Sentencia permitió parcelar la selva y ponerla en venta en una región donde correrá el Tren Maya

Mapa del recorrido del Tren Maya-Peninsular

El 17 de enero de este año, el Tribunal Superior Agrario falló, por tres votos contra dos, que las dos parcelas de selva en el límite de la reserva de la biosfera de Sian Ka’an, Quintana Roo, se inscribieran a nombre del empresario Antonino Almazán Arteaga, lanzando un precedente peligroso: la selva maya está en venta, informó el portal de noticias especializado en arquitectura y construcciones Obras.

Con esta sentencia, contraria a la Ley Agraria, coloca un antecedente peligroso ya que permitirá parcelas a la selva y ponerla en venta en una región caracterizada por su amplia vegetación y biodiversidad.

Eugenio Canul, poblador, dice que Almazán Arteaga no solo adquirió dos parcelas, sino que compró al menos ocho derechos ejidales en Tres Reyes, Quintana Roo, cosa ilegal que le da voz y voto en la asamblea para decidir parte del destino de las tierras.

En 2014, el ejido Tres Reyes parceló de manera ilegal 93% de sus 10,550 hectáreas, y las repartió entre 42 ejidatarios, entre ellos, Almazán Arteaga, apodado ‘La Muñeca’, y a quien se le vincula con el expolio de, al menos, siete ejidos en la Península de Yucatán, relató el portal.

Tren Maya
Foto: Obras

Este hecho, se suscita por primera vez en la que el Tribunal Superior Agrario avala el registro, en contra de la propia Ley Agraria que lo rige y que, en su artículo 59, señala: “Será nula de pleno derecho la asignación de parcelas en bosques o selvas tropicales”.

Uno de los dos magistrados que se opusieron es el presidente del Tribunal, Luis Ángel López Escutia. Además de eso, la decisión del Tribunal supone el primer paso para la desarticulación de la propiedad ejidal en torno al Tren Maya.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.