La frontera invisible que espera a la Guardia Nacional

Policías federales a la orilla del río Suchiate

A lo largo de 965 se extiende la línea limítrofe entre México y Centroamérica, es aquí donde los 6 mil elementos de la Guardia Nacional de extenderán para evitar el flujo migratorio que le gobierno de Estados Unidos ha pedido mexicano que frené de forma inmediata.

De esos 965, unos 654 kilómetros comprenden dentro del territorio chiapaneco, en los cuales hay tan sólo ocho cruces formales con aduanas, presencia de cuerpos policiacos y militares, así como un control sanitario y fitosanisanitario. A Tabasco le corresponden 108 kilómetros y Campeche 194 kilómetros

Además del Río Suchiate y el caudaloso Río Usumacinta, la mayor parte de la línea fronteriza entre México y Guatemala, está marcada por cientos de puntos blancos de concreto o mojonería.

Los cruces fronterizos formales existentes en las márgenes del Río Suchiate: están el de Ciudad Hidalgo, México-Tecún Umán, Guatemala, sobre el Puente Dr. Rodolfo Robles, el más común por donde han entrado todas las caravanas de migrantes ahcia este país.

La frontera invisible que espera a la guardia nacional

Ahí cerca en el Ciudad Hidalgo y Tecún Umán, también se encuentra sobre el Río Suchiate el Puente Ing. Luis Cabrera, otro cruce con presencia de todas las autoridades federales.

Kilómetros más arriba, se encuentra el tercer cruce formal de Talismán, México-El Carmen, Guatemala, sobre el Puente Talismán.

En la región del municipio de Frontera Comalapa, cientos de kilómetros más arriba, se encuentra el cuarto cruce forma de Ciudad Cuauhtémoc, México-La Mesilla, Guatemala. Además del quinto cruce en Carmen Xhan, México-Gracias a Dios, Guatemala.

Un sexto cruce formal se ubica en Nuevo Orizaba, México-Ingenieros, Guatemala. Un sexto cruce fronterizo formal se ubica en el margen del Río Usumacinta, en el punto llamado Frontera Corozal, México con su vecino Bethel, Guatemala.

La frontera invisible que espera a la guardia nacional

Y un octavo cruce forma es el ubicado en la comunidad de El Ceibo, en el límite de Chiapas con Tabasco, del otro lado El Petén, Guatemala.

Si bien, estos son los ocho cruces formales, son cientos de pasos ciegos en los que cualquier persona caminando en su vehículo todoterreno, puede pasar armas, drogas, mercancía ilegal, personas o cualquier otro producto que requiera.

Aunque la mayor parte de las caravanas entra por Suchiate, para llegar a Ciudad Hidalgo, Metapa de Domínguez y Tapachula, muchos migrantes ocupan el resto de los puntos ciegos para ingresar de forma ilegal con polleros o traficantes de humanos.

Entre México y Guatemala no hay un muro, no hay una valla metálica, lo que divide a ambos países son ríos, montañas y cientos de puntos de concreto blanco que desde al aire destacan sobre una brecha que permanece todo el tiempo visible entre ambos países.

La Línea Divisoria Internacional Terrestre entre México y Guatemala está demarcada con 107 Monumentos Internacionales Principales y 1597 Monumentos Intermedios reconocidos por la Comisión Internacional de Límites y Aguas. La mayoría de los monumentos principales fueron restituidos a partir de 1938.

Este es la frontera porosa, la frontera de cristal, donde la Guardia Nacional se movilizará esta semana para contener a los miles de migrantes que año con año ingresan de forma irregular a nuestro país.

La frontera invisible que espera a la guardia nacional

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.