Chiapas ejemplo de “Scolel´te”; iniciativa que pretende salvar la selva y bosques en el mundo

Fotografía: http://chiapastoursyexpediciones.com/

*Los bonos implican cuidar el bosque que respalda el mismo bono, por lo que los proyectos que en México se han desarrollado para avalar estos títulos están relacionados con la promoción del bienestar social local y el desarrollo de prácticas agroforestales sustentables en las comunidades.

Los bonos forestales son considerados un mecanismo de financiamiento transparente que permite obtener recursos para conservar los bosques, mitigar los efectos del cambio climático e impulsar sistemas forestales sustentables. Estos bonos permiten que 1200 pequeños propietarios en 90 comunidades indígenas chiapanecas reciban incentivos económicos por “proteger y manejar de manera sustentable sus bosques y selvas”.

Scolel’te significa “el árbol que crece” en idioma tzeltal, esta palabra es el nombre de una iniciativa de la Universidad de Edimburgo y el Colegio de la Frontera Sur que en 1997 buscaban alternativas de financiamiento para conservar el bosque y la selva en Chiapas,

En ese año, precisamente se firmaba el protocolo de Kyoto que proponía los bonos de carbono como una estrategia para disminuir la emisión de contaminantes en los países desarrollados.

Al comercializar Bonos de Carbono Forestal Certificados mediante un Estándar Internacional, Scolel’te fue pionero en México al echar mano de este instrumento bursátil para financiar sus programas, que actualmente ayudan a más de 90 comunidades de la entidad, de acuerdo con la AMBIO, una de las cooperativas forestales que participan en el proyecto.

México es también un país que produce grandes cantidades de gases de efecto invernadero, por ser un país en vías de desarrollo puede colocar bonos en los mercados de carbono regulado para que los países desarrollados que ya alcanzaron su tope de emisiones de CO2 los compren y compensen sus actividades contaminantes financiando proyectos de conservación en las economías emergentes, informó la página Hablemos del Campo.

En el país, se han emitido bonos forestales para la conservación de 2,274 hectáreas del bosque de pino, encino y oyamel en el Ajusco, que en un año es capaz de capturar 20 mil toneladas de CO2. Otras iniciativas como el Proyecto Forestal Chiapas, Nayarit y Tabasco emitió certificados que financiarán la siembra de árboles en 4,270 hectáreas, con un incremento actual de 1,200 hectáreas, durante 40 años, lo cual implicará 7.7 millones de toneladas de CO2 absorbidos por esos bosques.

REFERENCIAS

Scolel’te. El árbol que crece. (AMBIO) http://ambio.org.mx/scolel-te/

Captura de Carbono (Proteak) http://www.proteak.com/index.php/es/sustentabilidad/captura-carbono

Proyecto Forestal Chipas, Nayarit y Tabasco (MéxiCO2) http://www.mexico2.com.mx/proyectos.php?id=21

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.