Alertan de problemas penitenciarios en CERSS de Huixtla

El Diagnóstico tiene el objetivo de visibilizar las condiciones de reclusión, las necesidades existentes en los centros penitenciarios, las carencias y las posibilidades de fortalecer un sistema de respeto por los derechos humanos permanente, donde la privación de la libertad se humanice y permita la prevención del delito y la reinserción social efectiva del sentenciado.


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en su informare sobre el Diagnostico Nacional de Supervisión Penitenciara 2019 (DNSP), llamó a las autoridades responsables a revisar y atender los problemas del sistema penitenciario para lograr la efectiva reinserción de las personas privadas de su libertad.

Este Diagnóstico reveló que los centros estatales con menor promedio se encuentran: Centro de Reinserción Social de Tecamachalco, Puebla, 4.73; Centro de Ejecución de Sanciones de Reynosa, Tamaulipas, 4.91; Centro de Reinserción Social de Zacatlán, Puebla, 4.94; Centro Estatal de Reinserción Social de Sentenciados No. 7 Huixtla, Chiapas, 4.99, y Centro de Reinserción Social de Zihuatanejo, Guerrero, 5.02.

Además, el Centro de Reinserción Social para Sentenciados No. 1 de Chiapa de Corzo, obtuvo un 8. 38 de evaluación, a la par del Centro de Reinserción Social Femenil de San José El Alto, de Querétaro, 8.54; Centro Penitenciario Femenil Saltillo, de Coahuila, 8.49; Centro Estatal de Reinserción Social de Valle de Santiago, Guanajuato, 8.47 y Centro Varonil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla, de Ciudad de México, 8.36, quienes fueron los de mayor evaluación.

Para los centros federales con mayor evaluación son: CEFERESO número 12, Guanajuato, 8.23; CEFERESO número 8, Sinaloa, 8.16; Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial, 8.05; CEFERESO número 13, Oaxaca, 7.97, y CEFERESO número 15, Chiapas, 7.89.

Luis Raúl González Pérez, Presidente de la CNDH, mencionó que México no podrá superar la situación que enfrente en materia de seguridad y justicia si no revisa y atiende los problemas que enfrenta el sistema penitenciario, ya que los centros de internamiento pueden ser focos o factores que propicien inseguridad, violencia, corrupción e impunidad,

Señaló que el DNSP 2019 refleja las Certificaciones en el Estándar de Competencia sobre la Promoción de la Aplicación de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento del Delincuente “Reglas Mandela”.

De acuerdo con el DNSP 2019, las deficiencias con mayor incidencia detectadas en centros estatales fueron: autogobierno/cogobierno (33.33%), falta de prevención y atención de incidentes violentos (48%), cobros indebidos (40%), sobrepoblación (33.33%), insuficiencia de personal (72.68%), insuficiencia de actividades laborales y de capacitación (66.84%), deficientes condiciones materiales, equipamiento e higiene de las áreas de dormitorios (62.84%), deficiente separación entre procesados y sentenciados (55.19%), insuficiencia de programas para la prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria (51.91%), presencia de actividades ilícitas (40.44%), deficiencia en los servicios de salud (32.79%).

En los centros federales se observó en 16 de 17 establecimientos insuficiencia de personal, deficiencias en servicios de salud, falta de personal y de medicamentos, y en 13 se detectaron deficiente atención a personas mayores, insuficiencia de actividades laborales, de capacitación, educativas y deportivas, y falta de programas de prevención de adicciones, mientras que en las prisiones militares se observó falta de actividades laborales y de capacitación falta de separación entre procesados y sentenciados e insuficientes vías de remisión de quejas.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.