilitar, pérdida de vidas humanas, desplazamiento y la perpetuación de violencia de género en contra de niñas y mujeres indígenas de la región.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.