Niñas y niños desplazados tsotsiles de Aldama viven sin educación, alimentación y juegan entre balaceras

Aldama, Chiapas; marzo de 2018. Vista de las montañas que forman el límite natural entre el municipio de Aldama y Chenalhó, en los Altos de Chiapas.
Foto Carlos Ogaz

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas “Frayba”, en un comunicado alertó de la situación actual que persiste en el municipio de Aldama y las familias desplazadas de dicho municipio, por lo que pidió un cese a la discriminación y amenazas a representantes comunitarios.

El portal RompevientoTV, recopiló testimonios de familiares de los niños Juan de Jesús Pérez Santís, Alonso Gómez Hernández y José Antonio Gómez de la comunidad de Koko´,éstos dos últimos muertos, víctimas de la violencia desatada en el municipio durante este año.

“Evidencia el riesgo a la vida, integridad y seguridad de la población de 5 comunidades tsotsiles, que desde marzo de 2018, que se encuentran en situación de desplazamiento forzado”  mencionó RompevientoTV.

El Centro indicó que el desplazamiento forzado fue instrumentado por grupos civiles armados de corte paramilitar procedentes del ejido Manuel Utrilla, municipio de San Pedro Chenalhó, quienes actualmente siguen en operaciones.

“Desde trincheras disparan ráfagas con armas de alto calibre a larga distancia y de manera constante, por lo que no podemos realizar actividades, especialmente de siembra y cosecha” describen testimonios.

Dentro del documental, Rompeviento entrevistó a la excandidata a la presidencia municipal de Aldama, Angelina Díaz Méndez, quien describió que la dicha situación se agrava con los niños y niñas. Al respecto, El Frayba enfatizó que  viven en permanente miedo lo cual causa daño psicológico.

“Me da mucho coraje, qué están haciendo allá arriba. Qué es lo que quieren. Estamos sufriendo, muchos niños que están sufriendo, cuando empiezan las balas, los niños juegan y no se dan cuenta” instó.

Además, el Frayba alertó de una posible nueva incursión del grupo armado a otras comunidades de Aldama.

“En las montañas carecen de resguardo a su salud y alimentación adecuada. Las mujeres y personas mayores de edad son también especialmente vulnerables en desplazamiento forzado” instaron.

Ante esta situación, el Centro Frayba solicitó atender de manera urgente e integral la situación de desplazamiento forzado en las comunidades de Tabak, Koko´, Cotsilnam, Stselej Potop y Xchuchte, todos pertenecientes al municipio tsotsil de Aldama. Como también, garantizar la integridad física, seguridad y libertad de los representantes comunitarios.

El comunicado finaliza con la petición a las autoridades de realizar una estrategia efectiva para la desarticulación, desarme, detención y sanción de los grupos civiles armados de corte paramilitar que afectan a la región.

En circunstancias similares se encuentran las y los desplazados indígenas tsoltsiles del Ejido Puebla de San Pedro Chenalhó, que desde el 2 de octubre se instalaron a las afueras del Palacio de Gobierno, para iniciar un plantón indefinido debido al incumplimiento de acuerdos por parte del gobierno estatal y federal.

Desde el 26 de Mayo de 2016, 249 hombres y mujeres fueron desplazados del Ejido Puebla de Chenalhó, por oponerse a votar por Rosa Pérez Pérez del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), por lo que un grupo armado con uso de la fuerza y armas de alto calibre los sacaron de lugar.

Ellos y ellas se mantienen junto a otro grupos de desplazados en Chiapas, cómo lo son el grupo de Tenango,  Cintalapa, Ocosingo y los habitantes de la comunidad Xhul-vó de Zinacantán.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.