La migración tiene rostro de mujer: Familia de 7 mujeres abandona Honduras por la imparable violencia

La migración tiene rostro de mujer: Familia de 7 mujeres abandona Honduras por la imparable violencia

#AlianzadeMedios | Por Diana Manzo de Página 3

Victoria es la más pequeña del contingente de 7 integrantes de una familia de mujeres migrantes, tiene 7 meses y ya anda pasando sed y hambre, aunque su madre Aimé Rocío de 25 años de edad presume su buen estado de salud, le preocupa que vaya a enfermarse durante el trayecto.

Victoria, su mamá, sus hermanas, su tía y sus primas llegaron el pasado domingo a Tapanatapec; forman parte de la primera caravana de migrantes 2019 que llegó a territorio oaxaqueño de forma irregular y que anhela conquistar el “sueño americano”.

Aimé Rocío además de viajar con Victoria, la acompañan otras dos hijas, también menores de edad y su cuñada, quien también trae a sus dos hijas.

En total son 7 mujeres que buscan llegar a los Estados Unidos y emplearse, aseguran que volver a Honduras sería lo peor, porque no hay empleo y abunda la violencia.

Explicaron que la travesía ha sido muy complicada pero por fortuna en México han recibido buen trato y aunque viajan con poco dinero, están seguras que llegarán a conquistar el “sueño americano”.

Flor Aguilar es la cuñada de Aimé Rocío y tiene 27 años, asegura que no saben ni cuándo ni cómo llegarán a la frontera norte de México pero en sus sueños no está regresar a su país porque no hay empleo y tampoco tranquilidad para vivir.

“Salimos porque allá nos pagan poco, me dedicaba a elaborar comida y mal pagada, entonces cuando escuchamos de que una caravana estaba saliendo decidimos unirnos, no sabemos quién coordina ni cómo está, pero sabemos que unidos vamos a llegar a nuestro sueño y trabajar por el bienestar de nuestras hijas”.

En el trayecto, las 7 mujeres conocieron a Juan David, quien se ha unido a ellas, las cuida y las ayuda con sus pertenencias, pues viajar con cinco menores de edad ha sido una odisea para el par de mujeres madres que viajan solas.

“Ninguna de ellas ha pensado en regresar a pesar de que viajan con una pequeña de 7 meses; al contrario, esto parece una aventura que queremos concluir allá en la frontera del Norte, vamos paso a paso y firmes, no nos desesperamos”.

Las 7 mujeres montaron su refugio debajo de un árbol, ahí colocan sus colchonetas y sus toallas, mientras las niñas juegan en el parque de Tapanatepec.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: