Albores Gleason, la indiscutible continuidad del sistema

Roberto Albores Gleason, candidato del PRI-PANAL al gobierno de Chiapas

 

Con Roberto Albores Gleason no hay sorpresas: su trayectoria y sus propuestas de campaña indican la continuidad de las políticas de gobierno que han marcado al país en las últimas décadas.

Al candidato del Partido Revolucionario Institucional  (PRI) y Nueva Alianza (PANAL) lo define su formación. Estudió –de acuerdo a su curriculum- las licenciaturas en Economía y Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), escuela de la que es dueño Alberto Bailleres, uno de los hombres más ricos de México, y de la que han egresado los funcionarios de gobierno que han marcado la política económica de México, política que a decir de especialistas, ha mantenido un crecimiento progresivo de la pobreza en el país que hoy alcanza los 53.4 millones de mexicanos.

En Chiapas, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), el 77% de la población vive en condiciones de pobreza, es decir, carece de uno o varios servicios como salud, educación, vivienda o empleo; y para ellos, este político de 39 años, propone el mismo esquema que han repetido los gobiernos de su partido: programas asistencialistas para los pobres, e incentivos a la inversión privada para que, en algún momento de la historia, la riqueza que genere el sector empresarial se desborde hasta alcanzar a los grupos sociales desfavorecidos. Esta, en termino generales, es la política neoliberal.

En su curriculum oficial, Roberto Albores destaca como logro: en 2013 propuso la creación de las Zonas Económicas Especiales, que hoy son una realidad, y ha insistido en que Chiapas requiere de un gran empuje y un trato diferenciado que genere prosperidad y empleos. Este proyecto implica otorgar beneficios fiscales, un régimen aduanero especial, infraestructura de primer nivel y programas de apoyo al sector empresarial, para que desarrollen la industria en el estado. Aquí en Chiapas, ese desarrollo pasa por la explotación de su principal riqueza: los recursos naturales.

Albores Gleason destaca entre sus propuestas de gobierno este proyecto como uno de los principales modelos de desarrollo para los chiapanecos. “Es tiempo de impulsar la capacidad y el esfuerzo de los empresarios, atraer inversiones importantes y generar empleos bien pagados  y que la derrama económica se quede en el estado para mejorar así la calidad de vida de todos los chiapanecos”, ha repetido, palabras más palabras menos, en sus eventos proselitistas.

Programas de “apoyo para adultos mayores”, “apoyo a las mujeres”, “apoyo a familias que tengan un miembro con discapacidad”, “apoyo para jóvenes”… “Apoyo”, cuyo significado según la Real Academia de la Legua Española es “protección, auxilio o favor”, se volvió un elemento común el discurso del candidato, para referirse a la política que implementaría –de llegar al gobierno de Chiapas- con ese 77% de la población en condiciones de pobreza.

Esa “protección, auxilio o favor”, se traduciría incluso en “el programa de desarrollo social más innovador Chiapas te protege, dijo Albores el 18 de mayo en un acto de campaña. Para el candidato del PRI, la justicia social se traduce en asistencialismo para pobres.

A lo largo de los casi dos meses de campaña, el candidato también ha repetido las promesas que se escuchan cada elección: acabar con la corrupción y multiplicar recursos para obras públicas como agua potable y pavimentación.

Parece que le es difícil a Roberto Albores Gleason tener un concepto de desarrollo y justicia social distinto al de sus antecesores, haya funcionado o no. Parece esto entendible si consideramos que si bien nació en Comitán, su padre –el ex gobernador Roberto Albores Guillén- lo llevó a vivir a la Ciudad de México, en donde su vida transcurrió entre la clase gobernante, con esporádicos regresos a Chiapas, siempre rodeado de los políticos del sistema.

Ingresó al PRI en 1996 –a los 17 años- como integrante del Frente Juvenil Revolucionario Nacional y de Chiapas, a sido Diputado Federal, presidente del Comité Directivo del PRI estatal, y titular de las Secretarías de Turismo y Economía del Gobierno de Chiapas. En 2012 llegó al Senado de la República, en una alianza PRI-Verde, ahí formó parte de la Comisión de Presupuesto. Voto a favor todas y cada una de las iniciativas del presidente Enrique Peña Nieto.

Roberto Albores Gleason es, sin duda, una propuesta política que significa la continuidad del sistema de gobierno en Chiapas. Con él no hay sorpresas.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.